inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 
Gracias por seguir con nosotros

Antolín Castro  
  España [ 26/10/2006 ]  
ESPLÁ ESCRIBE

No deja de sorprender el torero alicantino. Ahora también escribe y se le entiende todo. Nos hacen llegar un artículo, escrito a modo de metáfora, que el torero-escritor ha parido en tiempo reciente. Decimos en tiempo reciente pues no le vemos escribiendo esto en tiempo pasado y mucho menos antes de la Feria de El Pilar. Tan inusitado y actual es el escrito que cedo de inmediato mi tribuna, -Tribuna Abierta está muy saturada con tanta colaboración ilustre- para que aparezcan sus letras cuanto antes y para conocimiento de los aficionados en general y lectores de OyT en particular. A continuación el artículo completo de Luis Francisco Esplá:

TÍTULO:  GASTRONOMÍA TAURINA

-¿Es usted el propietario del restaurante?

-Sí, el propietario y el chef. ¿Dígame, en que puedo servirlo?

-Verá: Soy el Delegado Gubernativo Gastronómico. Vengo para efectuar el reconocimiento.
 Veamos: ¿Qué tiene hoy en la carta?

-De primero hemos elaborado un melón relleno de coquinas de la marisma en cóctel. Es un plato muy ligerito y fresco…

- A ver ,  a ver. Muéstreme esos melones.

-¡Voilà! Los auténticos  “Cantaloup”, un primor de textura y aroma.

-¿Se burla usted de mí? ¿O pretende hacerme creer que esta miseria de melón puede dar el calibre mínimo?
Y no me venga ahora con lo del plato de entrada, que ésa ya me la conozco… ¡Me la sé de memoria!
Con estos meloncillos en realidad, ustedes, cocineros, y, por supuesto, propietarios, lo que pretenden es tomarle el pelo al cliente. ¿Lo quiere más claro? Pero afortunadamente aquí esta la autoridad y el reglamento para defender los intereses de éste.
De momento: ¡Fuera! Le desecho esta mierda de melón, francés para más INRI,  y en su lugar me pone esta sandia. Y puestos a cambiar, también esa miseria de coquinas.
Por tanto, de primero, ¡sandía a reventar de mejillones en cóctel!

-Señor Delegado,  eso no hay quien se lo coma…

-Eso a mí me importa un pepino. Yo vengo a hacer cumplir el reglamento. De modo que o la sandía de dos kilos con mejillones o le suspendo la jornada. Usted verá…

-¿…?

-Y ahora, vamos con el segundo plato.

-De segundo me he esmerado preparando unas codornices al vi…

-¡Alto! ¡Alto! ¿No serán éstas las codornices?

-Pues… Sí. Éstas. Aprovechando la abertura de la media veda he podido conseguir un par de docenas de estas codiciadas avecillas, para deleite de mis mejores clientes.

- Avecillas, ¿eh? Me parece que el único pájaro  aquí es usted. ¿O también pretende que vea en estos desplumados cadáveres la mínima presentación requerida?

-Le recuerdo señor Delegado Gubernativo de Gastronomía, que la caza tiene siempre este aspecto. Mas todo queda sobradamente compensado con el intenso sabor a monte de estas carnes, así como la profusión de aliños que admiten. Un regalo para el paladar.

-¡Paladar! ¡Paladar! ¡Para-dar estoy yo aquí! Para dar, y para evitar atropellos con el rollete este del arte culinario y los mil y un sabores.
De momento, las codornices desechadas. Y en su lugar me pone este suculento pollo.

-¡Por Dios! ¿Cómo voy a trocar ave salvaje por ave de corral?

-Ése es su problema. Cabree al pollo antes de servirlo, es lo único que se me ocurre. Además, cómo pretende comparar la albura y tersura de este animal, que incita más a la caricia que a la gula con sus desaliñadas gallináceas. Imaginación y recursos es lo que a ustedes, los cocineros modernos, les falta. Con salsas arreglaban aquellos antiguos jefes de cocina todo.  ¡Salsa! ¡Salsa! Que todo lo tapa.
Y, una vez solucionado lo del segundo plato, pasemos al tercero.

-Ya ni sé… ¡Ah, sí! De tercero dorada salvaje al azafrán con…

-¡Pare! ¡Pare! Vamos a ver antes de nada la dorada…

-Aquí está. De Altea viene. Mire, mire.  Todavía se mueve. ¿La quiere más fresca?

-Sí, no dudo.  Fresca, lo que se dice fresca, está, pero… ¡Hijo mío, esto no lo puedo consentir! ¿Cómo voy a aprobar esta dorada? Si no llega ni al cuarto de kilo.
Mire, éstas las devuelve a su Altea natal y me mete estas otras.

-¡Pero si éstas son de piscifactoría! ¿Cómo puedo hacerle entender algo tan sencillo y necesario como es lo del matiz organoléptico en este negocio de la restauración?  ¿Y que nada tiene que ver un pescado salvaje con el de criadero?

