inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Antolín Castro  
  España [ 15/05/2003 ]  
S.I.03 - GRACIAS A LAS ROSQUILLAS

Gracias a las rosquillas que trajiste, Chelo. Eran de gran calidad y mereció la pena acudir a la plaza. Sin ellas, no se qué habría pasado, pero su dulzor quitó o palió tanta amargura. Amargura que se encargó de ir amargando el Sr. Presidente, D. César Gómez. La feria, en cuanto a la amargura, tenía que empezar, y la empezó D. César. Menudo es el tal D. César.
Ya sabes, querida Chelo, que las corridas que se anuncian como dulzonas, a la postre, suelen ser las más amargas. Se ponen todos de acuerdo, y te amargan la tarde. De ahí, que fuera un acierto el hacerse con las ricas rosquillas del Santo Patrón. Te decía, que se ponen de acuerdo y si no, no es posible tanta coincidencia. Que se traigan toros tullidos y bobalicones, que los toreros se pongan en plan pegapasista tostón con las ruinas o tonticios de toros y que un presidente haga de Don Tancredo en el palco, todo junto, no hay quien lo aguante. Menuda amargura.
Este mismo cartel, el pasado año, resultó un gran acontecimiento. Luego, entonces, qué cambió. Para ver la diferencia, publicamos una buena parte de lo escrito el pasado año. Pasen y lean.
Seis toros con distintos comportamientos que aguantaron la lidia como corresponden a animales dotados de tanto poder. ¿O no están dotados?. Ni hizo falta que fueran de dulce ni artistas; ni que sirvieran o todo lo contrario. Eran toros en su máxima expresión, con todos los problemas propios de la especie. A los que hubo que hacer muy bien las cosas y lidiarlos en plenitud.
Nunca es tarde, si la dicha es buena. Para que salieran por el portón de cuadrillas, Toreros con mayúsculas, dicho en La Reserva del Toreo hace veinte años, -ahora seguro que lo dicen otros-. Llenaron el ruedo de entrega, pero no una entrega suicida o intrascendente, sino como el mecanismo indispensable para elaborar todas las suertes de la lidia. Querrán que les diga si vimos algo especial desde el punto de vista del toreo. Se lo diré: correr toros a una mano; chicuelinas... sí, sí pero de rodillas; gallear para llevar al caballo; verónicas rodilla en tierra; competencia en quites; todo tipo de suertes con las muletas; colocación en el ruedo; entrega absoluta a la hora de volcarse a matar;  tercio de varas con tres puyazos; pares de banderillas de todo tipo y condición: de poder a poder, al quiebro, al violín, a la moviola, al cuarteo, por los adentros, exponiendo un Potosí, etc., además de todo tipo de recortes y torería; en conjunto y en suma: armonía y respeto entre toreros y afición. Ni uno solo de los que estuvieron en la plaza, se le ocurrirá decir que no volverá más. Aunque, no crean, casi sería lo mejor; evitarían que les amarguen la vida muchas tardes de las que nos quedan, en las que aparecerán los que ustedes y nosotros sabemos, toros y toreros, y será un tostón.

Nunca es tarde, si la dicha es buena. Por ello se produjo la conjunción de toro y torero: un  precioso colorao de Carriquiri y un Antonio Ferrera pleno de entrega, valor, verdad y, en muchos momentos, hondura, calidad y pasión. Triunfo pleno para un torero bastante completoEl Fandi se vació en la tarde, retrotrayéndonos a un tiempo tan pasado que era difícil recordar. Fue tal su entrega que a uno se le escapa cuándo fue la última vez que vino a Madrid un torero tan dispuesto. Esplá, estuvo en Esplá en Madrid, con eso está dicho todo. Fundamentalmente, los jóvenes Ferrera y El Fandi tienen derecho a como se dice en el argot, funcionar;  pero ¡ojo! eso no puede ser a costa de cambiar ellos la forma de actuar de hoy. Hartos estamos que los elevados a los altares por Madrid, tiempo después digan que en esta plaza tiene perdido el rumbo su afición. Flaco favor a la fiesta vienen haciendo quienes eso dicen y flaco favor harían ellos dos si pasado un tiempo estuvieran en la otra acera. Si tienen dudas del comportamiento de Madrid en el futuro, bueno sería que le fueran preguntando, desde ya, a su compañero de terna en el día de ayer. Seguro que les da el consejo adecuado”.
 Pues bien, querida Chelo y queridos lectores, me he permitido subrayar algo de lo que escribí hace tan solo doce meses. De forma rotunda, afirmo, aseguro, que la afición no ha sido la que ha cambiado en un año. Los cambios de un año a otro, se operaron en el ruedo. Toros y toreros fueron distintos, pero no distintos simplemente por el comportamiento de unos toros imposibles, más bien al contrario, se encontraron con una corrida dulzona y bobalicona, con la que todo lo que se hacía perdía cualquier atisbo de emoción. Vaya Ferrera más diferente, vaya inválidos que le cupieron en suerte, ¿en suerte? o es que ya tiene tratamiento de figura. El comportamiento beodo de sus toros es propio y coincidente con figura en el redondel. El Fandi bulló, pero todo eso con la condición tontuna de sus oponentes no cala igual y menos en Madrid. Lo peor es que se creían que estaban bien y ese es el peor pecado, sinónimo de que ya pertenecen al montón de las figuras, menudo montón. El ganadero sabrá a qué se dedica desde que sus toros son estrellas, estrellas de estrellarse como los de esta corrida. Y D. César, otro estrellao. Pero para estrellarse, pueden estrellarse solos y no jugar con los derechos de la afición.
 Además, perdida la emoción, sus toreos son de muy baja calidad y un mucho de ventajista. En otras manos, tanta bondad, como los toros de Fandi, se hubiera convertido en arte. Otra dimensión del toreo, que ni por el forro había en la plaza. Lidiar tullidos e inválidos es un sopor, tenerlos en el ruedo, D. César, es tremendamente amargo. Gracias a las rosquillas del Santo. ¡Qué digo!, supieron tan dulces, que parecían de Dios.
 Disfruté mucho más, es evidente, con lo que vi y escribí el pasado año. Yo no he cambiado, doy fe, luego entonces, ya sabemos la canción: con este público dirán, ¡ahora!, no se puede venir a Madrid. Tienen razón, para venir así, mejor que no vengan. Una amargura menos, Chelo.

 
   
  haznos tu página de inicio   
 
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EL TORO DE REGALO
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EL TORO DE REGALO
 
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
 
MERECIDO Y… JUSTO /
PLACA CONMEMORATIVA /
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS /
Op. / Francia
Op. / México
Op. / Ecuador
MERECIDO Y… JUSTO
PLACA CONMEMORATIVA
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.