inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 
 
05/02/2016
  (Temporada Grande-México) La Crónica del Festejo: 70 años de historias, a los que se sumaron Garibay, Seda de Oro, y Sebastián Castella
 
Firma: Jorge Eduardo
 
     
 

Llegó la fecha más esperada, el punto cumbre del calendario taurino capitalino: el 5 de febrero. Público afín a la tauromaquia de todos tipos se dieron cita en el gran embudo. Por lo tanto, si algo distingue al comportamiento del público en estas fechas especiales, es lo extraviado del criterio, con el que resulta  difícil saber, incluso, qué se va a aplaudir, y qué se va a protestar.

En este ambiente, conformado por más de tres cuartos del numerado de Sol, algo menos de la mitad del de sombra, y una pobre entrada en los tendidos generales, dos alguaciles cruzaron el ruedo que, como hace siete décadas, estuvo cubierto por el tradicional arreglo floral de las ocasiones especiales. En aquella ocasión, dirigió el despeje Rosalío RodríguezChalio”, seguido de tres jinetes vestidos como él: a la española. Este viernes, desfilaron al frente de sus cuadrillas Sebastián Castella, segundo espada, de tabaco y oro, tal como Manolete, también segundo espada el cinco de febrero de 1946; y Arturo Saldivar, tercer espada, de azul rey y oro, casi como emulando al Berrendito de San Juan, don Luis Procuna, último espada de aquella primera tarde en el coso setentón, quien también visitó un terno azul, pero celeste. El primer espada de aquel festejo inaugural, Luis Castro, El Soldado, vistió un terno marfil y plata, mientras que, setenta años después, Ignacio Garibay, el más antiguo de la combinación, no tomo como referencia al gran capotero de Mixcoac, y vistió de caña y oro. Tan igual y tan diferente, así es la fiesta de los toros, antes y ahora de un rito que se niega rotundamente a morir.

Otra evocación a la primera fecha del gran coso fueron los veinte minutos entre el paseíllo y la suelta del primer toro. Tal como hace setenta años, comenzamos tarde.

Finalmente apareció en la arena, con el hierro de Manolo Martínez, Asi soy yo –n. 127, 485 kg.- un bicho muy mal presentado, cuyo nombre hace eco del protagonismo de algunos personajes que no debieran interferir con estos detalles en una jornada como esta. El asunto remató la seguidilla de tarjetas del sorteo publicadas con nombres alusivos a José Tomás, una salida de las cuentas de la propia empresa y posteriormente corregida con los nombres definitivos, y otra, que fue tan solo una parodia hecha en redes sociales. La cuestión es que el bicho, feo, corto de caja, bajito, apenas con un simulacro de morrillo, cárdeno y nevado, embistió con complicaciones. Ignacio Garibay logró un trasteo de altibajos sin meter por completo en la muleta al toro, en el que se intercalaron los trazos buenos y algunos recursos, además de detalles para la galería. Mató de estocada entera defectuosa y saludó en el tercio tras petición.

El cuarto, primer toro del hierro de La Estancia, nombrado Viento Frío –N. 24, 526 kg.- fue uno sin picar, sosote, que tardaba en ir y tampoco se empleaba. Con él Nacho sacó la casta, y ofreció un trasteo muy torero en el que fue sobando la embestida, haciendo bien las cosas, y con base en procedimientos suaves y templados, acabó por hacerse de la embestida de un animal con el que parecía que no habría mucho para recordar. Con la mano derecha porfió el torero hasta comenzar a sacar trazos cada vez más lucidos, que poco a poco terminaron por convencer a un toro que no se había entregado. Posteriormente, y aun cuando Viento Frío no rompió cabalmente, los momentos de buen toreo crecieron en calidad, cantidad, intensidad, y ligazón. Nacho hizo al toro, como fue posible apreciar cuando el torero intentó pegar, con éxito, los pases con la mano izquierda, a la que también obedeció el burel estancero. Después vinieron los adornos, primero dosantinas, y después una magnífica tanda de ayudados y otros pases por bajo andando para cerrar la faena. Grandes momentos esos últimos del torero capitalino.


Garibay estuvo en el sitio...

