inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Pla Ventura  
  España [ 27/12/2004 ]  
YO, CURRO ROMERO

Confieso que, las últimas declaraciones del maestro de Camas, más conocido como Curro Romero, han logrado emocionarme. Se sincera el maestro y, esa sinceridad es la que ha calado en mi ser y, con toda seguridad, en el alma de todos los que han sido receptores de tales declaraciones; sin lugar a dudas, un modelo de personaje y, ante todo, un ser humano admirable.

Dichas confesiones, con tintes celestiales, dicen todo a favor del maestro y, en esta ocasión, pues mucho más ya que, Curro Romero, se ha pasado la vida huyendo de la vorágine periodística; en una palabra, del mundo y sus gentes. Curro era – y lo seguirá siendo- un hombre solitario; un ser plagado de arte que, su grandeza, jamás le hizo indescifrable puesto que, el libro de su alma, de vez en cuando, lo abría en los ruedos, frente al mundo de los cabales que sabían leer su magia torera. Y ha tenido que ser ahora, tras muchos años de tentativas cuando, por fin, el maestro, recreado en la molicie de su ocio, ha roto moldes y esquemas; ha sido, una vez más, y ahora con los medios de difusión, el gran mito que todos conocíamos pero que, vestido de calle, ha sabido dar la imagen del prototipo ancestral de lo que puede ser un torero, aunque tenga setenta años; porque, podrá Curro Romero no torear jamás; pero no es menos verdad que, ese porte de torero, le acompañará mientras viva.

Curro Romero ha sido esencia y presencia en el mundo; me lo dijo una vez un amigo entrañable cuando, en conversación amena y fluida, me confesaba que, en la vida, a lo máximo que aspiraba era a ser como Curro Romero; que no pretendía ser figura de nada, pero que anhelaba parecerse al diestro de Camas. En honor a la verdad, conociendo al personaje, al torero, tampoco pedía poco mi amigo; vaya lujo aquel de parecerse a Curro Romero.

Y entiendo a quiénes emulen, o lo pretendan, al maestro sevillano. Curro Romero, convengámoslo así, no ha sido lo que los taurinos dirían una figura del toreo; ni nunca lo pretendió. Quiso, pudo y así lo logró, ser el torero más enigmático de los últimos cincuenta años y, dicho galardón, estandarte inalcanzable para el resto de la torería, es el que le dio vida y empaque, en sus cuarenta años como matador de toros en activo. Recordemos que, cuarenta ferias de Sevilla sin desfallecer, honradamente, son muchas ferias; y sólo Curro Romero lo pudo lograr en el devenir de la historia.

Me quedo, ahora y siempre, con la gracia y el embrujo de este hombre irrepetible; si su vida torera logró conmoverme, sus actitudes como personaje de la calle, logran emocionarme; su sentido del humor, su genialidad, su sinceridad y sus formas de cantarle al amor, son atributos propios de un tipo genial. Ya no quedan hombres de su extirpe. La vida, caprichosamente, en repetidas ocasiones, quería apearle de su cetro singular y único; hasta en cuestiones crematísticas, en ocasiones, cuando todos le creíamos rico y hacendado, resulta que, un lance del destino lo dejó sin “tabaco”; pero pudo más su idiosincrasia, su sentido armonioso por las cosas de la vida; sus maneras de creer en si mismo; sus propias convicciones son las que, una vez más, le auparon hasta lo más alto; el maestro, por fin, pudo enamorarse y, ese amor, sin lugar a dudas, le mantuvo vivo y en activo.

Es sorprendente, muchísimo; con toda seguridad, más de lo que miles de jóvenes de ahora mismo podrían pensar. Y lo explico. Razones de edad me permiten ver la carrera del maestro, cuando menos, en lo que a sus últimos cinco lustros se refiere y, me causa pesar que, hace veinticinco años, algunos santones de la crítica  le mandaban para casa porque, según los sabios, el maestro estaba acabado. Y, paradojas del destino, veinte años más tarde, Curro Romero, seguía impartiendo las más bellas lecciones de torería que nadie pudiera imaginar. Como se adivina, estamos hablando de un hombre totalmente distinto; mágico y único, pero todo a la vez. Nunca quiso ser figura de nada; pero sí logró lo que siempre anhelaba; ser el torero distinto que la historia ha reconocido y que, el paso de los años, incluso cuando se marche del mundo de los mortales su recuerdo, vivirá eternamente.

 
   
 
   
José Antonio Esparza 29/12/2004  
 
La torería no se ve en el escalafón, ni en el número de corridas ni rabos cortados. Si Sevilla toda, 40 años exigió a Curro en sus carteles, se debió a que en él veían a una figura irrepetible. Recuérdense las dos últimas orejas que cortó; fueron tan auténticas como inolvidables.....arte, arte y arte por los cuatro costados.
 
   
alejandro tellez lopez 28/12/2004  
 
lo felicito por su articulo, dichosos aquellos que vieron toreaer al maestro curro romero, se rumora que regresara el proximo año., en caso de que regrese, me gustaria televisaran esa corrida a mexico, si fuera pago por evento., con gusto pagariamos., saludos
 
 
  haznos tu página de inicio   
 
MADRID FERIA DE OTOÑO
YA NO ES IGUAL
SE PERDIÓ EL EQUILIBRIO
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
MADRID FERIA DE OTOÑO
YA NO ES IGUAL
SE PERDIÓ EL EQUILIBRIO
 
JOAQUÍN GALDÓS: PERÚ TIENE UN ARTISTA
FERIA DE OTOÑO 2017
ARLES: FERIA DEL ARROZ 2017
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JOAQUÍN GALDÓS: PERÚ TIENE UN ARTISTA
FERIA DE OTOÑO 2017
ARLES: FERIA DEL ARROZ 2017
 
EL JULI Y LA MÉRIDA /
ACTIVIDAD TAURINA POR INVITACIÓN /
DIO GUSTO /
Op. / México
Op. / Ecuador
Op. / Venezuela
EL JULI Y LA MÉRIDA
ACTIVIDAD TAURINA POR INVITACIÓN
DIO GUSTO
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.