inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Carlos Zúñiga  
  entrevista de Pla Ventura [ 22/01/2018 ]  
CARLOS ZÚÑIGA, EL TRIUNFO DE SU RAZÓN
Este empresario vallisoletano llamado Carlos Zúñiga, como sabemos, el pasado año sufrió la peor “cornada” de su vida. Para su desdicha, el “toro” que le embistió no es otro que su propio hijo. Recordemos que, tras casi cinco lustros como empresario taurino al frente de Circuitos Taurinos, S.L., de repente, cuando mejor iban las cosas en la empresa, una mala jugarreta de su hijo le dejó en la calle, algo que nos puede suceder a todos, claro está, siempre y cuando tengamos un hijo nefasto.

Como pudimos saber, Carlos Zúñiga llegó casi al borde de la locura puesto que, pongámonos la mano en el corazón, ¿qué padre puede pensar que sea su propio hijo el que te traicione? Por dicha razón, Zúñiga confió en su hijo hasta el punto de regalarle un paquete de acciones de la empresa e incorporarle a la misma con la finalidad de ir juntos a muchas licitaciones y, lo que es mejor, repartirse el trabajo entre padre e hijo.

Recordemos que, eran varias las plazas de relevancia en las manos de Circuitos Taurinos, S.L bajo el mandato de Carlos Zúñiga que, hasta la fecha, jamás hemos visto manchado su nombre en foro alguno; todo lo contrario puesto que, el vallisoletano actuaba bajo los efluvios de su corazón que, sin lugar a dudas, éste le dictaba que solo había un camino a seguir, el de la honradez, lo que Carlos Zúñiga ha hecho durante toda su modélica carrera como empresario. Zúñiga creía, como todo hombre de buena voluntad que, tener a su hijo en el equipo en la empresa y, mucho más siendo socio de la misma, que ese sería el camino correcto para lograr más y mejores cotas empresariales, pero se equivocó este hombre de buena voluntad y mejores acciones, cuando confió en su propio hijo puesto que, según palabras del propio Zúñiga, su hijo pasó de ser un chico respetable a ser un traidor en toda regla, hasta el punto de que, tras una mala jugarreta, arrebatarle la empresa aduciendo a todo el taurinismo que su padre había decidido retirarse. Mentira cruel puesto que, a los tres minutos de haberle arrebatado la empresa a su padre, éste ya estaba en los juzgados denunciando la mezquindad de su propio hijo. Una historia terrible que le pido a Dios que no nos pase nadie de los que tenemos hijos y, como sabemos, somos millones en dicha tesitura.

Ahora, hace pocas fechas, la justicia le ha dado la razón a Carlos Zúñiga y, su empresa, Circuitos Taurinos, S.L. no puede ser usurpada por nadie puesto que él la registró y junto a él morirá. Se podrán crear miles de empresas al respecto, pero la veracidad y la autenticidad de la suya, Circuitos Taurinos, S.L. no puede ser utilizada por nadie que no sea él, lo que como digo, ha sido la propia justicia en el apartado de Registro de Patentes y Marcas la que ha dictado veredicto a su favor, en realidad, como no podía ser de otra manera. Ante este fallo favorable a su persona y a su empresa, Zúñiga se siente feliz al respecto; él sabe que perdió a su hijo por las malas acciones de éste, pero está contento al ver que su obra, la que él creó, ha vuelto a sus manos.


Carlos Zúñiga está de nuevo ilusionado

-Imagino que debe estar usted muy contento tras la zozobra que supuso todo el entramado que su hijo tejió contra usted y contra su propia empresa. Circuitos Taurinos, S.L. ha vuelto a sus manos, de las que nunca debió de salir ¿verdad?

Siempre es reconfortante que, ante cualquier litigio, que a uno le den la razón, eso es alentador. Pero ocurre que yo no robé nada a nadie; yo fui el robado porque la empresa era mía puesto que yo fui su creador; que les diera acciones a mis hijos fue un acto de nobleza familiar, pero nada más.

-Las traiciones, señor Zúñiga, siempre son dolorosas pero si las mismas son provocadas por un hijo, imagino que eso debe ser el colmo de la desolación, el más putrefacto horror ante un ser humano como usted que, como el mundo sabe, se ganó usted el respeto de todo el taurinismo puesto que, en tantos años como empresario, jamás escuché una palabra malsonante contra usted. ¿Qué pasó en realidad para que su hijo le destronara a usted de tan mala manera?

El criminal nunca reconoce el crimen. Y eso sucedió con mi hijo que, tras hacer la salvajada más grande del mundo como fue apartarme de la empresa, para curarse en salud decía que yo me había jubilado. Claro que, lo que en realidad había hecho no era otra cosa que, mediante una operación fraudulenta se había convertido en el accionista mayoritario de la empresa.

-¿Qué sintió usted cuando se enteró y comprobó que, de la noche  a la mañana, la empresa que usted creó quedaba en manos de otro, aunque fuera su hijo?

Me sentí el más desdichado del mundo. Sentía que se habían perdido cinco lustros de trabajo, que todo se iba al precipicio y mi desolación no tenía nombre. Mal está cuando un socio engaña a otro, pero si para colmo ese socio del que hablamos es tu hijo, ponte en mi lugar y encontrarás la respuesta adecuada.


