inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 
Gracias por seguir con nosotros
 
12/05/2013
  (San Isidro 2013) 12/5 - Desde mi Andanada: Y Escolar enfrentó los sentimientos
 
Firma: Alejandro Martínez
 
     
 

Tras las dos primeras corridas de la feria, con sus respectivos petardos, y el paréntesis del festejo de rejones de ayer, por fin en Madrid se vio algún animal con esa cualidad indispensable y fundamental para este espectáculo: la casta. Y con la casta, claro, el entretenimiento. Y no nos confundamos, cuando afirmo que la bendita casta apareció en la cuarta del abono madrileño, no estoy diciendo que el encierro de José Escolar fuera bueno ni completo. Para nada fue una corrida redonda ni con seis ejemplares sobresalientes, pero… no hace falta. Todos sabíamos a lo que íbamos hoy, y el guión más o menos se cumplió. Ante todo el de Escolar fue un lote variado que mantuvo el interés casi siempre en las poco más de dos horas que duró el espectáculo. En el ruedo hubo casta, sí, pero también dureza, exigencia, o incluso mansedumbre y animales deslucidos. Hubo de todo, pero es que precisamente en la variedad se encuentra la virtud. Y lo más importante de todo, es que casi nadie se aburrió con los animales lidiados al margen de los dos astados que abrieron y cerraron plaza. Ese primero y sexto, por su falta de movilidad y casta uno, y por la mansedumbre otro, sí que no cumplieron con las expectativas. El resto fueron más o menos encastados, aunque hubo desigualdad y matices en sus comportamientos. Sin duda, el mejor, el más completo, fue el cuarto. Bravo toro en varas una res que tomó tres puyazos de largo aunque después no terminara de empujar con los riñones. Y después, en el resto de tercios, un torrente de casta y embestidas. Realmente impresionante fueron las acometidas en la primera serie con la muleta. Casi literalmente, el toro se comió la muleta de su matador. Además humilló, y tuvo recorrido, y duración… y todo a pesar de lo mal que estuvo Rafaelillo con él. Absolutamente desaprovechado el animal y, por momentos, ahogado por las excesivas cercanías del murciano. Ovación para el toro, leves pitos para el torero. Así es la vida.


Alberto Aguilar fue el mejor parado

Alberto Aguilar sobresalió de entre los tres “gladiadores” que hicieron el paseíllo en una tarde de gran ambiente y que congregó, de nuevo, una muy buena entrada en la plaza, casi lleno. Aguilar mostró sus cartas desde el principio: actitud, valor, colocación, temple y firmeza. Ahí es nada. Una muy notable labor firmó ante el tercero, pese a la frialdad con la que fue acogida por los tendidos. Hubo muletazos de mucha calidad y mérito, pero la respuesta del público fue casi inexistente. Además remató la faena con una buena estocada, final idóneo para que la petición de oreja hubiera sido contundente y mayoritariamente. Sorpresivamente, como decía, no fue así. Por lo demás, lo más importante del festejo fueron las sensaciones encontradas, el debate que provocaron los “escolares”. Tras los dos primeros días de total aburrimiento y desasosiego, con unanimidad en los pésimos comentarios sobre las corridas de Pereda y Los Bayones, para bien o para mal, José Escolar trajo la disparidad de opiniones, los elogios y los odios… la emoción. En el ruedo del coso de la calle de Alcalá hubo seriedad, hubo importancia, hubo riesgo. Y algunos dirán que riesgo siempre hay, y llevan razón, pero ese riesgo debe ser aparente, un riesgo que te mantenga en tensión en tu localidad y que no te permita estar de tertulia con el vecino de localidad o con las manos ocupadas con pipas y copazos. Y un recuerdo final: ese impresionante arreón del segundo de la tarde a los banderilleros y al propio Fernando Robleño después de que éste lo hiriera de muerte con un espadazo en todo lo alto. Con el acero hundido en sus entrañas y la sangre botando por el hocico, el toro de Escolar luchó hasta su último suspiro e hizo lo que todos los toros deben y están obligados a hacer: coger al torero. Fue una imagen dramática, pero grandiosa. Un hombre, triunfante, a punto de ser prendido en las astas en el último momento; y una “bestia”, un animal que saca toda la casta que lleva dentro para querer imponerse aún cuando la muerte se mostraba ante sus ojos. Esa es la fiesta, la que nos emociona y apasiona, la lucha entre un hombre y un animal, la lucha entre la inteligencia y la fuerza bruta. Esperemos que este combate del que sí pudimos ser testigos hoy, siga estando presente el resto de la feria.

 
     
   
     
   
     
  haznos tu página de inicio   
 
EL FINAL DE UNA ETAPA
LLEGAMOS A DONDE QUISIMOS. PUNTO Y SEGUIDO
ETERNAMENTE… GRACIAS
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
EL FINAL DE UNA ETAPA
LLEGAMOS A DONDE QUISIMOS. PUNTO Y SEGUIDO
ETERNAMENTE… GRACIAS
 
D. MÁXIMO GARCÍA PADRÓS: El Ángel de la Guarda de los toreros
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LA FERIA QUE LO CAMBIA TODO
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
D. MÁXIMO GARCÍA PADRÓS: El Ángel de la ...
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LA FERIA QUE LO CAMBIA TODO
 
TOROS EN QUITO: DE MAL EN PEOR /
UNA ETAPA MÁS /
NO VALE RENDIRSE /
Op. / Ecuador
Op. / España
Op. / Venezuela
TOROS EN QUITO: DE MAL EN PEOR
UNA ETAPA MÁS
NO VALE RENDIRSE
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.
Antolín Castro Luis Pla Ventura