-Acérquese y vea, vea la diferencia. Ahí la tiene: un kilo de dorada diciendo “cómeme”. Mire, eso es trapío. Observe lo exagerado y punzante de su dentadura. Esto es un pescado serio y no la “cutimaña” que nos tenía encerrada…
 
-Reconozco que es espectacular. Pero poco puede importar toda esta apariencia, si al final no sabe a nada…

-Y a mi qué coño me importa el deleite. Yo estoy en esta cocina para velar por los sagrados intereses de los comensales, y dado que esas tonterías con las cuales los cocineros pretenden embaucar al personal no son ni serán jamás mensurables u objetivas, el reglamento cifra las garantías en aquello que el metro pueda medir y la báscula garantizar.

-Perdone señor Delegado.  Si no es indiscreta la pregunta, me podría decir en que trabajaba antes.

-Antes de ser Delegado Gubernativo Gastronómico fui presidente de la plaza de toros de mi pueblo…

-¿Ah…?

-Y, mientras presidí, aquello fue un ejemplo de orden y respeto. Me encargué personalmente de que ningún taurino metiese el hocico en la confección de los carteles. La comisión municipal, aconsejada por mí, recalaba en aquellas ganaderías donde el toro además de ser el más grande, era siempre el más barato. Y como las figuras reclaman unos honorarios tan desorbitados por despachar los toros que tan escrupulosamente habíamos reseñado, también conseguimos economizar un montón de aquellos duros, contratando jovencitos ávidos de triunfos.

¿Y…?

-Aquella plaza jamás saldará la deuda que tiene contraída conmigo. Pues me encargué, como le he dicho, primero de buscarles el toro más grande y barato de España; después, los toreros más modestos y dispuestos del escalafón a precio de saldo, y por último, yo, yo personalmente desde el palco, los defendí de su propia ignorancia, de su absurda generosidad, de su falta de rigor, de sus pueriles demostraciones de entusiasmo, de sus contagiosas muestras de emoción.
¡Yo! ¡Yo solo! Reglamento en mano, puse al nivel de las grandes aficiones a la de mi pueblo… ¿Y sabe lo único que sabía decir aquella turba pueblerina?: ¡QUÉ ABURRIMIENTO DE CORRIDAS!

-Creo que eso será lo que oiga hoy en el restaurante… En fin: que el reglamento nos ampare.

Luis Francisco Esplá - Torero

Apreciamos su estilo literario, pero queremos valorar y analizar mucho más el fondo de la metáfora utilizada. Como en Opinionytoros cuantos escribimos nos sometemos a los comentarios de los lectores, cada uno de ustedes tendrá ocasión de comentar su gran escrito, pero me voy a permitir primeramente hacer el mío:

Si no lo veo no lo creo. Esplá renegando de su historia, de su filosofía, de sus declaraciones todas. Ahora sabemos que el sueño de su vida era torear en todas las ferias el “toro artista”. Su noviazgo con el hierro de Victorino y otras corridas serias, fue sólo un apaño del que ha obtenido pingues beneficios, pero que en realidad lo ha hecho a regañadientes. El adalid de la defensa del toro en su integridad se permite ahora ironizar sobre el reglamento y sobre aquellos que tienen la responsabilidad y obligación de hacerlo cumplir. Por si fuera poco, da por sentado que quienes desde esa responsabilidad han entendido siempre que hay que defender al público lo hacen, en la práctica, destrozando y perjudicando los intereses de los mismos.

Toda una lección, a toro pasado, de sinceridad para con la fiesta, que coincide poco con la que ha vivido y defendido públicamente. Malparados salen aquellos que siempre le defendieron, pero creo que es peor que se suba al carro de los que siempre le denostaron. Debe ser cierto el rumor de su retirada y como esto “es para listos” pues querrá buscar la atención del personal en otros terrenos. Lo dijo siempre él: en la lidia son muy importantes los terrenos. Debe ser eso, cuestión de terrenos, ¿y de coherencia?.

*Artículo escrito por L.F. Esplá correspondiendo a la invitación de escribir un tema de libre elección, hecha por Tomás Entero, S.L., quien nos lo ha hecho público.

 
   
 
   
Lorenzo. Garza 31/10/2006  
 
Mal torero. Peor companero. Para modesto el por mal profesional con capa y muleta. Mal final de cara al aficionado del maestro del "regate"
 
   
Antonio Fernandez Villamea 30/10/2006  
 
El Sr. Diego AStilano esta en lo cierto.Nos gustara o no lo que escribe Espla pero el puedo hacerlo,se lo ha ganado. Por otro lado si se reflexiona el no dice ninguna tonteria. La mayoria de las corridas son aburridas?sí.Los toros stan sacados de tipo?síLa mayoria de loos presidentes son unos protagonistas?Sí Sí Sí
 
   
José Luis Bautista 28/10/2006  
 
Enhorabuena señor Antolín por su réplica tan ecuánime. No se le olvide que “se torea como se es”, Esplá basa su tauromaquia en las piernas, aquí y allí, es decir de recursos, con todos mis respetos porque es un torero que debe ser respetado por su trayectoria. Quizás hoy quiera congraciarse con el mundillo taurino para asegurar la posible carrera de su hijo.
 
