inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 
 
19/03/2018
  (Ciudad de México) Estupendo festejo en la Plaza México. Francisco Martínez y José Sainz, los triunfadores
 
Firma: Jorge Eduardo
 
     
 

Tercera novillada, segunda con caballos de la Temporada Novilleril 2018 “Soñadores de Gloria”. En tarde-noche muy agradable, con una muy pobre entrada (menos de 2000 personas), saltaron ocho novillos al ruedo. Se lidiaron cinco del hierro titular de La Soledad, que se dejaron meter mano, aunque sin mucha emotividad. El segundo de la tarde fue premiado con arrastre lento. El quinto se descordó, y fue devuelto, lo mismo que el sustituto de Monte Caldera, que se despitorró. Finalmente se lidió un novillo deslucido y soso este hierro. Actuaron los siguientes novilleros:

Manuel Gutiérrez: pitos tras tres avisos, y palmas.

Francisco Martínez: oreja, y palmas tras dos avisos.

José Sainz: saludo en el tercio, y oreja.

Se guardó un minuto de aplausos en memoria del ganadero Cuco Peña, y la joven colega fotógrafa Daniela Magdaleno, fallecidos recientemente.


Martínez y Sainz llamaron la atención. Foto: @LaPlazaMexico

Un festejo sin perfección, pero con muchas emociones. ¿Qué más debería ser una novillada? Por lo menos en la Plaza México, no mucho más que un demostración de avances, de conceptos, de formas de entender el toreo, con la entrega propia de un chaval. Entrega que mete a los tendidos con los jóvenes toreros, y que crea emoción, pasión, y esperanza. Un espectáculo así conserva el nivel de exigencia propio de chavos que empiezan, y también la categoría de la plaza. En esta ocasión el embudo de Insurgentes censuró al prospecto con menos condiciones para hacer frente al compromiso, y recibió con alegría a los dos toreros más hechos. Los novillos de La Soledad permitieron una linda tarde con su movilidad y su nobleza, pero sin duda les faltó casta, acometividad, y bravura.

Manuel Gutiérrez firmó una actuación sin pies ni cabeza ante Ebanista, novillo emotivo y con movilidad, muy suelto de salida, que terminó fijándose en la muleta. Sin embargo, tenía cierta tendencia a recostarse y complicarle las cosas al novillero, que simplemente no tuvo forma de mandar y sobreponerse. Hacia el final de la lidia el morito desarrolló sentido definitivamente, y el hidrocálido optó por el recurso de hincarse e intentar las bernadinas, que nunca le salieron, pero que casi le cuestan dos percances serios. La rechifla fue más que generalizada en este momento, a diferencia del desastre con la espada, cuando la gente se mantuvo comprensiva mientras sonaban los avisos. Algunos pitos.

Lidiando al cuarto consiguió enderezar el rumbo un poco, con base en el valor que le desborda el cuerpo, y en quedarse firme y parado, y toreando por el lado derecho. El tendido le reconoció su voluntad de estar bien en su justa medida, considerado que hace falta mucho más que valor para sobresalir como torero. Esto contrasta fuertemente con la actitud del chico, que se jalea una enormidad cada tanda, provocando burla en los tendidos. Otros detalles poco toreros, como salir desmonterado a recibir al novillo (por condición médica que no fue anunciada a la concurrencia), y otros, configuran un panorama poco halagüeño. No obstante, el joven Gutiérrez logró sacar algún saldo a favor de lo que al principio pintaba para un naufragio.

La primera grata sorpresa de la tarde vino en cuanto Francisco Martínez se abrió de capa para recibir a Farolero –n. 347, 442 kg.– segundo de la tarde. Un buen manojo de verónicas y media con mucha planta de torero, de muy buena factura. La México tomó nota desde el principio y le empujó con alegría. En las banderillas gustó y lució, avivando la esperanza del aficionado. En el último tercio hizo las cosas muy bien, aunque un poco a menos en cuanto a la emoción se refiere, pero mostrando su solvencia técnica ante un toro poco emotivo. La faena calentó de nuevo con el cierre por bernadinas, rematado con una arrucina impresionante, y un estoconazo. Extraordinaria la suerte, que provocó que Farolero rodara sin puntilla. El arrastre lento, un poco exagerado.

Dos novillos, uno del hierro titular y otro de Monte Caldera, volvieron a los corrales antes de que finalmente se lidiara Luminoso –n. 14, 442 kg–, prácticamente un toro, aunque muy débil. Los puntos culminantes de la labor del sanmiguelense fueron las banderillas (un buen cuarteo, y el violín ligado con un cuarteo muy en la cara en el que no pudo dejar los palos, y otro cuarteo), y la firmeza de la labor muleteril. Sin duda quedaron ganas de volverle a ver con mejor suerte y más rodaje. Mató tras de pinchar y fue ovacionado.

Sereno –n. 328, 430 kg—fue el primero del lote de José Sainz, que apenas pudo dejar patente su enorme calidad, sobre todo recibiendo por sabrosísimas verónicas. El tendido entendió de inmediato a este joven, y sobresalieron las ganas de verle. No obstante, la faena no pudo ir a mucho más, principalmente por la escasa fuerza  y recorrido del novillo. Sereno se quedó cada vez más corto, y disminuyó el calado de su labor entre la gente. Mató de estocada rinconera y fue ovacionado.

Cerró plaza Cartero –n. 337, 442 kg.–, que saltó al callejón lastimando a Jorge Luna en el burladero de la porra, mismo que rompió. En el último tercio vimos lo mejor de Sainz, pinturero, de buen gusto en el trazo y en la interpretación. Hubo tandas ligadas y detalles torerísimos, sobre todo cambiándose de mano y rematando por abajo. El corte del chico sin duda es inmejorable para el gusto de La México, con reposo, estética, y momentos de gran calado. La plaza se cimbró, sobre todo en el precioso cierre de faena, caminándole a la res. En lo que respecta al novillo, este pasó muchas veces, con nobleza y repetición, pero se entregó poco, mermando la transmisión del trasteo. En todo caso fue la faena con más estructura, cuerpo, y forma de labor de triunfo de la tarde, a pesar de que el trasteo fue básicamente por el lado derecho. Mató de estocada defectuosa, y cortó una oreja.

Así terminó un festejo por demás interesante, muestra de que una temporada de novilladas, aún en momentos de plena crisis, y de una desconfianza crónica del sector, puede ser un espectáculo muy atractivo.  

 
     
   
     
   
     

  haznos tu página de inicio   
 
PAMPLONA, PADILLA Y ROCA REY
SAN FERMÍN O LO QUE QUEDE
UN ALCALDÍN
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
PAMPLONA, PADILLA Y ROCA REY
SAN FERMÍN O LO QUE QUEDE
UN ALCALDÍN
 
PEPE LUIS VÁZQUEZ, la torería eterna
QUÉ ESPERA DE 2018
SAN ISIDRO 2018: Las Imágenes y los Recuerdos (y III)
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
PEPE LUIS VÁZQUEZ, la torería eterna
QUÉ ESPERA DE 2018
SAN ISIDRO 2018: Las Imágenes y los Recuerdos ...
 
VER EL FUTURO DESDE PAMPLONA /
¿QUIENES DICEN QUE EL TOREO NO ES PELIGROSO? /
EL VALOR DE EL CALESERO /
Op. / España
Op. / Ecuador
Op. / México y Estados Unidos
VER EL FUTURO DESDE PAMPLONA
¿QUIENES DICEN QUE EL TOREO NO ES PELIGROSO?
EL VALOR DE EL CALESERO
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.