Finalmente, Nacho pinchó tras muchos problemas para preparar la suerte, e intentó borrar el pinchazo con tres derechazos y desplante antes de volver a encontrar hueso. Mató a la tercera oportunidad de estocada entera. El veterano se despidió de su quinta aparición en el cartel de aniversario con una ovación de lujo más allá de la raya de las afueras.


...y cobró saldo a favor.

De la misma ganadería fue Amoroso –n. 89, 480 kg.-, bautizado como Malagradecido en una primera tarjeta del sorteo que hizo pública. En cuanto a presentación, fue un toro más serio que el primero, pero mucho muy cariavacado. En cuanto a juego, fue un animal con un puntito más de raza que anduvo entre la bravura y el genio. El toro recetó el primer tumbo de la noche en varas. Con la muleta, Sebastián Castella exhibió los mismos procedimientos bruscos de su primera tarde en la temporada, por lo que Amoroso sacó lo Malagradecido, y pasó cada vez más áspero por la muleta del francés. Esta condición se manifestó de forma evidente en el derrote seco que le tiró por el pitón izquierdo, y con el que logró herirlo, ahora sabemos, en el escroto y el pene. Castella volvió con un vendolete en el muslo y extrajo algunos trazos riñonudos más. Terminó su actuación con una estocada muy caída y de inmediato entró al quirófano entre ovaciones.


Castella, herido.

Jorge Ramos, juez de plaza, anunció que se alteraría el orden de lidia para que Castella fuera operado, y saliera a matar al sexto. Así sucedió, y el francés reapareció tras tres toros para lidiar a Viento Negro –n. 26, 538 kg.-, de La Estancia, débil y parado, con el que no hubo nada más que ganas (y no muchas) del de Beziers. Pa pronto anunció el primer toro de regalo en la temporada, y se tiró a matar.

Hace algunas semanas, Pablo Álvarez “Palillo, colaborador de la empresa de la Plaza México, se quejaba amargamente en el radio de que nadie hiciera aspaviento del hecho de que no se habían permitido toros de regalo a lo largo de la temporada. Como ayer quedó demostrado, este recurso solo debería ser utilizado en ocasiones muy particulares, prudentes, precisas, y no cada ocho días como veníamos sufriendo cotidianamente. Sí eso es lo que hace falta para que no veamos más toros de regalo que los muy estrictamente necesarios en todo el tiempo que dure su gestión, pues: Palillo, muchas gracias.

En fin, el séptimo cajón fue el tercer reserva, del hierro de La Joya. Un precioso jabonero sucio, calcetero de los cuartos traseros, un tanto flaco, pero un auténtico cromo. Su impresionante cornamenta cornivuelta delataba su origen Parladé, el inexactamente nombrado “encaste español”, que no es mejor que el Saltillo “mexicano” o viceversa. Simplemente son encastes diferentes que pueden ser dignamente presentados en cualquier plaza de toros del país. En fin, nuestro gran protagonista de la noche se llamó Seda de oro –n. 30, 480 kg.- y puso emoción al setenta aniversario con su embestida alegre y emotiva. El pitón derecho fue el mejor del toro: pronto, alegre, con recorrido, pero con el defectito de puntear la muleta en el último tiempo del muletazo, por lo que exigía mando. El pitón izquierdo, por su parte, era uno que tenía más para torear y mandar.


"Seda de oro", protagonista.

Sebastián Castella, herido, estuvo en el sitio quieto como un poste, prácticamente heroico, como si sus órganos calados y operados sin anestesia fueran puro adorno, como si no hubiera dolor, como si la vergüenza torera bastara para tapar todo lo que pasa dentro de un torero. Sabemos que no es cierto, pero también sabemos que la torería implica imponerse no solo al toro, sino también al público, y a sí mismo. Lo que hizo el segundo espada está revestido con mérito y con vergüenza torera, aun cuando el toro tenía dentro una faena mucho más rotunda. Basado en la mano derecha, Castella construyó su gesta, haciéndole una buena faena, con momentos mejores que otros, a Seda de Oro.

En este toro, como en el resto de su participación en la temporada, se extrañaron las formas finas, de infinita calidad y suavidad que hicieron de Castella uno de los toreros más importantes de los últimos años de la década pasada y los primeros de la presente en esta plaza. En fin, se tiró a matar con decisión tras decidir que no tenía sentido mendigar el indulto, y dejó un estoconazo que coronó una faena importante, que nos presentó el valor característico de toda la carrera de Sebastián, pero que también fue la confirmación de todo lo bueno y lo no tan bueno que dejó en el ambiente su triunfo en la pasada Feria de San Isidro de Madrid. Dos orejas y salida a hombros.


