inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Fernando Marcet  
  Perú [ 08/06/2006 ]  
TERCIO DE VARAS III

La fuerza de la costumbre va marcando, con fuego, vicios que, llegados y admitidos en la fiesta, echan raíces y se quedan para siempre. Así vemos que un buen sector del público, muchas veces mayoría, aplaude lo que debería pitar. En la última feria de Sevilla aplaudió fuertemente a un picador que ejecutó la suerte de varas en forma correcta, como pocas, poquísimas veces la vemos hacer: tirando la vara y deteniendo al toro lejos de su cabalgadura durante algunos segundos, antes que llegara al peto. ¡Bien por eso! Pero… picó trasero y eso es muy malo. El puyazo trasero es a la suerte de varas lo que el bajonazo a la suerte suprema.

¿Dónde debe picarse al toro?
En el morrillo que es la parte voluminosa y destacada del animal, comprendida entre la nuca y la cruz. No es la cruz, está delante de la cruz. En la cruz, agujas, hoyo de las agujas, rubios o péndolas se da la estocada pero el puyazo debe darse en el morrillo, cerviguillo o pelota de la res. El morrillo está conformado por una gruesa masa muscular –trapecio y romboide- que separa suficientemente su superficie de la espina dorsal, donde la puya difícilmente llegará para producirle daño grave al animal (ver el dibujo que ilustra esta nota). No ocurre lo mismo con el puyazo trasero que hiere donde la estructura ósea está a flor de piel y la espina dorsal como los órganos vitales dentro de la cavidad torácica –en particular los pulmones- son fácilmente, y con frecuencia, alcanzados y dañados por la puya. No es de sorprender entonces, que luego de esta mala práctica el burel salga del caballo descangayado, doblando las manos. El descordado, la falta de aire -el toro se ahoga y abre la boca- y aún la muerte, como ha ocurrido con toros indultados, son algunas de las consecuencias del puyazo trasero. No lo aplauda. Pítelo. El puyazo en el morrillo –mejor si es un poco delantero- ahorma la cabeza del toro y lo hace humillar, el que se da trasero, aparte del daño que le puede causar, descompone y levanta la cabeza del toro.

Con la importancia que tiene el sitio donde se pica, los vigentes reglamentos taurinos de España y cualquier país taurófilo, nada dicen al respecto, sin embargo, en los de otras épocas si lo mencionaban. Así en el de Madrid de 1880 se lee: “Picarán en orden riguroso y en el sitio que el arte exige, esto es, en el morrillo”. En el de Sevilla de 1896: “Art.38.- Picarán los toros en el morrillo y cuando lo hagan fuera de este sitio, la Presidencia, oyendo al primer espada, calificará si merecen o no pena los que así lo efectúen.”

¿Cuántos puyazos deben darse a un toro?
"Los que necesite", es la frase hecha a la que recurren muchos “entendidos” para eludir la pregunta. La he escuchado muchas veces. "Los que necesite", suena a dogma o axioma que no necesita demostración ni admite repregunta pero en realidad no es una respuesta que satisfaga a nadie. Si tenemos claro el porqué es necesario el tercio de varas, explicado en el primer capítulo de esta serie, tendremos la respuesta a la incómoda pregunta. Para graficarlo mejor podemos decir que si la tienta de hembras es el examen de ingreso de la becerra para formar parte del grupo de vacas madres de las que dependerá el futuro de la ganadería, la corrida es el examen final del toro bravo, dentro del cual la suerte de varas es la parte más dura de la prueba. ¿Cuántos puyazos deben dársele? Igual que en la tienta de hembras, los que esté dispuesto a soportar pero nunca menos de tres porque, no me cansaré de repetirlo: Al primer puyazo van todos los toros; al segundo los bravos y los tontos; al tercer puyazo sólo los bravos. Estamos hablando, claro está, de puyazos normales: breves, sin permitir el romaneo al caballo que lo destronca, sólo con el acero sin meter las cuerdas y sin hacer uso de vedadas prácticas como la carioca, el metisaca y el barreneo.

Si la suerte de varas se realizara como se practica la tienta de hembras, con la sola diferencia del mayor tamaño de la pirámide de acero, sería realmente algo bello porque bella es la bravura del toro que se crece al castigo, repite y busca pelea con quien lo mortifica y hiere. Entre los aficionados que comentaron mi artículo Tienta de hembras existen quienes expresaron su deseo vivir una experiencia similar a la allí descrita y no debería ser así porque la corrida de toros a la que suelen asistir es por antonomasia el máximo espectáculo del toro bravo y el tercio de varas el momento en el que se luce el animal adulto en todo su esplendor. Frente a ello, cualquier prueba de campo como la tienta de hembras jóvenes, becerras de apenas dos o tres años es un pálido reflejo de lo que se espera harán sus crías algún día, cuando enfrenten la muerte en la plaza. Es lo que piensa y desea el ganadero. Es lo que piensa y desea el aficionado.

