inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Antolín Castro  
  España [ 27/08/2000 ]  
RUIZ MIGUEL, VERSIÓN 2000

Hace nada, días, escribíamos en un artículo que sería conveniente que todos los toreros fueran al paro. Cuando menos que pararan. Que pararan en esa voracidad que imprimen a sus actuaciones, donde a falta de representar arte, es decir, EL TOREO, llenan sus cuentas corrientes y sus currículos a base de derechazos a destajo. A modo de ejemplo, decíamos que parar, retirarse, posar las esencias de su caudal artístico, suponía un seguro, un antídoto contra la monotonía, contra la vulgaridad. Al volver a actuar, al reaparecer, desaparecían por arte de magia –el toreo es la magia del arte- las prisas y la rutina, los sinónimos más acentuados de la vulgaridad.

Se llama Francisco, siempre se le ha conocido por Ruiz Miguel y en su amplísimo historial no se le conocía, a salvo cualquier excepción, por ser un paladín del bien torear. Han sido siempre reconocidos sus méritos de la entrega y el valor, mucho valor. No de aquel que se presupone al ejército, no, sino el fraguado en la más dilatada carrera junto y contra las ganaderías de más raigambre histórica, las de mejor y mayor leyenda. Esas, con las que las figuras suelen anunciarse una vez en sus vidas, por las que los ganaderos sufren un tira y afloja considerable en tan “memorable” ocasión, buscando en las fincas ejemplares que aporten al “fausto festejo” sólo el nombre de la ganadería. Parafraseando a la cantante Mari Trini, justamente, podría decir Ruiz Miguel: “ese no soy yo”. Las camadas enteras ha lidiado y matado este Torero, con mayúsculas, recogiendo más triunfos que fracasos, convirtiéndose, con ello, en un torero de leyenda, como las propias ganaderías.

Pero los símbolos de la modernidad, el 2000, el siglo XXI, la era de los móviles y de internet, en lugar de aportar al toreo más velocidad, como podía y es la realidad, en las manos de Ruiz Miguel nos han traído reposo y consiguientemente, calidad. Para quien esto escribe, es un placer plasmar por escrito esta satisfacción, nacida del convencimiento y la defensa personal de los valores auténticos del Arte de Torear. Añadida la doble satisfacción de hacer ciertos cuantos ensayos sobre la idea de “parar” a los toreros he venido defendiendo de siempre. Una vez más, se pone de manifiesto lo certero de mi afirmación. Existen dos fiestas antagónicas entre sí aunque mezcladas en la práctica: El Arte de Torear y las Fiestas Patronales. Cada cual ha de posicionarse y quedarse con aquella que más le llegue, que más le llene.

El arte, a la corta, tiene peor pago material, pero muchísimo más intenso y rico en cuanto a lo espiritual. A la larga, el arte posibilita el camino. Camino recorrido por múltiples generaciones en todas sus facetas. Decía Antonio Bienvenida que el arte del toreo, es aquello que se lleva uno después de la corrida. ¡Que razón tenía!. Vacío el bolsillo por el pago de la entrada, lleno el corazón y el espíritu por lo vivido. Y si tras el pago de la entrada, quedó dinero en el bolsillo, siempre podremos comer un buen rabo de toro estofado al día siguiente. Eso, siempre que el arte no se pague con aquello que nos hemos de comer.
 
Las fiestas patronales, tienen, dónde va a parar, efecto inmediato para los feriantes, incluidos los toreros. Los programas de fiestas recogen la celebración de corridas de toros, en muchísimos casos, sucedáneos de corridas de toros. Todos sus organizadores: coches de choque, caballitos, los tiovivos, churrerías, empresarios taurinos, etc., recogen una buena parte de los beneficios obtenidos en las respectivas recolecciones agrícolas por los lugareños, -así comenzaron las fiestas locales- que dan rienda suelta al gasto y al consumo, tanto para celebrar la cosecha como para dar un gusto y esparcimiento al cuerpo tan trabajado durante el año. De esas buenas gentes y de sus ganas de diversión viven los empresarios de las atracciones festeras, de esas mismas gentes viven los tunantes taurinos. No existe necesidad de dar ni rigor en los astados, ni seriedad y sensibilidad en su lidia y toreo. Con llenar la fecha en la agenda y llenar, también, el bolsillo tienen bastante. A este paso nuestra querida fiesta, ha de quedar en eso, una atracción más de la feria.

Ruiz Miguel con su reciente ejemplo, con su reaparición fugaz en San Sebastián, ha traspasado el umbral de lo material. ¡Y se ha notado!. Hoy, impensable cuando estaba en activo y reconocido por toda la crítica, hablamos de un torero pausado, con un saber estar y con la torería acumulada en el corazón artista, que sin duda posee y que seguramente poseyó siempre, pero que las prisas y la agenda llena de fiestas patronales impedía salir a la luz. Las orejas y los rabos los quería para sí y nos privaba de plato tan exquisito. Cuando pasan los años he oído decir a muchos matadores: ahora toreo para mí, refiriéndose a su espíritu y afición, pues en lo material no es que lo ganado lo donaran anteriormente a una ONG. Y, posiblemente, en esa interpretación se encuentran con el verdadero aficionado. ¿Para quién toreaban antes cuando acumulaban fechas, trofeos y dinero?. ¿Eran sólo una atracción –como los “caballitos”, un instrumento para ganar dinero- de la feria?. Seguramente.

 
 

 
   
  haznos tu página de inicio   
 
MORANTE Y LA PICASSIANA
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
MORANTE Y LA PICASSIANA
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
 
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
PARENTIS: Última frontera de la autenticidad
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
PARENTIS: Última frontera de la autenticidad
 
MARY CARMEN, LA PREGONERA /
DE LO QUE TODOS OPINAMOS /
IVÁN, CHRISTIAN /
Op. / México
Op. / Colombia
Op. / Francia
MARY CARMEN, LA PREGONERA
DE LO QUE TODOS OPINAMOS
IVÁN, CHRISTIAN
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.