inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Fernando Marcet  
  Perú [ 10/04/2005 ]  
DECÍA SIEMPRE LA VERDAD

Esta frase, pronunciada por el matador de toros Curro Romero al momento de enterarse de la muerte de Joaquín Vidal, hace tres años, resume en cuatro palabras la vida de un hombre cabal que escribía crónicas taurinas con honestidad, precisión de cirujano e impecable uso del idioma.

Nadie con mayor autoridad que Curro para dar testimonio de sus calidades de crítico pues fue objeto de sus acertados y justos comentarios, lo mismo en sus tardes de apoteósico triunfo como aquellas otras, por desgracia más frecuentes, en las que, abroncado, tuvo que salir de la plaza bajo protección policial. Memorables fueron las corridas en las que el maestro de Camas estuvo inspirado y el indescriptible duende sevillano se hizo presente en el ruedo para hacer aflorar las exquisitas esencias de su tauromaquia, que sólo una pluma como la de Joaquín Vidal supo trasladar al papel con toda la vibración y el sentimiento que se disfrutó en la plaza; a tal punto de conmover al lector que, acongojado, lamentaba no haber estado allí. Con aquellas otras, en las que las musas lo abandonaron, Curro supo de sus crónicas severas y duras, que solía suavizar con un toque de humor que las hacía digeribles aún para quienes eran objeto de sus demoledores comentarios. Para ilustrar lo dicho: En la corrida del 12 de Setiembre de 1999, en la plaza de Guadalajara, Curro Romero fue pitado en su primero y cortó oreja a su segundo lo que Joaquín Vidal reseñó así: “Y le dieron una oreja, que cambió de inmediato por una ramita de romero, quizá porque a tocar orejas no está acostumbrado”. Comentario certero y mordaz planteado con elegancia y fino humor. Personalmente lo considero una obra de arte dentro de la crítica taurina. Frases como esta hicieron las delicias de sus lectores, muchos que sin ser aficionados, disfrutaron de su estilo, sin importarles el tema que, al final de cuentas, es pretexto para hacer literatura.

Recalcitrante defensor de la fiesta exigía, antes que nada, el toro integro, porque todo el resto se da por añadidura. Sus detractores decían que ese toro era un imposible y no existía más que en su imaginación. Si como vemos, los taurinos se han dado maña para proceder en contrario y pretenden hacernos creer que todo lo que sale de chiqueros es toro -como lo anuncia el cartel- y no lo que apreciamos en el ruedo, ¿qué habría sido de la fiesta sin aguerridos luchadores que, como Vidal, han muerto defendiendo la causa? 

Intransigente con el fraude del afeitado y toda la picaresca de la que hacen uso y abuso quienes medran de la fiesta, fue insobornable defensor de los derechos del aficionado a quien, según sus propias palabras, se debía. Su compromiso ante él, lo llevo, en no pocas ocasiones, a despojarse de sus preferencias y animadversiones personales al momento de enjuiciar una faena para, con absoluta objetividad, poder transmitir a sus lectores los méritos y deméritos de aquella. Es aquí en dónde las palabras de Curro Romero cobran especial valor porque una cosa es que el crítico taurino diga “su” verdad –hablo siempre de la auténtica y honesta- y otra es decir “la” verdad. Para lo primero no hace falta sino expresar aquello que su afición le grita pero que, por la pasión que rodea todo el quehacer taurino, no necesariamente refleja la verdad de los hechos. Eso, Joaquín Vidal, lo tuvo muy claro y logró separar lo uno de lo otro para erigirse en el crítico que ofrecía garantía de un juicio imparcial y justo. Se esforzó tanto en ello que, para conservar su independencia de criterio, se mantuvo alejado de los profesionales del toreo, pues consideraba que una relación de amistad con ellos podía restar objetividad a sus juicios.

Sabido es que, en el mundo de los toros, decir la verdad no es fácil. Está mal visto por los mercaderes taurinos porque, según ellos: malogra el ambiente, incomoda a mucha gente y atenta contra la fiesta. Quienes se arriesgan a hacerlo son calificados como: antitaurinos, terroristas, reventadores, traidores entre otras cosas peores y tienen que soportar disgusto, antipatía y odio que llega a degenerar en amenazas y reales agresiones.

Joaquín Vidal supo de todo eso y lo soportó estoicamente. Pocos días antes de morir, el 19 de marzo del 2002, en el El País –diario que tuvo el privilegio de tenerlo como colaborador- escribió un comentario en el cual, luego de enjuiciar la poca afición que -en su opinión- queda en Madrid y de analizar sus causas, concluyó: “Dicho lo cual, sabe un servidor que le llamarán derrotista y enemigo de la fiesta… También dirán, por lo mismo, que no sabe escribir de toros”.

La vida de Joaquín Vidal no fue un lecho de rosas pero fue la que él eligió para legarnos una fructífera labor que le ha permitido abandonar este mundo con la paz interior de la tarea cumplida y ocupar un lugar en la historia como uno de los mejores cronistas taurinos de todas las épocas.

 
   
 
   
Alejandro Tellez 11/04/2005  
 
ser recordado, como ustedes recuerdan a joquin vidal, es algo, que le llenara de orgullo, donde quiera que este, y ustedes, merecen mis respetos, por acordarse del amigo que fue, saludos y dios los vendiga.
 
   
RAMON ESTRADA 11/04/2005  
 
MUY BIEN ESCRITO MAESTRO MARCET... EL MAESTRO VIDAL ES TODO UN EJEMPLO DE LA VERDAD EN LOS TOROS Y DE LA TOTAL IMPARCIALIDAD. HOY EN DIA LA MAYORIA DE LOS PERIODISTAS DISTAN MUCHO DE LA VERDAD SIN COMPROMISOS Y DE LLEVAR CON HONESTIDAD SUS CRITICAS!. BIEN POR USTED!
 
   
JOSÉ ANTONIO ESPARZA 10/04/2005  
 
Veo tres puntos vitales, que deberían llamarse vidales: LA CRUDA VERDAD, LA LEJANÍA A LAS FIGURAS, Y EL TENER EL VALOR DE DECIR LAS COSAS A COSTA DE GANAR DETRACTORES. Quienes comunican los hechos taurinos debemos tener presentes estas 3 premisas que repito, son...vidales.
 
 
  haznos tu página de inicio   
 
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
 
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
 
ARREO TOVAR /
EL QUE NO CONOCE A DIOS… /
VERANEO EN LA PUEBLA DEL RÍO /
Op. / Venezuela
Op. / México
Op. / España
ARREO TOVAR
EL QUE NO CONOCE A DIOS…
VERANEO EN LA PUEBLA DEL RÍO
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.