Otro triunfo del francés.

Tras la muerte de este toro, se retiró Rubén Ávila, subalterno popular, bien ponderado cuate de muchos en los tendidos del gran coso. Parte del ambiente de esta plaza, se extrañarán mucho las ocurrencias que surgían cuando el buen Rubén tomaba los palos, o simplemente al saludarlo. Ojalá que lo que le depare la vida sea para bien, y pueda consumar sus planes tras dejar el oficio.


¡Adios Rubén!

El segundo espada, Arturo Saldivar, lidió al tercero y al quinto toros debido a la alteración que sufrió el orden de lidia. Al tercero no le halló la cuadratura a pesar de que se empleaba y de haber intentado todas las distancias, terrenos, y cites. El toro, alto, agalgado, con más cabeza que remate, se llamó Setentón –n. 154, 486 kg.-, de Manolo Martínez. El de Teocaltiche mató de pinchazo y media. Palmas.

Tras el curioso acontecimiento de un gato que recorrió el ruedo varias veces, y que seguramente aventó alguien con mala leche, salió al ruedo el quinto toro. Tal como en la corrida que inauguró la Plaza México, fue devuelto. Este, de La Estancia, fue protestado por su escasa presencia, y después se despitorró. Se llamaba Milvientos –n. 29, 480 Kg.-. Aquel, de San Mateo, llamado Peregrino, segundo toro del lote de Manolete, fue devuelto por chico y manso.

El quinto bis, primer reserva, del hierro de La Estancia, Ventisquero –n. 22, 549 kg.-, tumbó a los piqueros tanto en la querencia, como en la contraquerencia, donde metió los riñones al caballo de una forma soberbia pero breve, suficiente para tirar al cuaco. Antes, salió suelto del primer puyazo que recibió. El toro no tenía mal estilo, pero Saldivar, extraviado, salió sin disposición y sin condiciones para hacer algo. El joven tauromágico no pudo justificar su inclusión tan anticipada en este cartel en ninguna de las dos tardes en las que actuó esta temporada, ni en la anterior, ni a la mera hora. La masa lo despidió de forma amable, pero quién sabe si los cinco mil de cada ocho días lo hubiesen hecho igual.

En fin, la Plaza México festejó su 70 aniversario con un bonito abanico de situaciones en claroscuro que hace justicia a la inmensa variedad de alegrías y satisfacciones, de corajes y de decepciones que ha acumulado nuestro coso a lo largo de su historia. Un festejo con interés, que dejo entrever mucho de lo que conforma a este fascinante mundo de la fiesta brava, pero que también dejó muy, muy claro cuál es la situación de la tauromaquia en la Ciudad de México. En fin, enhorabuena por nuestra amada casa, y que, a pesar de los maltratos, las injurias, y el abandono, renazca y nos dure muchos años más.


Fotos: Luis Humberto García.    

 
     
   
     
   
     

  haznos tu página de inicio   
 
‘DEMOCRATIZAR LOS TOROS’
APARTARSE DE LAS RUTINAS
EL REFERÉNDUM DE IGLESIAS
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
‘DEMOCRATIZAR LOS TOROS’
APARTARSE DE LAS RUTINAS
EL REFERÉNDUM DE IGLESIAS
 
MILTON CALAHORRANO: Apoyen a los novilleros porque ahí está el futuro de la Fiesta
QUÉ ESPERA DE 2018
LA GOYESCA DE ARLES 2018
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
MILTON CALAHORRANO: Apoyen a los novilleros ...
QUÉ ESPERA DE 2018
LA GOYESCA DE ARLES 2018
 
VALOR DE LOS TOREROS Y LA ESTUPIDEZ DE LOS “SERES RAROS” /
LA
CASOS PARANORMALES EN LOS TOROS II /
Op. / Ecuador
Op. / Venezuela
Op. / México y Estados Unidos
VALOR DE LOS TOREROS Y LA ESTUPIDEZ DE LOS ...
LA "HUMBERTO ALVAREZ" RETOMA VUELO
CASOS PARANORMALES EN LOS TOROS II
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.