inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
03/12/2017
  (Temporada Grande-México) Apoteosis de Enrique Ponce y nueva revelación del Payo ante otro fracaso ganadero, en la tercera de la Plaza México (Crónica completa)
 
Firma: Jorge Eduardo
 
     
 

Tercera corrida de la Temporada Grande 2016-17 en la Monumental Plaza de toros México. Ante algo menos de media entrada (unas veinte mil personas), y en tarde-noche fría agradable, con algo de frío, se lidiaron ocho toros. Abrió plaza un toro de rejones, bien presentado, de El Vergel, de buen juego aunque un poco a menos. Completaron la corrida tres de Teófilo Gómez (3º, 5º, 7º, y 8º de regalo), mal presentados, mansos, descastados, y sosos, de entre los que destacó el sobrero de regalo, premiado con arrastre lento; y tres de Barralva (2º, 4º, y 6º), con más remate en sus carnes, pero afectados por sus pobres defensas, excepto quizás por el armónico sexto. En cuanto al juego fueron descastados, sin fondo, sosos, sin entrega, sin recorrido, y sin duración. Actuaron los siguientes matadores de toros:

Jorge Hernández Gárate: división de opiniones.

Enrique Ponce: saludo en el tercio, vuelta tras un aviso, y dos orejas con petición de rabo en el de regalo.

Joselito Adame: división de opiniones, y palmas.

Octavio García “El Payo: división de opiniones tras dos avisos, y oreja.

Partió plaza como sobresaliente Jorge López “Zotoluco.

El primer toro de la tarde saltó la barrera y se atoró en el burladero de los picadores, a pesar de mermarse claramente, no fue devuelto.


Con Enrique Ponce... ¡Todos de pie!

Caviar torero ante la ruina de la cabaña brava mexicana. Así podríamos sintetizar la corrida del domingo, misma que quedará en la memoria por la sólida pieza que firmó Enrique Ponce, consagrado absolutamente como el único torero que pone de acuerdo a todos los escenarios. Por parte de los nacionales, El Payo volvió a dar una muestra de su pinturería, sentimiento, rectitud, pulcritud, y cercanías, una mezcla que tarde o temprano lo catapultará a las alturas.

Antes estuvo la buena actuación de Jorge Hernández Gárate, ante el toro más toro de la corrida: Regiomontano –n. 171, 496 kg.– del hierro de El Vergel. El cárdeno, aunque reservón, se arrancó con codicia al llegarle a los terrenos, metiendo la cabeza, y ofreciendo arrancadas con las que el potosino pudo lucir toreando al estribo y a la grupa, muy templado por momentos. Mostró mucho valor metiéndose al terreno de los adentros, y encendió al cotarro clavando dos veces al violín. Hacia el último tercio, con el toro ya apencado en tablas, vino un susto en la suerte de las banderillas cortas, y después un horrible medio rejonazo a la media vuelta, trasero, que le valió dividir las opiniones.

El inmenso coleta valenciano Enrique Ponce se distanció una vez más del bien y del mal como torero. Como persona además añadió su solidaridad, brindándose por completo a la afición mexicana tras de los terribles acontecimientos de septiembre pasado, que tantas secuelas nos han dejado. Una ovación a todo lujo fue el preámbulo de una tarde todo entrega entre La México y su torero predilecto.

La única mácula a todo lo vivido en esta tarde de toros, para no variar, fue el minúsculo detalle del ganado. En el primer acto, Un Sueño –n. 327, 521 kg.–, de Barralva, que mandó tres toros para el olvido, saltó al callejón y se atoró, una vez más en ese palco de los picadores detrás del burladero de la porra, que ya debería ser reconstruido. El toro, acochinado y acucharado de pitones, quedó inválido y se le protestó, pero no lo devolvieron. Ponce estuvo en el sitio, e incluso templó por momentos, pero lo cierto es que debimos evitarnos este penoso episodio. Mató de estocada caída y saludó en el tercio.

Las buenas intenciones tomaron forma de fervor popular durante la actuación del de Chiva ante el impresentable Teófilo bautizado Festivo –n. 419, 536 kg, al que obligó a embestir a pesar de su condición de soso. En redondo lució su estética y el misterio de su mando, casi una comunicación con los animales. Lástima grande que el torito, aunque acabó por acudir a los engaños, transmitió tan poquito con su informalidad. Si esto es lo que embiste, según algunos, ¿Cómo estará lo que no embiste? En fin, le pasaportaron con el descabello, y su matador dio una vuelta al ruedo.

La voluntad divina se manifestó en la voz del pueblo, como reza la famosa locución latina. Ponce y la empresa cedieron ante el tremendo clamor que exigía un toro de regalo, práctica felizmente en desuso, pero que vale la pena en contadas ocasiones. El segundo reserva, Vivaracho de Teófilo Gómez –n. 439, 519 kg.–, salinero, de bonita lámina, y algo mejor presentado que sus hermanos, saltó a la arena como octavo de la noche. Este último de la noche salió manseando, suelto, huidizo, soso, y corto en su embestida, para sorpresa de nadie. Ponce procedió a pararlo, y Mariano de la Viña lo llevó muy bien, abajo y largo, contrarrestando la tendencia a pararse del obsequio.

