inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Antolín Castro  
  España [ 06/06/2005 ]  
OVACIONES Y SILENCIOS

Cuando todo ha acabado, ya sea un toro, una tarde o una feria, se aguarda la respuesta. Ovaciones o silencios. Cierto es que también puede haber pitos, o bronca o almohadillas o, incluso, detención, -la historia las recoge- pero lo habitual es lo citado: ovaciones o silencios. Maticemos que las ovaciones pueden ir acompañadas de orejas o vueltas al ruedo, pero convengamos que todo eso no es ni mas ni menos que la prolongación del entusiasmo y fuerza de cada una de las ovaciones. Si no se entregaran orejas ni se dieran vueltas, las ovaciones constituirían el premio más preciado, tal como sucede en otros espectáculos.

En el teatro, en la ópera o recitales musicales, se suele llegar a medir por el tiempo de la ovación. También en los toros, existe la variante de las palmas y los llamados aplausos, pues todos estos no llegan a alcanzar la unanimidad de una ovación, rotunda y redonda, tal corresponde a la forma circular de las plazas y al emplazamiento de los espectadores. Los silencios, por tanto, son la parte ácida de quien ha entregado su actuación al público, cuando éste no necesita ni manifestarse para indicar que no ha vibrado, que no le ha gustado la intervención habida.

Terminó una a una las actuaciones de los toreros anunciados en San Isidro y terminó la feria completa. ¿Y qué hubo en la misma? ¿Más ovaciones que silencios o a la inversa?. De todo hubo, abundando los silencios y reprobaciones, y pretendemos hacer un poco de memoria.

Muchos silencios en esta feria que acaba de concluir. El ruido de las ovaciones cerradas no nos deben cerrar los oídos y, mucho menos los ojos, para ver que han sido muchos más los silencios. Apabullantes silencios. Las figuras, esas que venían juntas, no sabemos si para despistar o para hacer causa común de una fiesta mediocre que la gente, no solo los aficionados, no quieren, se llevaron silencios de mucho peso, pues eran de rechazo y de indiferencia. Esta última es la peor medicina para cualquier mal, pues termina pudriéndole. 

Silencios de lástima, que no de respeto, para cuantos han venido a confirmar. Las apuestas han dado un resultado altamente negativo; solo se ha salvado El Capea, por no venir a confirmar. Triste resultado este que dice muy poco a favor de los jóvenes valores; ¿valores de qué?. Ni los encopetados, ni los menos protegidos han sido capaces de dar, entre todos, ni una vuelta al ruedo. Seis por dos, igual a doce. Doce actuaciones que, a dos toros cada una, son veinticuatro toros. Esto es igual a cuatro corridas de toros completas, y no de las llamadas malas, sino de las colaboradoras, y los silencios han sido por la pena que han dado los seis. Las figuras y las promesas, juegan en el mismo equipo: el de la modernidad, hueco de toreo y de emoción. Mal camino, que ha quedado marcado por la sanción del público de Madrid. Los aspirantes a figuras, de tal guisa, salieron también a empatar y eso encontraron: la nada y más silencios.

Las ovaciones quedaron reservadas para los que vinieron de verdad a Madrid. Venían a confirmar, pero no el doctorado, sino el que son toreros y eso fue lo que hicieron: Rincón, El Cid, Castella, Serafín Marín y Tejela, son los dueños de las ovaciones más grandes, traducidas en las nueve orejas concedidas a matadores de toros. Pudieron ser alguna más si las espadas hubieran estado afiladas en el caso de El Cid, o si a Castella un presidente que pasará a la historia por suspender y luego reiniciar la corrida suspendida cuando la mayoría estaban en su casa, le hubiera tratado más equilibradamente entre las dos tardes que le presidió. De todas estas orejas, la menos valorada, quedará la de Tejela, pues se la cortó a un ejemplar de dos y que no paraba de embestir con infinita bondad.

De igual tono en las novilladas, donde lo peor es la poca ambición mostrada por los chicos aspirantes. También ahí ha habido más silencios que ovaciones y sólo Aguilar, Mora y Justo cortaron una oreja y tuvo ovaciones un chaval llamado Serrano por su vergüenza y pundonor. Los demás, nada quisieron dejar escrito en el ruedo de la plaza y la feria más importante del mundo.

Los caballeros, a pesar de que ahí las ovaciones se suceden durante toda las actuaciones, lo que se dice al final, mantuvieron el tono de la ovación, Hermoso de Mendoza que cortó una oreja, Galán que salió en hombros tras el rechazado por muchos, yo incluido, una+una y Cartagena y Montes también se llevaron un trofeo. Distinto balance a favor de las ovaciones, pero que siempre en el rejoneo hay que valorar de distinta manera.

Lo mejor es que las ovaciones, los triunfos, cayeron en manos de los matadores que hicieron el esfuerzo de merecerlos y que los demás deben de pensarse seriamente si lo que les gusta es que les ignoren o les apliquen la indiferencia. Tendrán que aprender que Madrid quiere recuperar el lugar que le corresponde, siendo la plaza que debe dar los salvoconductos para circular por el mundo taurino. Si ya lo hubiera recuperado, muchos estaban en el paro y sin subsidio.

 
   
 
   
Octavio Alvarez 08/06/2005  
 
Yo me atrevería a complementar su interesante comentario incluyendo al elemento fundamental EL TORO y sus productores: LOS GANADEROS. Abundaron los encierros mansurrones y bobalicones (pitos y silencio) y hubo unos cuantos de ovación como Alcurrecén, Adolfo Martín, Victorino Martín por su bravura y casta....
 
   
Willian Leon 08/06/2005  
 
ya no hay principio en la fista y algunos toreros no tienen etica,solo les preocupa es la parte economica en realidad hay muy pocos señores en el ruedo si quedan el que no se sienta asi de`preocupese y dese por eludido pero es la verdad se perdio la mistica el espiritud de cuerpo lo profesion el honor y pundohonor espero hagan una reflexion y respetese a si mismo.la aficion tambien merece respeto.
 
   
Fernando Cruz 07/06/2005  
 
Esto va de mal en peor. Si las figuras del escalafón son las que son...
 
   
Alejandro Tellez 06/06/2005  
 
una realidad triste,pero verdad. la fiesta brava en españa ha caido en manos de toreros que se preocupan por sumar corridas sin importarles el resultado, figuritas del JET SET. caras bonitas y cuerpos tambien. es trabajo de los empresarios y apoderados rescatar la fiesta, programar toreros verdad,aunque no sean tipos sexy, manolete,belmonte,armillita etc. no eran caritas bonitas,pero toreaban.
 
 
  haznos tu página de inicio   
 
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
 
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
 
ENEMIGOS EN EL MUNDO DEL TORO BRAVO /
ARREO TOVAR /
EL QUE NO CONOCE A DIOS… /
Op. / Ecuador
Op. / Venezuela
Op. / México
ENEMIGOS EN EL MUNDO DEL TORO BRAVO
ARREO TOVAR
EL QUE NO CONOCE A DIOS…
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.