inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Fernando Marcet  
  Perú [ 20/03/2007 ]  
DESFACIENDO ENTUERTOS

La noticia nos llegó desde Tijuana, México, donde un numeroso grupo de aficionados dejó de lado la retórica de café para entrar en una acción efectiva que logró paralizar las obras de demolición de su plaza El Toreo poniendo en jaque a la empresa que lo hacía y a la autoridad que lo permitió, viéndose obligados a “recular” en sus propósitos. Con ello, los mexicanos han dado una lección al resto de aficionados del mundo para que no permanezcan impasibles frente a los enemigos de la Fiesta que no son sólo los que desde afuera hacen una lucha frontal -en consecuencia menos peligrosa- sino aquellos otros que por mercantilismo e intereses personales viven enquistados dentro de ella medrando y socavando sus cimientos, aún cuando en muchos casos ni siquiera son consientes del mucho daño que vienen haciendo. 

La inacción es un pecado que los aficionados no podemos permitirnos si queremos que el espectáculo de los toros supere el bache en el que se encuentra. Será necesario entonces que, cual Quijotes redivivos, empeñemos nuestros mejores esfuerzos para lograr su recuperación, impidiendo que vicios y malas costumbres distorsionen aquello que debe ser preservado en el tiempo, para futuras generaciones. 

Es probable que la Fiesta Brava no sea la refinada y bella Dulcinea que los aficionados imaginamos y que, a los ojos de quienes no comparten nuestros sentimientos y afectos, no es otra cosa que la agraciada pero modesta labradora conocida por sus vecinos como Aldonza. Pero en tanto creamos, como creemos, que nuestra adorada posee el don de hacer palpitar nuestros corazones y llevarnos al nirvana del goce artístico y espiritual, debemos armarnos caballeros e irrumpir en calles y plazas del mundo para defender su virtud y su honra. No importa el peligro que tengamos que afrontar ni lo terrible que sean los monstruosos gigantes que nos salgan al frente -que a los ojos incrédulos de los Sancho Panza que nos rodean sólo resulten inofensivos molinos de viento- habremos de arremeter contra ellos, lanza al ristre, auque salgamos mal parados de tan desigual combate.

Sin embargo, ningún caballero andante que se precie de tal, puede salir a la aventura y emprender tan desmesurada hazaña sino tiene línea de conducta honesta como clara idea de los principios y virtudes que ha de salvaguardar. Es por eso necesario, antes de enfundarnos las armaduras y montarnos en nuestros Rocinantes, hacer una lista de aquellos valores por defender y los muchos entuertos que habremos de desfacer.

El toro íntegro y el toreo auténtico, es principio fundamental que rige nuestro portal y resume, en sí, todo lo bueno que puede desearse para la Fiesta. Sin embargo, es indispensable señalar en detalle las acciones que han de tomarse para alcanzar tal propósito.
Aquí un esbozo de una lista que podrá irse enriqueciendo con los aportes sugeridos por los aficionados que conforman el, cada vez más numeroso, grupo de lectores de Opinionytoros.