Circuitos Taurinos es una marca suya

-Fuentes allegadas a su persona, señor Zúñiga, me contaron que el año pasado estaba usted al borde de la locura e incluso, en algunos momentos, hasta de la muerte. ¿Cómo superó el trance tan amargo?

Como solemos decir cuando algo sale mal, siempre  decimos que no le pase a nadie. Y eso digo yo, que no le pase a nadie porque es el peor castigo que podía haberme dado Dios. Sí, amigo, por mi cabeza pasó de todo; algunas cosas ni me atrevo a confesarlas pero seguro que tú, como padre, te las puedes imaginar perfectamente. Saberme engañado por mi propio hijo resultó ser la peor traición que he recibido en mi vida.

-Y por lo que vimos, su hijo no dudó en organizar la feria de Begoña de Gijón, la que era su buque insignia en cuanto a plazas de toros. Todo ello sin contar con usted, ¿cierto?

La llevó a cabo porque ya lo teníamos todo organizado, toreros contratados y corridas compradas; era cuestión de dejarse llevar puesto que el trabajo estaba hecho. Él, mintiendo como hizo, le decía a todo el mundo que yo me había jubilado y, aunque a muchos les pareciese extraño, algunos le creyeron.

-Puesto que usted tiene una edad digamos lógica para la jubilación, en realidad, ¿no pudieron encontrar un punto de encuentro para eso, para que usted se jubilara?

Sí, hombre, con buena voluntad todo es posible; es más, algún día me jubilaré, pero no será ahora. Pero no era el caso puesto que yo jamás hablé a mi familia de jubilarme; me asestaron una puñalada trapera por la espalda y pensaban que me retiraban para siempre.


En 'su' plaza de Gijón

-Tras todos los problemas sufridos, señor Zúñiga, me han contado que está usted ahora como un niño con zapatos nuevos, es decir, con más ganas que nunca de reaparecer, aunque nunca se haya marchado.

Por supuesto. Como decíamos, Circuitos Taurinos, S.L., mi empresa, la que firmó todos los contratos en las distintas plazas que regentábamos, seguirá siendo la misma porque se ha destapado el fraude al que fui sometido mientras que, repito, desde Gijón hasta la última plaza que regenté, todas ellas se me entregaron de forma legal y, sin duda alguna, por mi buen hacer al frente de dichas plazas. Será cuestión, como estoy haciendo, de hacer prevalecer mis derechos legales en lo que a la empresa se refiera y empezar de nuevo.

-A su edad, Carlos Zúñiga, no se siente cansado para volver a retomar ese trabajo arduo y complicado como es ser empresario taurino.

Tú podrás decir lo que quieras pero yo siento que tengo más fuerzas que nunca; la adversidad me ha fortalecido muchísimo, sin duda, es el mejor pago que pueda recibir, tener salud para emprender de nuevo la bella tarea como empresario taurino.

-Y teniendo la empresa de nuevo en sus manos no creo que su hijo pueda entorpecer su labor ¿verdad?

A ese pobre chico le ha pasado lo que dice el dicho, el que a hierro mata, a hierro muere. No tiene argumentos para nada, se ha quedado desnudo frente al mundo. Podrá licitar en las plazas que quiera, pero bajo su nombre y la empresa que pueda crear, nunca con la mía de la que soy dueño y señor.


Presentado el cartel de Santoña

-Sospecho que, entre otras cosas, su gran tristeza no es otra que, por los conflictos habidos, que haya perdido usted la plaza de Burgos, la que tanto edificó a nivel artístico y empresarial.

Claro, debido a los problemas que me cayeron encima, no tenía argumentos para la licitación puesto que me habían robado la razón social, la que ya tiene un gran peso específico entre todo el toreo; sin muleta, no podía lidiar el toro del que me hablas.

-Barrunto, señor Zúñiga, que tras la resolución de la Justicia a su favor, quiero pensar que ya ve usted su panorama de otro color, es decir, pese a todo, la luz al final del túnel ya la está usted atisbando.

Es cierto y, aunque en este momento, legalmente no tengo una sola plaza, quiero pensar que en breve, las que tuve volverán a mi poder porque yo nunca las perdí ante los entes en los que licité, por tanto, me siento seguro de que los ayuntamientos, sabedores de la razón que me asiste, no dudarán en refrendar que yo sigo siendo el empresario que licitó y ganó los concursos a buena lid y de la forma más honrada.

-Me contaron, señor Zúñiga, que en su día metió usted a su hijo como veedor en la plaza de toros de Madrid en la época del señor José Antonio Chopera y, como se demostró, el proyecto no cuajó. ¿Qué pasó?

Muy sencillo, para ser líder en algo ante todo hay que ser muy humilde que, el liderazgo que todos anhelamos ya llegará. Pero si como él hizo, en vez de ser humilde te enfrentas a tus compañeros como él hizo con Florito, el caos lo tenía servido.


Recibiendo el brindis de Perera

-Y por dicha razón él recaló de nuevo en su empresa. ¿Verdad?

