inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Antolín Castro  
  España [ 21/11/2004 ]  
LOS TAURINOS Y LOS AFICIONADOS

Todos saben quienes son los aficionados, pero poco se sabe de los llamados taurinos. Se denominan taurinos a cuantos personajes viven de la Fiesta (se les conoce a todos, son muy populares y hasta famosos, pero lo que no se les conoce son sus intenciones de cara al sostenimiento de la Fiesta). Por extensión, son los que viven del toro. Es curiosa esta afirmación, pues de quien viven todos es de los aficionados. Del toro, si acaso, los ganaderos. Y no todos.

Una invisible barrera separa a unos y a otros: aficionados y taurinos. Prácticamente no se ven, aunque se miren. Bien es cierto que se conocen y, por lo que veremos, se conocen bien. Al parecer, ese conocimiento es el que hace que no se quieran ver. Yo creo que a pesar del “jardín” en el que me he metido, me entienden cuantos me leen.

Defienden dos fiestas diferentes y la barrera invisible que les separa se hace cada vez más grande, en lugar de irles acercando un poco. Digámoslo ya y a las claras: los taurinos soportan a los aficionados porque les dan de comer, aunque hacen cuanto pueden por sustituirlos por gente de paso, que les llene los tendidos, para no tener que depender de ellos. Los aficionados, por el contrario, no viven de los taurinos y en casi todos los casos les parecen gente sin escrúpulos, más parecidos a vampiros o sanguijuelas; vamos que van a lo suyo, y lo suyo es el puro interés económico.

Con estas afirmaciones, puede uno comprender cómo es posible que la Fiesta vaya por la cuesta abajo sin parar. Ningún empresario, torero, ganadero, apoderado, incluso prensa “sobrecogedora”, podría vivir de espaldas a esta realidad, si les preocupara algo el futuro de la Fiesta Brava -¿verdad Yolanda?-. No les preocupa, les preocupa solamente el momento en el que viven para llevárselo “crudo” y nada más. Es al aficionado al que le toca inquietarse por el estado de la Fiesta, por su futuro, por su autenticidad.

Mil formas hay de ponerlo de manifiesto y de llenar de ejemplos este escrito, pero baste con decir que a estos personajes que se benefician de que exista la Fiesta, la Fiesta les importa tres pitos. Que va de cada vez peor, a ellos “plín”. Que las plazas se van quedando vacías, que los aficionados tiene casi todos de cuarenta años para arriba, que los toros se caen... Son oportunistas del momento y por eso las plazas vacías no les preocupan mientras tengan para tirar; si los aficionados son cincuentones los más jóvenes, todavía les duran hasta los ochenta en que está la tasa de mortalidad; que los toros se caen, ¡joder! si se van a morir para qué levantarlos. Así un argumento tras otro.

Pero hay más. Quedan los actos culturales que organizan las asociaciones de aficionados, los clubes taurinos, las peñas, etc. Esos grupos de aficionados que se ven precisados a reunirse de vez en cuando, entre ellos pues los taurinos no acuden, para escucharse ellos mismos su penar. En esas charlas, coloquios, conferencias, dan rienda suelta a cientos de argumentos que escuchados por alguien responsable servirían para, aunque fuera por vergüenza, tomar medidas y solucionar temas que son fáciles de solucionar. Dice el refranero español “no hay mas ciego que el que no quiere ver ni más sordo que quien no quiere oír”. Pues los taurinos se aplican así mismos los dos. Con dos cojones. Y se quedan tan anchos.

Se desgañitan, entre esos aficionados, voces muy autorizadas por afición, formación, preparación y conocimientos, como para suplir con creces la mediocridad y oportunismo de nuestros políticos y taurinos. Muestran las heridas, la enfermedad que padece la Fiesta con total claridad, pero allí no están quienes tenían que aplicar los remedios. Y, claro, solo les queda seguir dando coloquios y conferencias. Les queda algo más a los aficionados, dar la batalla en las plazas, exigiendo el cumplimiento de cuanto está reglado y mandan los cánones de la tauromaquia, aunque les llamen terroristas y ultras, pero tienen que seguir.

Uno de los candidatos a Las Ventas, Simón Casas, apuntaba el otro día en un coloquio con los aficionados madrileños, que caso de ser él el elegido, crearía un comité taurino donde estuvieran los aficionados, los pagadores del negocio, grande -en Madrid, seguro- o pequeño, que es la Fiesta. Por premura de tiempo no le pudimos preguntar si en él estaría también la prensa y, en su caso, qué prensa?. Pues existe la prensa, pero no en los actos de los aficionados. Ahí, esa prensa, tampoco va. Aunque nada mas fuera por conocer cómo piensan sus clientes, los que les compran los periódicos o los oyen en las radios o televisión, deberían de ir. Salvo que no sean, precisamente, los aficionados sus clientes, y se deban a otro cliente mejor. Mejor para ellos, se entiende.

Con esta situación, asumida aunque no compartida, tienen que seguir los aficionados. Ni siquiera está el llorado Vidal para hacer causa común con ellos. Quedan pocos apoyos con los que contar en esta batalla invisible, pero perceptible, entre taurinos y aficionados. Opiniónytoros quisiera estar con los taurinos si ellos quieren... si ellos quieren cambiar. De momento nos quedamos con los aficionados, que son los que llevan el peso de la pena y el sostenimiento del espectáculo. Si alguien tiene otra opinión, ya sabe que aquí, en esta web, se puede decir. Y si están de acuerdo también.

 
   
 
   
Fernando Marcet 30/11/2004  
 
Antolín: No he podido evitar la imperiosa necesidad de hacerte llegar mi felicitación por la extraordinaria radiografía del mundo taurino que se vive en España y que coincide, exactamente, con lo sucede en el Perú y, probablemente en todos los otros países taurófilos.
 
   
Susana 22/11/2004  
 
No comparto lo que dice Jacinto sobre los aficionados del 7. Sin ellos la plaza sería un coladero. Además el tema va de taurinos y aficionados y, sobre todo los del 7, se sabe qué quieren y a los taurinos solo les interesa lo inmediato: el euro (vale mas que la pela). 166 veces más que antes de interesados. Los aficionados, 166 veces peor que antes
 
   
Jacinto Rubio 21/11/2004  
 
Puede que los taurinos sean unos interesados por sus respectivos bolsillos, pero los aficionados de Madrid, sobre todo los del siete, se pasan de protestarlo todo. De todas formas se hace necesario que se revitalicen los toros. Si volviera José TOmás a lo mejor había más interés.
 
 
  haznos tu página de inicio   
 
MADRID FERIA DE OTOÑO
YA NO ES IGUAL
HACKERS...MATE
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
MADRID FERIA DE OTOÑO
YA NO ES IGUAL
HACKERS...MATE
 
DAVID DE MIRANDA: ¡FELIZ ANIVERSARIO!
FERIA DE OTOÑO 2017
ARLES: FERIA DEL ARROZ 2017
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
DAVID DE MIRANDA: ¡FELIZ ANIVERSARIO!
FERIA DE OTOÑO 2017
ARLES: FERIA DEL ARROZ 2017
 
SIN ATIBORRAR /
EL TAMAÑO SÍ IMPORTA /
EL JULI Y LA MÉRIDA /
Op. / Venezuela
Op. / México
Op. / México
SIN ATIBORRAR
EL TAMAÑO SÍ IMPORTA
EL JULI Y LA MÉRIDA
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.