• Castigar a los banderilleros que estrellan los toros en los burladeros.
• Proscribir la muralla acolchada que rodea al caballo en el tercio de varas y promover el peto anatómico, de poco peso, que funcione como una segunda piel protectora.
• Sustituir al percherón con muchos kilos, gran alzada y poca movilidad, por el caballo ligero y torero que, respondiendo las órdenes de su picador, cite al toro dando el pecho, con el pasito atrás y adelante, y sepa responder en el embroque los requerimientos de cada circunstancia.
• Hacer que se respete el reglamento y se pique con sólo la puya y no con el encordelado incluido –que es tope y no puya- para lo cual será necesario de reubique la cruceta entre la pirámide de acero y el encordelado.
• Castigar severamente al picador que no pique en el morrillo, tanto y más a quien practique la carioca, el metisaca y el barreneo; así como al matador a quien sirve y obedece.
• Exigir que en toda plaza, sin importar su categoría, se obligue al toro a ir tres veces al caballo -con sólo la pirámide, por supuesto- pues la Fiesta es del toro y su condición de bravo debe medirse de la misma manera en una plaza de primera como en otra de tercera categoría.
• Castigar a los banderilleros que no son prontos al banderillar y se toman demasiado tiempo exigiendo que se le ponga al toro en suerte, así como aquellos que, por no pasar en falso ante un toro difícil, clavan un sólo palo sin siquiera intentar disimular su torcida intensión; también aquel que, por ser engreído peón de brega del matador, se salta el turno y no banderillea. 
• Proscribir de los ruedos el estoque simulado, terrible aberración que caricaturiza el duelo a muerte entre hombre y toro. El matador que no se sienta capaz de sostener durante la lidia el arma con la que debe dar muerte a su toro que se dedique a otro oficio.
• No permitir que uno o varios pinchazos rebotados justifique que el matador tome la cruceta para descabellar pretendiendo hacernos creer que así se matan los toros.
• Protestar al que torea con el pico de la muleta, recurso válido para el toro que se vence o “se cuela”, pero inaceptable frente a un toro boyante, de clara embestida.
• Protestar contra las estocadas bajas producto de la intencionalidad del matador al momento de su ejecución o cuando, por falta de valor se sale de la suerte. Guardar silencio, cuando la estocada cae baja a consecuencia de un “extraño” que hizo el burel al momento del embroque; es signo de buen aficionado quien juzga la estocada por su ejecución antes que por el lugar donde quedó ubicada; poco vale la opinión de quien no ha visto la ejecución de la estocada en la plaza.
• Aplaudir al matador que machetea, de pitón a pitón, al toro que con la cabeza levantada no “descubre la muerte”, recurso válido, poco comprendido por el público de hoy.
• Pitar a los subalternos que le hacen “la ruleta” (ronda de peones) al toro herido con el estoque y sancionar al matador que lo ordena o consciente.
• No permitir que se le de vuelta al ruedo, menos se indulte, a un toro que no haya cumplido con acudir tres o más veces al caballo del picador, mostrando bravura, buen son y creciéndose al castigo, sin acusar dolor.
• Proscribir las orejas “simbólicas” del toro indultado al matador que, no habiendo cumplido con la obligación que le impone su profesión, no tiene derecho a premio alguno. “Las orejas se ganan con la muleta y se cortan con la espada” dice el viejo refrán, en el cual queda claramente establecido que, por excelente que haya sido la faena, el matador no será merecedor de trofeos sino la culmina con excelente estocada; resulta absurdo, por tanto, se las entregue al torero que no mata al toro. El indulto es –debería ser- un hecho extraordinario, en razón del cual hasta el torero tendría que sacrificar la posibilidad de un triunfo personal para salvar la vida del bravo animal. Suprimidas las orejas “simbólicas”, puedo asegurar disminuirá considerablemente la cantidad de los indultos que se suelen dar hoy en día.

Lo antes señalado es tema de fondo que afecta la esencia misma de la tauromaquia pero en el ruedo no sólo es importante lo que se hace sino cómo se hace; en este aspecto la lista de detalles a corregir es enorme. Gregorio Corrochano censuraba a Luis Miguel Dominguín por dar la vuelta al ruedo con una toalla en la mano y (sin ser exacta la cita) le enviaba un mensaje que decía algo así como: “Con la toalla en la mano te puedes pasear por tu baño pero la vuelta al ruedo la tienes que dar arrastrando el capote y saludando al publico con la montera”.

Aquí, cinco detalles censurables:

• Protestar contra el matador que, luego de brindar la muerte de un toro a un amigo, pariente o autoridad, lo brinda también al público. El brindis de la muerte de un toro no es confeti que se tira al aire para ver quien lo coge.
• Pitar al que pretende brindar un indecoroso bicho desmochado que no corresponde a la importancia del gesto.
• Protestar contra el matador que durante la faena de muleta –dando muestra de total desprecio a su oponente y poco respeto al público- abandona el duelo que sostiene con el toro para tomar agua, cambiar de muleta, secarse el rostro o –como es cotidiano en los tiempos que corren- cambiar el estoque de mentira por el de matar. La faena de muleta no es una venta a plazos ni un match de box en el que rige aquello de tres minutos de pelea por uno de descanso; es un duelo a muerte unívoco e indivisible, en el que hombre y toro, una vez que se enfrentan, no se separan hasta que uno de los dos es derrotado.
• Protestar contra el matador que, impotente frente a las dificultades que le presenta el toro, abre las manos y pide comprensión (hasta compasión) para un problema que no puede resolver.
• Protestar también contra el matador que luego de lograr buena estocada pega saltos como si hubiera metido un gol.

