inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

Antolín Castro  
  España [ 04/07/2005 ]  
TODOS SOMOS UN POCO MARICONES

No es difícil llegar a esa conclusión hoy en día. Pero no confundamos el sentido de la frase de ese titular. No significa que todos tengamos algo que ver con la opción sexual, sino que de alguna manera vamos por la vida haciendo, lo que se ha venido llamando, vulgar y popularmente, mariconadas.

El protagonismo de los de la opción sexual, se ha convertido en primera plana de todos los medios en estos últimos días, por aquello de la rebuscada coincidencia de otorgarles ley con derechos de iguales en todo aún sin serlo (al margen derechos materiales), con la marcha programada para sentirse orgullosos de ser diferente, buscando ese coincidir para darle más bombo al asunto. ¿No querrán a estas alturas que nos creamos que ha sido casualidad que se programen esos dos actos en las mismas fechas fruto del destino?. Bueno, pues los de la opción sexual, imagino se podrá decir, son un poco maricones y a mucha honra, dirán ellos.

No quiero que este escrito sea lugar para enumerar si con razón o sin ella se les han concedido derechos que no le son atribuibles: véase, hacer de madre sin serlo, -suena a representación teatral- o padre siendo mujer, lo que se podría considerar una farsa, así como darles el carácter de pareja en igualdad de aquella otra cuyo patrimonio exclusivo les permite la reproducción (a salvo que los niños vengan otra vez de Paris, como se decía cuando la censurada sociedad carca y la Iglesia estaban en el armario) que sostiene la continuación de la especie. Otra contradicción con los afanes y desvelos que supone para muchos el esfuerzo por mantener determinadas especies animales, cuando a la especie humana se la da de lado tan ligera y groseramente. Todo esto y más se podría argumentar, pero necesitaría más espacio y hoy quiero hablar de lo maricones que somos todos.

Este gobierno son un poco maricones, pues cosas de mayor trascendencia y urgencia para resolver que el tema de los homosexuales, es legislar a favor de otros mucho más desfavorecidos de la sociedad como son los minusválidos, por ejemplo. Ellos si que necesitan leyes que eliminen barreras arquitectónicas y faciliten su incorporación al mundo laboral. Falta mucho por hacer y regular y esa sensibilidad no existe. ¿No me digan que eso no es una mariconada?.

Los homosexuales tienen acceso a todos los trabajos y, además, con preferencias; véase la televisión. Los minusválidos son un colectivo tan digno, o más, que los gays y para ellos no hay prisas en darles y resolverles sus necesidades, todo son trabas; pocos verán en la televisión. A eso si le que llamo yo ser ciudadanos de segunda, pero no arman lío ni salen en carrozas por las grandes avenidas facilitadas a tal efecto. Ellos tienen que conformarse con ir en sillas de ruedas y transitar con todos lo problemas e inconvenientes de los bordillos y las escaleras que con tanto ahínco les impiden ir tranquilos al cine o a trabajar. Otros inválidos de sentidos, como la vista, no pueden ni ver las orgullosas carrozas de los gays: eso es más grave y necesita que se aporten mejores soluciones para ellos. Pero no arman follón ni llevan plumas.

Maricones somos todos los que no somos capaces de revindicar esos y otros derechos de colectivos más oprimidos y desfavorecidos que los homosexuales. Una mariconada tras otra ofrecemos a nuestra infancia y juventud cuando permitimos se les ofrezca programas basura en la televisión y drogas en los colegios; eso sí que habría que legislar duro y con las mismas prisas para su protección.

Maricones somos por permitir que una banda terrorista nos tenga cogidos por el cuello mientras se mira para otro lado. Maricones por dejarnos dominar por toda clase de mariconadas que nos exigen y nos imponen grupos minoritarios independentistas para que claudiquemos. Algún día tendremos que salir con plumas o sin ellas a revindicar el día del Orgullo Español. Otra mariconada más es aquella que nos hace ser amigos de las dictaduras que persisten en el globo más cercano a nosotros por proximidad o lengua.

Por todo ello, presiento que somos todos un poco maricones y llegado a ese punto, los únicos que sintiéndose maricones han obtenido rédito de ello son los que se apellidan gays. Importante este asunto del apellido gay, pues con él se obtiene salvoconducto para dejar de ser maricón. Ahora sí que hay un amplio y mayoritario grupo: el de los que somos un poco maricones. En cuanto lo seamos un poco más, -casi ya- habrá que empezar a revindicar asuntos. Empecemos pronto.

  haznos tu página de inicio   
 
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EN AZPEITIA TODO ES POSIBLE
 
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
 
MERECIDO Y… JUSTO /
PLACA CONMEMORATIVA /
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS /
Op. / Francia
Op. / México
Op. / Ecuador
MERECIDO Y… JUSTO
PLACA CONMEMORATIVA
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.