inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Fernando Marcet  
  Perú [ 26/04/2006 ]  
TIENTA DE HEMBRAS

Quien no ha presenciado una tienta de hembras debería buscar la ocasión para ser invitado a una porque en ella, en un solo día, aprenderá del toro bravo mucho más que en muchos años asistiendo a corridas de toros.

Advierto que conseguir tal invitación no es fácil pues los ganaderos son celosos de su trabajo campero y toda persona extraña estorba. Más aún si se trata de la delicada labor de selección de los vientres que han de engendrar, literalmente, el futuro de la ganadería. Difícil, pero no imposible conseguir tal invitación. Sin embargo, el así privilegiado deberá comprometerse a cumplir las severas reglas de conducta que le impondrá el ganadero, y que lo convertirá en una especie de extraterrestre silencioso, necesariamente mudo, discreto y preferentemente invisible.  No exagero, un ganadero serio trabaja concentrado en sus reses y lo menos que necesita es un curioso  mirando por sobre sus hombros. No digo siquiera que se atreva a opinar o discutir sus decisiones, lo que sería una impertinencia inadmisible.

Es necesario puntualizar que estoy hablando de tientas de trabajo no de aquellas que se realizan, para pasar un día entretenido cuando el ganadero suelta algunas vacas seleccionadas para el lucimiento de la figura invitada o del señoríto que quiere hacer sus pininos en el arte de Cúchares. En esas reuniones sociales, la preocupación de los numerosos invitados no está en los animales que se tientan sino en los personajes que han de torearlos, cuando no en los potajes y vinos que  han de servirse en el almuerzo.

Si en una corrida, el protagonismo corresponde a toro y torero, y una multitud es la que juzga el comportamiento de cada uno de ellos, en la tienta de hembras, la vedette es cada una de las vacas -de dos o tres años- que desfilan por el ruedo y a las cuales todos los toreros –sin lucimiento personal- están obligados a servir para hacer brillar sus calidades o descubrir sus defectos para que el ganadero -único espectador autorizado y con el poder de un emperador romano- emita opinión de suyo inapelable, según la cual la brcerra será seleccionada como madre de reses bravas o, a su tiempo, carne de camal.   

He asistido a muchas tientas de trabajo y de las otras, pero guardo especial recuerdo de una. Fue en el año 1972, en la ganadería de La Viña, al norte del Perú, dos años antes que el dictador Juan Velasco Alvarado despojara a los legítimos propietarios de  tierra y ganado para entregárselos a los trabajadores de la hacienda quienes, finalmente, mal la administraron, se comieron o vendieron el ganado de lidia, y llevaron la empresa a la ruina y total extinción.

Cuando visité La Viña, la delicada labor de preservar y desarrollar la ganadería estaba en manos de uno de los personajes taurinos que más sabe de estos asuntos en el Perú: Amado Lora, quien, según lo informado por uno de sus hijos, sigue viviendo en Chiclayo y, a los 84 años de edad, goza de buena salud. Los profesionales que intervinieron en aquella tienta fueron los matadores de toros Daniel Palomino, Andrés Alfaro y Rafael Puga, quien al año siguiente ganó el Escapulario de Oro de la feria del Señor de los Milagros 1973. Como picador -hombre importantísimo en la tienta- Juan Manuel Díaz (padre)

