inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Antolín Castro  
  España [ 05/06/2001 ]  
S.I.01 - DE LA SANGRE DE EL JULI. DE OTRAS SANGRES

Llegó nuevamente El Juli. Tras la oreja de la corrida de la Prensa, se le esperaba más todavía por sus incondicionales y por los que no lo son. Y se podrá decir, y se dice, que no tiene ese don de la elegancia, del empaque al torear; lo que nadie le podrá discutir es su entrega y una casta que desborda por completo hasta su propia juventud e ilusión. Para ser torero es necesario tener una serie de condiciones. Unos tienen unas, otros disponen de otras. El Juli es, sin duda, el que tiene más casta de todos.

 Decíamos el otro día que los jefes de filas, parafraseando al ciclismo, tienen que dar la cara en las etapas importantes, en los puertos míticos del Tour. Naturalmente, cuando echábamos de menos esa condición de entrega total en el difícil puerto que siempre supone San Isidro, no nos referíamos a El Juli. Este sube los puertos a tope, sin dejar de vigilar a todos los que le acompañan, preceden o anteceden. Todos caben en su atenta mirada; todos, también, se sienten intimidados con su sola presencia. Pero además le adorna su deseo de victoria, de vencer, de convencer. Esas son sus armas. Poco le importa que le digan que otros pedalean con más estilo que él; poco le inquieta el saber que otros tienen más clase que él. El se sabe ganador, con eso ya es bastante. Traslada el que podría ser su problema a los demás. Y si hay tardes que le vencen, él sabe que habrá que subir más puertos y su hora llegará. Y si de dejarse la piel se trata: pues se deja y en paz.

 La piel se dejó en su tercera comparecencia. Una cornada seria, pero lo que es más importante: una cornada en serio. Fiel tributo que pagan los que con su casta acometen esta arriesgada profesión. El lo hace, mientras otros siempre están dando el paso atrás. Paga con sangre el tributo de la gloria y el dinero que se piensa ganar en su lucha por ser el primero en llegar. No seré yo el que le ponga ni un solo pero a esta actitud. Es más, es la que exijo al resto del escalafón. Ellos sabrán la razón de no poner el tesón y la casta que pone el madrileño. Que mucho de su quehacer a lo largo de la temporada se hace con ganado escogido y cómodo por demás, -censurado y criticado- en esta corrida también, y que lo hacen otros que ocupan las primeras posiciones. Que el listón de su toreo, con la muleta, supera simplemente el aprobado ramplón, razón de más para valorar su casta y su entrega para que nadie le gane la pelea, aún con esa inferioridad. Aporta suficiente variedad con el capote y disposición para ganar prácticamente a todo el escalafón. Es un problema de los demás. Que toreen mejor o con más entrega y disposición que él.

 En resumen: su paso por Madrid deja la firma de quien está dispuesto a asumir su condición de líder, de quien además se presta a dejar su sangre en aras de no defraudar, con todas sus armas y con toda su alma, a quienes pagaron por verle. Una lección que deberían aprender casi todos los demás. Es decir: los que de Madrid hacen un trámite y no deberían volver.

 Hay otras sangres, léase: azules, de horchata, aguadas, mala sangre. En un compendio de lo dicho habría que meter a Rivera Ordóñez, Juan Bautista, Dávila Miura, por citar los que han actuado en estos últimos días. Sangre aguada y sangre y fuego para el murciano Pepín Liria quien, como casi siempre, se llevó un apéndice echando chispas con los arreones de un manso integral, mientras a otro de mejor condición, su toreo no se prestó. Y para cambiar de sangre y de protagonistas, digamos que mala sangre llevaban los toros de Monteviejo, esa ganadería que sólo el nombre del propietario, Victorino Martín, ha permitido venir a la Feria de San Isidro. Mala sangre que por fortuna no hizo que la derramaran la terna actuante.

 Nos queda un final torista y esperemos que se corresponda con su leyenda y con su fama. Dudas, muchas y razonables quedan para el gesto que falta. Los toros de Dolores Aguirre da miedo pensar cómo vendrán a la vista de lo que ha sucedido con los gestos anteriores, incluidos los guardiolas. Pero la afición después de la tira de corridas, espera expectante para ver lo que le han venido hurtando reiteradamente en lo celebrado de feria: los toros.

 
   
  haznos tu página de inicio   
 
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
 
ROCÍO ROMERO: Gran promesa de la novillería
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
ÉXITO DE LA CORRIDA 'GUADALUPANA' EN LA MÉXICO
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
ROCÍO ROMERO: Gran promesa de la novillería
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
ÉXITO DE LA CORRIDA 'GUADALUPANA' EN LA ...
 
LOS TOROS Y LAS SIMPLES MATEMÁTICAS /
LEYES DE PROTECCIÓN DE LOS ANIMALES /
SIN MORAL PARA CRITICAR /
Op. / Ecuador
Op. / España
Op. / Venezuela
LOS TOROS Y LAS SIMPLES MATEMÁTICAS
LEYES DE PROTECCIÓN DE LOS ANIMALES
SIN MORAL PARA CRITICAR
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.