Sin duda alguna; era mi hijo y en aquellos instantes, pese a que no había sabido acoplarse ante un trabajo de lujo que le proporcioné, decidí incorporarle de nuevo a la empresa.

-En mal momento lo hizo usted, Carlos Zúñiga.

Y que lo digas. No sabía yo la que se me venía encima.

-Y en los últimos años, amigo, ¿no notó usted nada raro al respecto del comportamiento de su hijo?

Algunas cositas me parecían un tanto raras pero, como padre, siempre tratas de perdonar y, ante todo de comprender.

-En su honor, señor Zúñiga, además de sus muchos méritos contraídos, ¿cómo logró usted la contratación de José Tomás en Gijón, por ejemplo, el día de la alternativa de Silveti? O el diestro le tiene a usted mucha estima, confía plenamente en usted o son ustedes muy amigos. Lo digo dadas las rarezas del diestro de Galapagar que, además de pagarle una ingente cantidad de dinero, como se sabe, no torea en casi ninguna plaza. Como le digo, ese mérito, permítame que se lo atribuya.

No una, sino tres veces logré contratarle. Sin lugar a dudas que de José Tomás siempre me llevé su respeto y, la prueba no es otra que la que tú apuntabas. De entrada, que se anuncie en una plaza ya es un éxito para cualquier empresario, pero que se anuncie en un pueblo como Gijón, el mérito se aumenta mucho más. No sé quien tuvo más parte de culpa, él por venir o yo por contratarle, pero la gran verdad es que esas fechas, José Tomás cubrió de gloria a Gijón y, sin duda, a mi humilde persona.


Carlos Zúñiga recibiendo un reconocimiento

-O sea que, por lo que usted se explica, pese a todo, si había dinero suficiente en Gijón para pagarle; lo digo porque, fíjese, en calidad de aficionado, la actitud de José Tomás en cuanto a su contratación, al margen del dinero que debe ser importante, hasta sospecho que el diestro acude a plazas donde siente que se le ama como ser humano, antes que como torero.

Me honró, es cierto. Pero de igual modo yo sabía que la tarde de su actuación el dinero recaudado en taquilla tenía que ser suyo y lo veo lógico ante un hombre que es capaz de llenar cualquier plaza e incluso poner boca abajo la reventa. Yo sabía que con José Tomás no ganaría una sola “peseta” me cabía el honor de engrandecer una feria como la de Gijón que, como el mundo sabe, la puse en una altura insospechada. No gané dinero con José Tomás, pero si gané una reputación empresarial que no se paga con dinero.

-Por cierto, señor Zúñiga, déjeme que sea cruel con usted. ¿Cuándo se retira?

Como antes decíamos, esa era la gran mentira que promulgaba mi hijo al respecto de mi persona pero, si Dios quiere, todavía me quedan muchas cosas por hacer y decir. Es más, en este instante tengo más ilusiones que nunca y, el envite tan duro que sufrí el pasado año, como antes decíamos, me ha llenado de una fuerza descomunal, algo que yo no sospechaba que tenía. Imagina que, hace dos años, si me lo permites, podía relajarme un poquito, tampoco mucho, no vayas a creer; pero ahora, mis fuerzas se han superado a sí mismas, hasta el punto de comenzar de nuevo mi andadura. Pletórico como nunca estoy haciendo miles de gestiones con la finalidad de recuperar lo que es mío, lo que nunca deberían de haberme arrebatado y, lo que es mejor, decírselo a todas las personas que en mi creyeron para de tal modo seguir en mi apasionante vida como empresario.

-Muchísimas gracias señor Zúñiga. Que las aguas vuelvan a su cauce, que la vida le siga sonriendo cuando menos al devolverle aquello que le habían robado de forma vil y traicionera según sus propias palabras. Que tenga mucha salud, mucha suerte, que los éxitos le llegarán de nuevo cuando usted los reclame, sencillamente, con su honrada forma de hacer y trabajar. Y, a poder ser, a modo de bendición, que su hijo recapacite y comprenda el gran padre que tiene.

  haznos tu página de inicio   
 
VICTORINO Y VISTALEGRE
CONTRA VIENTO Y MAREA
AUSENCIAS
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
VICTORINO Y VISTALEGRE
CONTRA VIENTO Y MAREA
AUSENCIAS
 
PEPÍN LIRIA: El león vuelve a rugir
QUÉ ESPERA DE 2018
INAUGURADO EL MUSEO/ARCHIVO DE IGNACIO SÁNCHEZ MEJÍAS
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
PEPÍN LIRIA: El león vuelve a rugir
QUÉ ESPERA DE 2018
INAUGURADO EL MUSEO/ARCHIVO DE IGNACIO ...
 
POSITIVOS Y NEGATIVOS EN AMBATO /
ENTUSIASTA AFICION TAURINA INFANTIL /
FALSA ALARMA TAURINA /
Op. / Ecuador
Op. / Venezuela
Op. / México
POSITIVOS Y NEGATIVOS EN AMBATO
ENTUSIASTA AFICION TAURINA INFANTIL
FALSA ALARMA TAURINA
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.