Desgraciadamente tales deseos no se cumplen porque la deformación del tercio de varas ha convertido el momento sublime de apreciar la calidad y verdad del toro –no digo ya si es manso o bravo- en acto grotesco que envilece a quien lo ejecuta y repugna a quien lo presencia.

El número de puyazos ha ido disminuyendo en el tiempo y en cada nuevo reglamento el mínimo exigido ha sido menor. El primer ensayo de reglamentación que se conoce es el de Melchor Ordóñez en 1847. Allí se establece: "Habrá en la plaza tres picadores montados, si éstos dejasen de obligar al toro para que entre a la garrocha, por cada vez que falten a sus deberes sufrirán la multa de 100 reales u ocho días de cárcel". La idea queda mucho más clara en el primer reglamento de 1852 realizado también por Melchor Ordóñez para la capital de España: “Los picadores deben obligar al toro para que entre a la suerte las más veces posibles, pero sin acosarlo, y no se permitirá capear a los toros mientras se estén picando.” En el reglamento de 1917 el mínimo de puyazos se redujo a cuatro en el de 1962 a tres y en el de 1992 a dos en plazas de primera y uno en las demás.

El suprimir los tres puyazos obligatorios fue un error grave de quienes hicieron el reglamento de 1992 que ha mandado al traste el propósito bello de la suerte de varas, cual es, apreciar la bravura y calidades del toro. Hoy la suerte se aplica con el único propósito de castigar al toro de acuerdo a los deseos de su matador, quien exige un oponente disminuido en poder y fuerza ante el cual pueda hacer gala de su propio “valor” y, si aún queda toro para ello, lucir su toreo de salón. Para tal cosa, el picador no necesita más de una reunión en la que, teniendo al toro debajo empujando su  cabalgadura blindada, puede picarlo de arriba abajo tantas veces como quiera, aplicando el indigno metisaca en el que muchos varilargueros son expertos y semejan verdaderas máquinas de coser. Con la simple técnica de contar las veces que el picador sube y baja el codo en una reunión, he llegado a contar hasta treinta y dos puyazos, en uno. De ese primer super puyazo lo frecuente es que el toro salga desconchinflado y que el segundo sea sólo teatro para "cumplir" con el reglamento, cuando de plazas de primera se trata.

 
   
 
   
jose hurtado 27/08/2006  
 
saludos amigo marcet por tus conmetarios en esta colubna de aponinion sobre lo que pasa en el peru y sus tenporada de acho,creo que los carteles de esta temporada esta interesantes,van las prinsipales figuras de espàña y el fenomeno de talavante,faltando el arte de marante en su etapa mascuajada de ertista pero son muy buenos los toreros de este año de lima saludos del chelin
 
   
Carlos Marcet 12/06/2006  
 
Gran verdad y expresada tan puramente parece increible que no se defienda la pureza y la importancia de hacer bien las cosas y se vaya permitiendo, mas por costumbre que por convicción, la perdida de la esencia misma de la fiesta. Un gran saludo pòr un maravilloso articulo.
 
   
Alejandro Tellez 10/06/2006  
 
enhorabuena.-
 
   
Laura Gamarra 09/06/2006  
 
Muchas gracias por ilustrarnos en este tema al que a veces no se le da la importancia que tiene. Si se obligaran los 3 puyazos y los picadores barrenan, matarían al toro, por eso también se debe exigir que multen al picador.
 
   
Max Cisbano 09/06/2006  
 
Tambien yo,desde hace un ano,decir este a TOROS Y TOREROS y en OPINION Y TOROS ! Gracias !
 
 
  haznos tu página de inicio   
 
MORANTE Y LA PICASSIANA
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
MORANTE Y LA PICASSIANA
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
 
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
PARENTIS: Última frontera de la autenticidad
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
PARENTIS: Última frontera de la autenticidad
 
DE LO QUE TODOS OPINAMOS /
IVÁN, CHRISTIAN /
PALABRAS DE CORAZÓN /
Op. / Colombia
Op. / Francia
Op. / México
DE LO QUE TODOS OPINAMOS
IVÁN, CHRISTIAN
PALABRAS DE CORAZÓN
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.