inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
20/11/2017
  (Temporada Grande-México) Los Sentidos y el Duende: En mano a mano
 
Firma: Mary Carmen Ch. Rivadeneyra
 
     
 

Alejados de lo que en épocas pasadas era el tête a tête entre dos diestros, Julián López “El Juli” y Joselito Adame, ejercieron su oficio en armonía, de acuerdo a sus antagónicos estilos de torear.
El encuentro de poderes ya es como ver el cuadro de “Las dos Fridas”, diferentes, pero relacionadas o relacionados, en este caso, en la misma profesión.

Se lidiaron toros de la ganadería de Teófilo Gómez, desiguales en pinta y conducta  a la vez, descastados, poniendo duda a la bravura, por lo que fue notorio que el tercio de varas, se ha casi suprimido a un pinchazo de aguja en la que ya no se puede ver el arte pleno de aquella ejecución de los varilargueros, como la que pintaba Goya  y hasta Diego Rivera en una lámina o un óleo inmortal.

La tarde con destellos de color ocre, recibió una buena entrada de la afición capitalina, por fortuna muy nutrida en público infantil. En esta primera tarde de temporada grande 2017-2018, se colocaron arreglos de claveles en el ruedo, para rendir un pequeño homenaje a Miguel Espinosa “Armillita”, quien recientemente falleció. Qué pena que el solemne minuto de silencio, se suprimió desde hace ya años por el minuto de aplausos que resta el respeto por el luto a los que llegan al final de la morada.

Los monosabios se encargaron de levantar hasta el último pétalo de la arena y dejar en los medios, las pequeñas mariposas de papel, que oriental el sentido del viento otoñal que estuvo presente en esta tarde de toros.

Así se recibió después entre cálidas palmas a los diestros alternantes.

Julián López, hecho todo un torero en madurez física y táurica, vestido de azul noche y azabache con remates en grana, brindó al espíritu de “Armillita” en los medios de la plaza. Supo lidiar al primero de su lote dadas las condiciones de debilidad que apuntaba el de Don Teófilo, que trató de ser amigable hasta en el nombre “Compadre” a quien le fue bien cubierto el tercio de banderillas de color  blanco impoluto. De ahí nutridas tandas dio con la muleta, en una faena que se caracterizó por ser entonada en cante por parte del maestro, que lo llamaba y lo toreaba a la vez. Las dosantinas no tuvieron desperdicio y llegó a término con una estocada que no exacta en colocación, causó efectos para concluir con el cárdeno y córtale una oreja.

En su segundo, “Rebujito” le dio el primer careo a pies juntos, usó el capote de manera lúdica, una y otra vez con lances alegres que gustaron y dieron luz al festejo. El tercio de banderillas se cubrió con aretes de los que fácilmente se pierden “rapidito y una” el tercer par fue el más limpio.

Anclado en la arena, pegó cuatro lances en sincronía por derechazos y en un cambio de mano por la espalda, siguió por naturales con una suavidad que se borda a base de temple y entendimiento, pero sin dejar de llegar nunca a descuidarse, pues el toro lo desafió tres veces. Julián, que en su nombre lleva la razón de ser “el de las raíces fuertes” enérgico y decidido hizo entonar un jaleo en el tendido  que retumbó en la entraña de la misma plaza. El diestro se acomodó con la distancia, siempre entendido, con temple y con un total equilibrio emocional.

Las orejas se ganan con la muleta y se cortan con el estoque, lo cual, no se pudo consumar, tras dos pinchazos previos y un fulminante tercer intento que dio punto final.

El bálsamo vino minutos después desde el palco de música, que entonó el pasodoble En er Mundo, glorificando el momento.

En el tercero de su lote, con el nombre en complicidad con la pinta de su capa  “Cielo Rojo” lo toreó por chicuelinas. Brindó a la asistencia completa, y mientras el cambio de tercio ocurría, una mariposa de pinta zaina, volaba a la altura de la puerta de caballos, misma que inquietó a un picador que trató de ahuyentarla. ¡Menudas supersticiones!


Cada uno

Para Joselito Adame, quien vistió de grana y oro, recibió a “Misionero” un negro bragado que toreó por verónicas. Recibió un tercio de varas de tal discreción que fue más trámite que oficio. La montera la hizo volar el torero y cayó con la boca abierta al cielo que lucía despejado e invitaba a toda reflexión. Casualmente, otra vez se escuchó el diálogo entre el toro y el torero al llamarlo para tratar de construir una faena, pero como esto es asunto de tiempos, compases y armonía, al igual que el flamenco, el toro iba a un ritmo y el torero a otro, por lo tanto, no se logró concordar en ningún momento, y con ello, el público presionó al diestro, pues no era ni por  bulería, ni por soleá.

El viento intimidaba a la muleta y descubrió el color sol de sus entrañas, muchos tropiezos, mucha inquietud en su labor, que terminó entre descabellos y deseos de desmentir lo que se vivía.
En su segundo, “Despacito” el nombre llevaba el mensaje. Joselito muy voluntarioso, se echó el capote a la espalda y quitó por caleserinas e hilvanó uno y otro remate que gustó mucho. Pero la terquedad de la montera se empeñó en no cerrar la boca. Pegado a tablas toreó al inicio, para dar posteriormente una tanda por naturales y un remate de pecho muy ceñido, luego intentó por la derecha, el toro no tenía recorrido y se hizo una incomunicación entre lo que pasaba en la arena y trascendió al tendido.

Con el que cerró plaza, “Mi rey” lo recibió pegado a tablas con faroles de rodillas, de nuevo el de la divisa celeste, blanco y gris plomo, se quedó en el plomo.  La afición descontenta, con todo esfuerzo, ya fuera cubriendo el tercio de banderillas, el quite por saltilleras o lo que fuera, quería una faena sólida que se deshojó cual otoño de un árbol en plan de reciclaje. El público esperaba más, porque Adame lo ha demostrado en otras tardes, tanto en México como en el extranjero.


A lo suyo

Así quedó el mano a mano, un torero templado y otro destemplado.  Difícil momento de inicio de temporada cuando se recurre a la memoria histórica de las últimas tardes, en que los hierros de las ganaderías que se presentan dejan un sabor a óxido en la boca.

*Fotos: Prensa Plaza México.

 
     
   
     
   
     

  haznos tu página de inicio   
 
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EL TORO DE REGALO
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LAS LEYES
LA OPINIÓN: UN PLUS NECESARIO
EL TORO DE REGALO
 
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JAIRO MIGUEL: SU FE MOVERÁ MONTAÑAS
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
OTRA VEZ ROCA REINA EN LIMA
 
MERECIDO Y… JUSTO /
PLACA CONMEMORATIVA /
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS /
Op. / Francia
Op. / México
Op. / Ecuador
MERECIDO Y… JUSTO
PLACA CONMEMORATIVA
FIESTAS DE QUITO SIN TOROS
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.