En la actualidad pocos toreros brindan al público y presagian algo grande. El valenciano es, hasta en eso, un caso particular. A penas tomar la muleta, Ponce le dio el terreno de la querencia, aun cuando del capote del peón salió soseando hacia allá, y lo hizo bastante mejor hacia el burladero de matadores. Hasta esa apuesta le salió, metiendo a la muleta en terrenos que no parecían propicios. Una labor larga, a más como acostumbra, convenciendo a un animalito de pocas condiciones, así transcurrió la primera parte de la faena, hasta que esta finalmente explotó con la mano izquierda.

El resto fue dechado, portento, milagro, y rotundidad. ¡Qué cambios de mano!, ¡Qué escenas pintureras!, ¡Qué borrachera de torear! Lo hizo además enroscándose por la faja al Teófilo, pasándoselo cerca, algo que siempre se le echó en cara por no hacerlo. Para cuando Ponce volvió a torear con la mano derecha, la plaza ya era un manicomio, mientras que el teofilito estaba irremediablemente entregado al toreo del coloso. Vinieron entonces las poncinas, climax de la faena, sobre todo aquella en la que se cambió la muleta por delante, casi cayéndose la plaza sobre sus cimientos del tremendo rugido en las alturas. Larga como esta crónica fue la faena, así como dilatada fue la preparación de la estocada, que consumó en la suerte contraria, yéndosele la mano un poco abajo.

Para cuando llegó el momento de la premiación, los retazos de toro ya eran lo de menos. Dos orejones entregó Enrique Braun, imponiendo la categoría de la plaza, pero también un poco pichicato ante el calibre de lo vivido. En contraste, se le pasó un poquito la mano con el arrastre lento para Vivaracho, que aunque rompió a bueno, fue una birria.

Joselito Adame no está en el sitio donde le hicieron creer que estaba. Se le fue la lengua, y la Monumental le ha cobrado lo que dijo, y que algún supuesto amigo suyo, le hizo el flaco favor de difundir. Frente a Jocoso –n. 327, 521 kg.–, de Teófilo Gómez, protestado de salida, intentó mil procedimientos para agradar, pero solo el parón, muy entregado y sin cosas de maestrito, le valió el reconocimiento de una Plaza México muy dura con él. Vinieron después ciertos desplantes que acentuaron la falta de idea del otrora brillante niño torero, así como lo de tomar un sombrero para tirarse a matar, algo que agradó poco. Descabelló tres veces a pesar de la estocada entera, y dividió las opiniones.

Los tendidos le tuvieron más paciencia con él tras de lidiar al último Barralva, de nombre Conciliador –n. 334, 530 kg.–, tan soso y distraído como puede serlo un toro supuestamente de casta. Destacó tan solo el sobresaliente tercio de banderillas del matador, en el que además de una escalofriante voltereta tras tropezar en la cara del toro, se sacó la espinita clavando un estupendo par de dentro a afuera. ¿Joselito está disfrutando el toreo?, ¿Está sintiendo frente a los bureles lo que él quisiera?, ¿Es momento de parar?, ¿El ambiente nocivo entorno a él es el indicado para recuperar su nivel? Sólo él lo sabe.

De los nuestros, el que mira hacia adelante sin esperar a nadie, es El Payo. Vaya momento por el que pasa el queretano, cómo ha estado frente a Murmullo –n. 319, 516 kg.–, séptimo de la tarde, muy bajito y cortito de caja, delantero vuelto de cornamenta, de poco trapío, pues. Desde que lo cogió con el capote apareció ese Payo torero, artista, serio, inquietante por su semblante delgado, pálido, y adusto, pero que transmite una enormidad, como muchos toreros parecidos antes que él. Racimo de verónicas y tremenda media del queretano, repetidas con más sabor si cabe en su turno al quite.

La escandalera ya se había armado desde antes de que el Payo tomara los trastos, cuando se anunció el regalo del primer espada. El queretano firmó un escalofríante cambiado por la espalda –este sí–, y una arrucina igual de estrujante, soberbios derechazos y un pase de pecho de antología. Personalísimos los derechazos, barbilla clavada al pecho y acompañando con todo el cuerpo, rematados con cambios de mano de oro puro. Lástima grande que el toro duró poco, y que Octavio insistió de más en torear también por el lado izquierdo, que tenía la primera embestida y nada más.

Los remates por bajo mantuvieron el cotarro caliente a pesar de que la faena vino abajo, y que al queretano quizás le faltó cabeza para volver a los procedimientos que conformaron lo mejor del trasteo. Pinchó antes de dejar una estocada entera para cortar una oreja, ligeramente protestada. Aunque el Payo aún intenta dosantinas y otros adornos de ese tipo, es notorio que no van con su personalidad, que resulta honestamente imponente cuando se conjuga con la seriedad.

Con el primero de su lote estuvo frío y sin acomodarse, tal como frío fue el toro. Ese burel tuvo por nombre Maitecho –n. 322, 550 kg.-, y llevaba en sus ancas el hierro de Barralva. Así fue otra gran tarde en la historia del embudo de Insurgentes, que lo fue a pesar de la teofilomanía, que por poquito no dio al traste con todas las buenas intenciones de los coletas. Sin embargo, los abucheos al cartel de la ganadería no mienten, la pregunta es ¿Cuándo explotará esta insostenible situación?

 
     
   
     
   
     

  haznos tu página de inicio   
 
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EL TORO DE REGALO
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EL TORO DE REGALO
 
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
 
MERECIDO Y… JUSTO /
PLACA CONMEMORATIVA /
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS /
Op. / Francia
Op. / México
Op. / Ecuador
MERECIDO Y… JUSTO
PLACA CONMEMORATIVA
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.