inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Antolín Castro  
  España [ 02/06/2004 ]  
S.I.04 - MUCHA LEÑA Y DISTRACCIÓN

Son amigos y no los quiero defraudar. Luis Miguel y Juan Luis están interesados en esto de los toros, pero no de la misma manera. Para uno, le despierta interés todo cuanto sucede y tiene ganas de aprender; para el otro, prefiere el toro al torero y que sea grande, ande o no ande. Ambos querían hoy disfrutar de sus preferencias y lo tenían claro: toros de Samuel que dan fachada y pitones y Robleño entre los actuantes copaban su interés.
En su homenaje, pues no hay otra razón ni nada que destacar, les he permitido que me hicieran el título a la crónica de hoy. Uno me hizo mención a la mucha leña que exhibían los samueles y al otro le llamó la atención la cantidad de cosas que sucedían, lo que le distraía por no saber a qué acudir o a qué atender. Dieron con el titular: Mucha leña y distracción. Ahora me toca a mí ponerle sustancia a este titular y demostrar que escribir es tan torero como torear; es decir, que hace falta inspiración, imaginación, improvisación y también naturalidad, además de adaptarse a las condiciones del toro a lidiar.
 Como era de esperar, los samueles lucieron aparatosas cornamentas y tenían leña para dar y tomar. De los pitones hoy no se oyó ni una sola queja y es que D. Samuel lo que mejor cultiva, en sus toros, son los cuernos. Tampoco son mancas las fachadas que lucen, dando la sensación de que en la plaza hay un toro, cosa que otros días -mismamente ayer- no sucede. Otro gallo es ya lo que llevan dentro y para eso hay que catarlos y como no se les puede hacer una cata como a los melones, hay que abrirlos en canal. A eso se dedicó algún piquero con permiso de su jefe y de la autoridad. Pero lo peor lo llevaban dentro y era una falta de casta y una mansedumbre casi total. Con esos mimbres pocos cestos se podían hacer. En el toro lo importante es lo que llaman el motor, esa casta brava que les hace pelear sin marcha atrás. Los samueles, sí tenían marcha atrás y las ruedas pinchadas también.
A Robleño se le esperaba, suponiendo que trajera la casta de torero que le ha hecho merecedor del aplauso de Madrid. Algo falló, pues no hizo coincidir los gestos con las gestas y por ello cuando decidido se cruzaba, en el embroque empezaba a correr. Era todo pura contradicción y en ningún caso apareció el Robleño de los años anteriores. Ni es para criticarle, pero tampoco logró apasionar. De Caballero no hay nada que decir, sigue sin venir que ya es bastante. Lo injusto es que alguien lo anuncie en los carteles si después él no quiere venir. Cierto es que manda una sombra y esa sombra se pasea por el ruedo. Pero es curioso, hasta a la sombra se la nota la desgana de ponerse por allí.
Sebastián Castella se trajo hoy toda la disposición de la que es capaz y a base de empuje se hizo notar. No mucho, pero se hizo notar. Dibujo un quite por chicuelinas, quizá mejor que los le precedieron en la feria y con la muleta estuvo decidido y valiente. Con un inválido lo intentó y no era eso lo que podía llegar a emocionar y en el sexto quiso exprimir su actuación al máximo antes de acabar su paso por la feria. Lo intentó por todos lados y por los mismos sitios el toro lo desbordó, siendo volteado espectacularmente, saliendo maltrecho del trance. No se arrugó y siguió y siguió, incluso hasta sonar un aviso antes de siquiera montar la espada. Voluntad y más voluntad.
En el cuarto fue volteado también el banderillero Yestera y también, al parecer, salió ileso. La leña de los toros, por fortuna, no hizo fuego, con lo que sospechamos que debía estar mojada. Pero a falta de buen toreo y de emociones varias, Luis Miguel se encontró distraído sin saber dónde mirar. Y es que la tarde, las tardes que son así producen una distracción extraña. Desenfocada la preferente atención a la lidia -hoy ni hubo- y ayuno el ganado del mínimo interés, todo deja paso a otro entretenimiento.
Menuda distracción; esa guapa chica con escote más atrevido que Robleño en tarde de triunfo; lío gordo pues se desmaya una del seis;  el vendedor de cervezas que no para de su prohibido pasar; la ocurrencia de aquel otro que grita para no volver; los Lozano los culpables, que murmura ahora un mayor; tápate Campuzano y fuera del callejón; fuera ese mono; los del plumero para que están; ese toro es virulo apunta uno que va sin afeitar y otro bien vestido le pregunta ¿qué es virulo?, el que lleva los cojones pegaos al culo, le contesta sin piedad. No se sabe a qué atender. Con tanta distracción se pasa la tarde, a pesar de que allá abajo no haya mucho que destacar.
Lo más destacado, apunto yo, es que queda poco para acabar. Es mucho toro, para ser sin toros. Y muchas corridas para no haber toreros. Hay que tener piedad. No se puede hipotecar una vida y una hacienda para no ver nada. Nos queda la esperanza de terminar, pero también de ver todavía, vaya moral, lo mejor de la feria. Que lo podamos contar. Hoy hemos intentado complacer a dos amigos y por eso algo se ha podido escribir. Espero que cuente con su aprobación, no ha faltado imaginación, improvisación y naturalidad.


 
   
  haznos tu página de inicio   
 
MORANTE Y LA PICASSIANA
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
MORANTE Y LA PICASSIANA
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
 
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
PARENTIS: Última frontera de la autenticidad
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
PARENTIS: Última frontera de la autenticidad
 
MARY CARMEN, LA PREGONERA /
DE LO QUE TODOS OPINAMOS /
IVÁN, CHRISTIAN /
Op. / México
Op. / Colombia
Op. / Francia
MARY CARMEN, LA PREGONERA
DE LO QUE TODOS OPINAMOS
IVÁN, CHRISTIAN
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.