Han pasado 34 años de aquella experiencia pero los momentos que entonces viví y las cosas que aprendí en esos cuatro días de trabajo, en los que se tentaron 60 vacas y dos sementales, no se han borrado de mi mente. Cada jornada tomaba, en promedio, ocho horas -sin interrupción- y se desarrollaba más o menos así: A las 7:30 AM estábamos todos en la placita de tientas y cada uno tomaba su lugar en los burladeros. Yo, de acuerdo a lo recomendado, ubicaba en uno que no estorbase la acción de los toreros. En el ruedo, frente a la puerta de salida, estaba el picador. Sobre el muro  una decena de jóvenes y niños –abrazados a su muleta- en perfecto silencio. Todo preparado en los corrales. Amado Lora decía: “¡A taparse!” y todos, excepto el picador, desapecíamos tras los burladeros. La inmovilidad era total. Mis ojos apenas asoman sobre la valla, sabía que si distraía la atención de la vaca  próxima a salir podría estropear la prueba. A la voz de “¡Puerta!”  se abría el toril y aparecía la becerra. El picador al frente, permanecía inmóvil. Desde el momento que la vaca pisaba el ruedo empezaba a ser evaluada por el ganadero. Una, con andar cansino, salía como si no importara mucho lo que la rodeaba, otra, por el contrario, lo hacía muy atenta a lo que sucedía en su entorno. Todo quieto. El picador empieza a mover la cabalgadura para llamar su atención y la becerra se arranca y embiste –aunque no falta aquella que se asusta y retrocede. Al recibir el picotón –con una puya no mayor de centímetro y medio de altura- la vaca insiste y recarga, o sale huyendo. Si recarga, el matador de turno, capote en mano, sale de inmediato para sacarla del caballo y ponerla nuevamente en suerte. Alguna no regresa por más y mira al caballo como al diablo. Otra lo hace por segunda vez, pero no vuelve por la tercera. Alguna aguanta cuatro y cinco puyazos, y otra ocho y diez. ¡Bravura comprobada!

En otros tiempos la prueba de la pica era suficiente para calificar y aprobar vacas bravas pero, luego, las figuras exigieron al ganadero –bajo amenaza de no torear sus toros que no fueran sino dulces y descafeinados- realizar la selección buscando insuflar en sus pupilos nobleza y buen son que permitiera el lucimiento del torero. Con ello se asestó a la fiesta la puñalada mortal  que habría de quitarle  emoción y verdad. Nació entonces el toro “artista”, que no es  otro que un bobalicón que no se cansa de embestir, y ante el cual, los llamados matadores de toros, componen la figura y hacen como que torean repitiendo faenas ensayadas frente al espejo y que suelen culminar con estocadas defectuosas que la prensa asalariada se encarga de justificar, entre otras necedades, con aquello que “habrían merecido trofeos si los aceros no le hubieran hecho una mala pasada”. Burla total.

Es por ello que todas las becerras, aún aquellas de bravura comprobada en la pica, debían pasar por el examen de muleta en la que Palomino, Alfaro y Puga ponían lo mejor de sí para mostrar las calidades de cada becerra, en su embestida. Bravas y con buen son, unas. Bravas y con embestida descompuesta, otras. Unas embestían sin cansarse. Otras, al cuarto muletazo se paraban. Había las que acudían citándolas de lejos y las que, en corto, no se arrancaban. Mil variantes que Amado Lora debía evaluar hasta que llegaba el momento en el que decía: “¡Vista!”, dando por terminado el examen y la parte formal de la tienta. Era entonces cuando se dirigía a los pacientes espontáneos que sentados en el muro esperaban con ansias la señal del ganadero que con el dedo índice le dijera “¡Tú!”, lo que tenía el efecto de ser el toque divino que lo hacía saltar como resorte para enfrentarse a la vaca imaginando era el toro soñado, en la misma Maestranza de Sevilla. Hubo momentos en que, ante una vaca realmente buena, el ganadero dijera “Voy” y cojeando -debido a un accidente que tuvo con un caballo- saliera a darle unos muletazos. ¡Aficionado a carta cabal!

Terminado el divertimento con la vaca, venía la parte crucial de la tienta: La decisión suprema del ganadero. Se lazaba la vaca por cuello y patas y se  la  tendía. Se le cortaban los pitones -señal  de haber sido tentada. Luego el mayoral levantaba la cola de la res y, mirando al sumo pontífice, esperaba su señal. Un gesto de manos de Lora indicaba si la res debía conservar la cola, signo inequívoco que había sido seleccionada como madre, o debía ser cortada, sellando su destino al camal.

