inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 
Gracias por seguir con nosotros
 
17/10/2008
  (Jaén-España) Dos orejas para Jiménez. Díaz estuvo primoroso (Crónica completa)
 
Firma: José Luis Bautista
 
     
 

Con un tercio del aforo cubierto en tarde espléndida se han corrido toros de Montalvo, bajos de casta, sosos (excepto el 5º, que fue premiado con la vuelta al ruedo) y bajos de presencia.

Curro Díaz, oreja y ovación con saludos.

César Jiménez, ovación con saludos y dos orejas.

Daniel Luque, ovación con saludos y palmas.

El toreo de arte...

Curro Díaz ha estado primoroso en la faena de muleta realizada a su primero, le ha toreado con gusto y temple. Ginebrito era el nombre del montalvo, colorao, astifino, muy bonito que no asustaba a nadie, sobre todo, por su nobleza. Desarmaría a Curro en el recibo no pudiendo estirarse de capa; el toro saldría suelto mostrando poco celo. Iría a relance al caballo y saldría, si cabe, con más sosería al salir de él. El tercio de banderillas fue laborioso, David Álvarez, aunque cuadraba y empujaba con fuerza, no prendía los garapullos, pasó un quinario. Inició Curro por alto la faena de muleta, con gusto, andándole acompasado para fuera, toreando con cariño buscando el desmayado que brotó inmenso dejando caer el brazo derecho a su ser. Con la diestra, a los sones de “Manolete”, los redondos eran verdaderos carteles, sobraron algunos dobles pases de pecho que recargaban la obra. Al natural no bajó la intensidad de la faena, despatarrado, sin forzarse, dibujó varios lances, uno, el último de la tanda, descomunal. Curro ha toreado como se deba torear la nobleza, con delicadeza, sin subirse a ella. Una estocada entera de tardo efecto, fue la firma de una faena, que de haber habido un toro con más pujanza, hubiera sido de cante grande. A Delicioso respondía el cuarto de la tarde, de pelo negro, cornicorto, delantero de astas y anovillado. Tuvo una salida escopetada, derrotando con fuerza sobre el burladero de la segunda suerte dejando sordos a los aficionados más próximos. Repitió con genio al capote de Curro amontonándole sin dejarle lucirse de capa en el saludo, y por ello, pensamos, recibió un largo puyazo en varas que no corrigió sus malos humos. Se había mostrado gazapón y reservón en banderillas y Curro le sacó para el tercio con sometimiento; en la primera tanda de redondos, con oficio le hizo pasar con algunos enganchones; mejor la segunda, más cuajada y limpia. Menos tragaba el de Montalvo por el pitón izquierdo que miraba y probaba y que desarmaría a Curro robándole la muleta. Y cómo son las cosas, pese a que el toro le pedía distancia, muy en corto consiguió una última tanda limpia y rotunda antes de epilogar con un bello broche andándole parsimonioso y rematado con un molinete con la zurda. Cobraría una estocada delantera y desprendida después de haber tenido un trance extraño al chocar la espada con una banderilla. Así pasaportó a un montalvo con más genio que casta.

La bravura...


