inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Antolín Castro  
  España [ 10/04/2005 ]  
JOAQUÍN VIDAL

Sólo escribir su nombre impone respeto. Si, además, lo haces en su memoria y en el día en que se cumple el tercer aniversario de su muerte, se acrecienta ese respeto al tiempo que te invade una profunda nostalgia. Nostalgia de su nombre, de sus letras, de sus crónicas, de su presencia. Se nos marchó un 10 de Abril, hace tres años, y a pesar de esperarle, no ha vuelto más.

Nos dejó muchas cosas pero quizás, entre todas, la más significativa fue su forma independiente para ejercer la crítica taurina. Alejado del circuito triunfalista en el que a casi todos gusta montarse, él renunció a ese rol para poder ser más fiel a los lectores, a cuanto tenía que contar y, como parte de su función periodística, criticar. La mejor manera de poder expresar lo que en cada momento le dictaba su corazón de aficionado, era no mezclarse con el mundo adulador que rodea la Fiesta y a sus protagonistas. Para verle, tenías que conocer bien donde se reúne el mundillo taurino, para no acudir allí, pues allí no le ibas a encontrar.

Quizás fuera esa independencia contumaz la mayor medicina para cada día escribir mejor. Alejado del triunfalismo y amaneramiento que la prensa de toros tradicionalmente ejerce, su forma de escribir se fue asolerando y por los intrincados mundos del vocabulario castellano, desgranar sin pausa, como un torrente de agua fresca, las distintas acepciones que pudieran describir mejor y más clara cada una de las situaciones que el percibía en una plaza de toros. Tan extenso y rico vocabulario, que le llevó a ser maestro del lenguaje. No sólo taurino, sino de todos aquellos conceptos precisos para identificar tiempos, personajes y situaciones.

Ni las prisas en el toreo, ni las prisas en el escribir. Contradicción ésta última, si tenemos en cuenta las necesidades de la redacción de su periódico, que tantas veces a la salida de los toros en San Isidro, por aquello del horario tan tardío, le obligaba a enviar la crónica diaria desde un garaje cercano. Ese garaje sabe, mejor que nadie, las primeras impresiones que durante muchos años sacó Joaquín de Las Ventas. Ahí rumiaba su pesar por la decadencia del toro en plenitud y donde hubo que inventar tantos adjetivos para describir la flojedad de los toros lidiados. Eso, como la descripción de lo que suponía el pegapasismo imperante en las últimas décadas, le hizo agudizar su ingenio para encontrar, imaginar y plasmar vocabulario nuevo. Todo para que, sus queridos y respetados lectores, supieran perfectamente lo que él había presenciado. Ahí es donde se fundían sus escritos con el toreo: cuanto más despacio le leías, mejores sensaciones te llegaban. El milagro del saber escribir al servicio de la crónica taurina.

Hoy, cuando uno humildemente pretende ser discípulo suyo, se da uno cuenta cuán difícil es relatar, pero no para que te lean, sino para que te gocen; exactamente igual que el toreo, torear para que te sientan no solo para que te vean. Esa es la mayor aportación de Joaquín Vidal al mundo de los toros y por extensión al de la literatura. Su libro “El toreo es grandeza” es fiel reflejo del bien escribir y mejor aún relatar.

Pero aportó algo más: su lucha casi en solitario para regenerar la Fiesta. Reclamaba la autenticidad en todo, pero empezando por el toro, como eje fundamental donde se apoya esta Fiesta. A partir de ahí, defendía cuanto representaba el arte de torear. Todos los toreros saben de su exigencia, pero son muchos los que guardan sus crónicas de aquellos días en los que no les regateó elogios ante buenas actuaciones. Le gustaban los toreros que aportaban sentimiento a su quehacer y no vaciló jamás en defenderlos aún a costa de navegar contracorriente. Pero, ¡oh casualidad! tenía el gusto refinado y, naturalmente, sus mejores elogios recayeron en los que mejor interpretaban el toreo y aquellos otros que más veces daban la cara ante el toro de verdad. No le importaba que estuvieran consagrados o no, sus juicios se basaban en lo visto y no en el orden en el escalafón. Por todo ello, disfrutaron de sus mejores elogios toreros como Bienvenida, Antoñete o El Inclusero por poner solo unos ejemplos de cuanto decimos.

Hoy, cuando al terminar estas líneas, me siento reconfortado por impulsar este sencillo y sincero homenaje a su memoria, renuevo mi promesa de seguir defendiendo la integridad de la Fiesta. Asumiendo, como cabeza de Opinionytoros, no renunciar a esas señas de identidad en el Portal. Un compromiso que ha de llevarnos a la consecución de una Fiesta, como él la quería, digna de ser amada, respetada y defendida. Su memoria siempre nos ayudará y presidirá nuestros actos.

 
   
 
   
Luis Picazo 12/04/2005  
 
Sincera enhorabuena por este homenaje al maestro Vidal y mi agradecimiento a su recuerdo. Quiero aprovechar esta ocasión para dejar constancia de que el pasado domingo en Las Ventas hubo bastantes aficionados que también le rindieron su homenaje particular depositando flores en su localidad y a la entrada de su tendido, el 10 bajo. Su recuerdo sigue presente en la memoria de la Afición.
 
   
Alejandro Tellez 11/04/2005  
 
hombres como joaquin vidal, muy pocos. es bueno que el mundo sepa, que han existido gente de esas caracteristicas, y que fueron reales sus hechos, porque en muchos casos, despues de muerto, ha muchos les inventan tantos milagros, que cuesta trabajo creer. saludos.
 
   
JOSÉ ANTONIO ESPARZA 10/04/2005  
 
Veo tres puntos vitales, que deberían llamarse vidales: LA CRUDA VERDAD, LA LEJANÍA A LAS FIGURAS, Y EL TENER EL VALOR DE DECIR LAS COSAS A COSTA DE GANAR DETRACTORES. Quienes comunican los hechos taurinos debemos tener presentes estas 3 premisas que repito, son...vidales.
 
 
  haznos tu página de inicio   
 
MORANTE Y LA PICASSIANA
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
MORANTE Y LA PICASSIANA
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
 
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
PARENTIS: Última frontera de la autenticidad
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
PARENTIS: Última frontera de la autenticidad
 
IVÁN, CHRISTIAN /
PALABRAS DE CORAZÓN /
¿QUÉ TORO QUIERE TOREAR MORANTE? /
Op. / Francia
Op. / México
Op. / España
IVÁN, CHRISTIAN
PALABRAS DE CORAZÓN
¿QUÉ TORO QUIERE TOREAR MORANTE?
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.