Aquella experiencia fue extraordinaria y aprendí  cosas  con relación al toro bravo y la pica, que me dieron argumento suficiente para exigir que, contrariamente a lo que establece el reglamento taurino español y la mayoría de los reglamentos hispanoamericanos actuales, el mínimo de puyazos que debe recibir un toro de lidia en una plaza, para apreciar su condición de bravura, no pueden ser menos de tres;  la razón:

• Al primer puyazo van todos los toros.
• AL segundo puyazo, los bravos y los tontos.
• Al tercer puyazo, sólo los bravos.

Fue  también cuando me quedó  claro que los intereses del ganadero coinciden con los de los aficionados, quienes con nuestro dinero solventamos la fiesta y exigimos el toro íntegro que muestre su bravura en la suerte de varas pero sin ser descalabrado en ella, para que llegue a enfrentar dignamente la faena de muleta y la suerte suprema sin mostrar el triste espectáculo –tan común hoy en día- del inválido que lastimosamente pide la muerte.

 
   
 
   
Veronica Haydee Gonzalez 06/03/2008  
 
Me encanto la forma de traducir las tientas,es una manera de aprender y conocer.
 
   
Max Cisbano 18/05/2006  
 
un PICADOR que permite al toro de cojer al caballo no es bueno, porque no difende su cavalcadura.Tercio de varas al centro del ruedo y al menos dos diversos puyazos a dos diversos caballos . Pero mejos tres puyazos
 
   
Luis Guillermo Deza 28/04/2006  
 
Fernando tu Narracion nos lleva a Imaginar nuestra Presencia en esas Tientas...Deseo Poder Participar en ellas...Espero que algun dia los Picadores Entiendan cual es la finalidad de la Pica...Felicitaciones
 
   
Carlos Marcet 27/04/2006  
 
Experiencias como la narrada deben ser realmente profundas, tanto así que con la simple narracíón cada uno de nosostros nos hemos trasladado mentalmente a esa placita. Felicitaciones Fernando por esa capacidad. Quizas en algun momento logremos tener un Juez que enseñe con el cumplimiento de las tres varas
 
   
Jose Miguel Lecumberri 26/04/2006  
 
no cabe duda paisano que nuestra amada fiesta guarda tanto romanticismo tanto en el ruedo como tras bambalinas.enhorabuena por ese articulo
 
   
Luis Siabala 26/04/2006  
 
Buen artículo: con poco se otea el ambiente a tierra y estiércol, muguido, voces citando y ojo experto... la importancia de los tentaderos jamás será desdeñada incluso para esos toros artistas, malhaya su existencia...
 
   
Laura Gamarra 26/04/2006  
 
Felicitaciones señor Marcet con sus artículos siempre se aprende algo nuevo, ójala yo también tenga la suerte de asistir a un tentadero.
 
   
Alejandro Tellez 26/04/2006  
 
MARCET. con tus articulos. se aprende. enhorabuena
 
   
Antonio Casas 26/04/2006  
 
Bien Sr. Marcet. Buen artículo que completa y complementa el del Sr. Castro. Esta es la forma de exposición de motivos, razonada, que hace falta para asolerar a los aficionados. Dos hechos reales: la tienta y la corrida de ayer en Sevilla y entonces ya no preguntamos cómo eran los toros "artistas" de ayer, pues se sabe: eran tontos.
 
 
  haznos tu página de inicio   
 
MORANTE Y LA PICASSIANA
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
MORANTE Y LA PICASSIANA
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
 
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
PARENTIS: Última frontera de la autenticidad
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
PARENTIS: Última frontera de la autenticidad
 
DE LO QUE TODOS OPINAMOS /
IVÁN, CHRISTIAN /
PALABRAS DE CORAZÓN /
Op. / Colombia
Op. / Francia
Op. / México
DE LO QUE TODOS OPINAMOS
IVÁN, CHRISTIAN
PALABRAS DE CORAZÓN
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.