Foto archivo

El primer toro de César Jiménez fue bautizado como Favorito, negro de pelo, poco ofensivo y de puntas...ya saben, raritas; fue protestado de salida. No se acopló Cesar de salida, ni después, con Favorito. Un picotazo y un segundo tercio sin lucimiento realizado con rapidez, dio paso a la faena de muleta que no se realizaría de manera cadenciosa precisamente, trazando unas veces en línea, otras para fuera, y además, como un rayo. Con la zurda toreó acelerado, sin encontrar el temple en toda la faena. Una última tanda de redondos más estimables, citando desde el hilo, más templados y toreando hacia dentro, abrochados por un veloz martinete que debió dejar a Favorito moviendo los ojos en círculos como a Marujita Díaz, fue el cierre de la faena. Qué contrastes...Curro había parado casi en tiempo en su primero y Cesar nos elevó a la velocidad de las galaxias. Pero le quedaba otra oportunidad, y así se lo hacía saber al tendido gesticulando haciendo círculos con el dedo índice. Dice la frase, construida en tiempos de el “Guerra”, que no hay quinto malo, y así fue; el segundo del lote de Cesar Jiménez fue bravo como un tejón. Era: negro de pelo, feo de hechuras y ligeramente bizco del derecho, pero cuando un toro llega al último tercio embistiendo como éste embistió, se convierte en el animal más bello de la naturaleza. Respondía a Buscón, y buscó con ansia el capote de Jiménez que lejos de torearlo por derecho tiró los lances para fuera. Se durmió en el caballo y le arrearon -¿por qué no se dosifica el castigo?- de lo lindo en un sólo puyazo. El inicio del trasteo de muleta fue muy emotivo, más por la pujanza del toro que por el quehacer del torero. Fiel a su estilo, con rapidez, iniciaría por redondos Cesar Jiménez, más rápido aún Buscón que le desarmaría en la primera tanda; mejor ligada y rematada sería la segunda. Con la zurda instrumentaría lo mejor de la tarde, dos tandas de naturales de larga y templada expresión. Una estocada impecable, cobrada a cámara lenta de excelente colocación y efecto seria el broche de una faena emocionante por la acometividad de un toro bravo y encastado.

Ni fu ni fa...

Daniel Luque lidió en primer lugar a Mariscal, un toro colorao tirando a vinoso; anovillado, muy justo de presencia. Un buen saludo de capa logró Luque, primero a pies juntos, luego más rondeño abriendo el compás con buen trazo y temple, en demérito reponer de costado en vez de andarle hacia adelante. Tras un picotazo en varas realizó un quite en el que destacaría una larga, extensa y templada. Mimó en el inicio al flojo de Montalvo; luego le pasaría en dos tandas de redondos profundos acompañando con el pecho, la segunda dando más sitio; hizo el toreo sevillano impregnado por la seriedad rondeña. Bajó la intensidad del trasteo con la zurda, sólo quedó en la retina un molinete belmontino. Al final se puso encimista para ganarse el favor del público. Fue a menos el trasteo que abrochó con gusto por bajo con trincheras y desmayados. Un pinchazo a destiempo y otro hondo necesitó para acabar con un toro colaborador que no le mostró dificultades. La lidia de Juncoso que era el nombre del sexto fue breve –así va a ser la reseña-. Juncoso, fue el toro más serio de la tarde, un buen mozo y astifino –esto no gusta demasiado... ¿Verdad?-, al que saludó Luque sin interés. Había esperado en banderillas y llegó a la muleta con cierta malauva; Luque le pasó con la diestra siempre alerta, el toro también; uno tardo, el otro precavido. La misma escena se sucedería con la zurda, todo sin interés entre toro, y sobre todo, torero; el publicó perdió también la paciencia y recriminó a Luque su trasteo que se puso ligeramente agrio con el respetable.

 
     
   
     
   
     
  haznos tu página de inicio   
 
EL FINAL DE UNA ETAPA
LLEGAMOS A DONDE QUISIMOS. PUNTO Y SEGUIDO
ETERNAMENTE… GRACIAS
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
EL FINAL DE UNA ETAPA
LLEGAMOS A DONDE QUISIMOS. PUNTO Y SEGUIDO
ETERNAMENTE… GRACIAS
 
D. MÁXIMO GARCÍA PADRÓS: El Ángel de la Guarda de los toreros
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LA FERIA QUE LO CAMBIA TODO
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
D. MÁXIMO GARCÍA PADRÓS: El Ángel de la ...
¿QUÉ HA SIDO LO MEJOR DE LA TEMPORADA 2018?
LA FERIA QUE LO CAMBIA TODO
 
TOROS EN QUITO: DE MAL EN PEOR /
UNA ETAPA MÁS /
NO VALE RENDIRSE /
Op. / Ecuador
Op. / España
Op. / Venezuela
TOROS EN QUITO: DE MAL EN PEOR
UNA ETAPA MÁS
NO VALE RENDIRSE
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.
Antolín Castro Luis Pla Ventura