   
Victor Dorado 27/10/2006  
 
Que curioso! Gracias Sr. Antolin por dejar patente la incompetencia profesional y de maestro de alguien que quiso vender la moto del buen hacer. A mi desde luego nunca me vendio nada. Pues que escriba a partir de ahora..!
 
   
Boris Burillo 27/10/2006  
 
pues si la verdad,por que cuando el engominado salia diciendo "las valientes declaraciones de Espla" buf lagarto lagarto.Mira que no tener cullons para asumir una pequeña derrota....en Saraguasa
 
   
Silas Jandeiro 27/10/2006  
 
Muchas pretensiones y poca calidad. Lo tuyo es otra cosa. Además de que te desvías de la realidad, lo peor es que tú lo sabes. Se palpa ostensiblemente que pretendes en un futuro hacer otro tipo de lidia en otros terrenos, enfrentándote con los que han estado siempre a tu lado, y alineándote con los que a partir de ahora te van a interesar. ¡Qué desencanto! ¡Qué pena das!
 
   
Antonio Casas 26/10/2006  
 
Como se dice a los mansos "cantó la gallina". Penoso descubrir el Esplá que lleva dentro. Y más triste ver el papel que asigna a veterinarios y presidentes. Muy duro. Sólo la prosa le ha salido bien, el resto para que muchos echemos de menos a su hermano; J. A. hacía "cosas" a los toros comerciales. Tampoco buen compañero con los "modestos a precio de saldo", ni "respeto" al aficionado. Una joya.
 
   
Jonas Jimenez 26/10/2006  
 
Decepcionante Esplá al que habría que recordarle que es quien es gracias al toro-toro, ya que con la babosa nada dice. Vamos a tener que pensar que, sin negarle su condición de buen lidiador, está en contra de lo que quiere el autentico aficionado, es decir el toro encastado y con trapio . ¿Que hubiera sido de él sin la famosa corrida de Victorino? Tal vez se hubiera quedado en un buen subalterno.
 
   
Diego Atilano 26/10/2006  
 
Creo que Esplá tiene el derecho de expresarse como todos, sobre todo viniendo de alguién que lleva muchos años jugándose la vida frente a toros que no quieren ver las figuras. Cualquier otro torero hubiera mandado firmar el escrito por su periodista preferido y todos tan tranquilos, por lo menos el señor dio la cara. No se puede tachar toda una trayectoria por una declaración o una metáfora.
 
   
Pedro Garcia 26/10/2006  
 
debe ser eso...los terrenos. Es inexplicable este "giro" de Esplá y es penoso después de su trayectoria. Por cierto los muy entendidos aficionados de Zaragoza parece que "vieron otra cosa" muy diferente a una mansada especialmente el toro lidiado en 4º lugar.
 
   
Ramón Estrada 26/10/2006  
 
Vaya defensor me salió de los intereses del publico Sr. Espla, cuando en Zaragoza despotrico contra los aficionados de manera irreverente.Sin los Victorinos y sin el reconocimiento del respetable Ud, como torero no sería nadie. Mejor cómase todo su menú, así mantendría sus manos y su boca ocupada. el retiro lo espera. sin lugar a dudas solo se le recordará como un gran lidiador.
 
   
Miguel Ángel Sanz 26/10/2006  
 
Los del 7 llevan dos años tragándose en Madrid novillos mal presentados, sólo porque llevan tatuada la A coronada. Nadie pone en duda el mériro del paleto, pero al pan, pan y al (quite) vino siempre Esplá. Zaragoza: mansada infumable que recibió aplausos de malos aficionados.
 
   
Antonio Calvo 26/10/2006  
 
Qué cara salir ahora con estas. Qué piensan ahora los del 7 que le tenían como el defensor de la autenticidad? No soy de Madrid, pero como si lo fuera: Esplá mentiroso. Claro que como es tan teatrero lo mismo sale diciendo que es un guión para el cine, donde todavía no ha metido la cuchara. Oportunista y mentiroso. Si lo hubiera escrito otro... No hace falta la plataforma, que se cierre la fiesta.
 
 
  haznos tu página de inicio   
 
EL FINAL DE UNA ETAPA
LLEGAMOS A DONDE QUISIMOS. PUNTO Y SEGUIDO
ETERNAMENTE… GRACIAS
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
EL FINAL DE UNA ETAPA
LLEGAMOS A DONDE QUISIMOS. PUNTO Y SEGUIDO
ETERNAMENTE… GRACIAS
 
D. MÁXIMO GARCÍA PADRÓS: El Ángel de la Guarda de los toreros
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LA FERIA QUE LO CAMBIA TODO
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
D. MÁXIMO GARCÍA PADRÓS: El Ángel de la ...
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LA FERIA QUE LO CAMBIA TODO
 
TOROS EN QUITO: DE MAL EN PEOR /
UNA ETAPA MÁS /
NO VALE RENDIRSE /
Op. / Ecuador
Op. / España
Op. / Venezuela
TOROS EN QUITO: DE MAL EN PEOR
UNA ETAPA MÁS
NO VALE RENDIRSE
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.
Antolín Castro Luis Pla Ventura