 
   
 
   
Isidro González 25/05/2007  
 
Señor Marcet, su artículo debería figurar ya en todas las tauromaquias y libros de ayuda al profano a entender el toreo. Así como en gran 'poster' enmarcado en un sitio visible en los pasillos de la plaza, y por supuesto en el lugar de presidencia de la misma. Gracias por poner tan necesarios puntos en tantas íes.
 
   
Wily Torres 14/04/2007  
 
En hora buena sr. buen articulo completo.es bueno resaltar que la autoridad es la que permite que se violen los reglamentos. los aficionados tenemos que defender esta fiesta para que perdure por siempre.!olê tijuana! por ese ejemplo clamoroso.
 
   
Carlos Marcet 23/03/2007  
 
Realmente la felicitación va, no por lo bien logrado y armado del articulo, sino por la constante dedicación a lograr la recuperación de la fiesta, atacando aquellos vicios que con el pasar de los años han ido haciendose costumbre, no desfallescas en ese intento la historia sabra reconocertelo!!!
 
   
Tomas Atilano 22/03/2007  
 
Extraordinario artículo en todos sus conceptos, ¡Felicidades!, sólo hay que recordar que en la plaza también hay villamelones, público ocasional y paleros, a todos éstos personajes va ser imposible eliminarlos de las plazas de toros, y siempre habrá quién aplauda lo que no es aplaudible. Todos los aficionados tenemos que aplicarnos para lograr darle fuste a nuestra vilipendiada fiesta.
 
   
Jose Marcet 21/03/2007  
 
Fernando, no queda más que decir, el artículo es completo, excelentemente relatado y detallado, sin obviar ningún detalle. Felicitaciones! Pp
 
   
Max Cisbano 21/03/2007  
 
D' accordo in tutto
 
   
Pedro Abad-Schuster 20/03/2007  
 
Castigar severamente al picador que no pique en el morrillo, tanto y más a quien practique la carioca, el metisaca y el barreneo; así como al matador a quien sirve y obedece. QUE MARAVILLA. Deberia ser una suma monetaria muy alta.
 
   
Alejandro Tellez 20/03/2007  
 
este hecho acontecido en tijuana, es digno de darlo ha conocer. enhorabuena SR. MARCET..-
 
   
Ramón Estrada 20/03/2007  
 
Sr. Marcet extraordinario artículo. Solo falta mencionar que las autoridades que acepten el novillo por toro es necesario que vayan a la carcel y desde ahi que mediten el gran fraude que han autorizado.
 
 
  haznos tu página de inicio   
 
LA OPORTUNIDAD
PROTAGONISMO PARA LIMA
JUAN MORA: ARTE PURO
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LA OPORTUNIDAD
PROTAGONISMO PARA LIMA
JUAN MORA: ARTE PURO
 
DAVID ESTEVE: LA OTRA CARA DE LA FIESTA
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
EXPOSICIÓN RETRATOS TAURINOS DE BERNAR
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
DAVID ESTEVE: LA OTRA CARA DE LA FIESTA
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
EXPOSICIÓN RETRATOS TAURINOS DE BERNAR
 
LA TEMPORADA ESPAÑOLA VISTA POR LA RED (3ª Parte) /
QUE MAS DECIR /
GOBERNADOR TONY GALI, DEVUÉLVANOS EL RELICARIO /
Op. / Colombia
Op. / Venezuela
Op. / México
LA TEMPORADA ESPAÑOLA VISTA POR LA RED (3ª ...
QUE MAS DECIR
GOBERNADOR TONY GALI, DEVUÉLVANOS EL ...
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.