inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Sebastián Ritter  
  entrevista de Pla Ventura [ 14/08/2017 ]  
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
Mucho se ha hablado, y bueno, de la actuación de Sebastián Ritter en Azpeitia, algo que resulta muy sorprendente en un muchacho que torea muy poco. Claro que, el colombiano, si se me apura, lo que le sobran son ilusiones y, ante todo, como demostró en la feria norteña, está debidamente capacitado para desarrollar su profesión con toda dignidad y, por supuesto con un arte muy respetable. En Azpeitia y frente a los toros de Celestino Cuadri dio la medida de su capacidad como torero.

Ritter es uno más de los que aspiran a la gloria. Claro que, tras conversar con este diestro que como sabemos tomó la alternativa en Madrid, queda uno lleno de emociones. Es increíble lo que este hombre es capaz de trasmitir; no tiene nada y es más feliz del que lo tiene todo. Como digo, un caso digno de estudio. Antes de conversar con él alguien me dijo: “Es un gran torero y una bella persona” Y doy fe de las palabras que aquel amigo me dijo al respecto de Sebastián Ritter.

Sebastián trasmite alegría en su toreo y, lo que es mejor, como persona de la calle; no existe la amargura en su ser, razón de la felicidad con la que vive; no halla motivo para odiar porque como me confesó, hasta su gran enemigo es él mismo que, en alguna que otra ocasión dejó escapar un triunfo de clamor por aquello de no acertar con la espada. Un tipo singular donde los haya que, no sé si nacido en Colombia por aquello de que como nos contaba Facundo Cabral, Colombia era el Paraíso que nos anticipa Dios o por la razón que fuere, lo de Ritter es de enmarcar.

Confieso que, a mis años, junto a este chaval me he llevado una soberana lección de humanismo al más alto nivel y, sin duda, me ha mostrado sus ilusiones, igual que sus quimeras, pero ante todo sus tremendas convicciones que, a no dudar, tardará quizás más o menos, pero que seguro que le abocarán al éxito. Un hombre preparadísimo, curtido en mil batallas por la vida y, lo que es mejor, con la lección muy bien aprendida.


Sebastián Ritter en Azpeitia dio un toque de atención

-Como quiera, Sebastián, que los milagros apenas existen y mucho menos en el toreo, todos nos quedamos sorprendidos de tu presencia en Azpeitia. Si no tenías contrato alguno, ¿cómo pudo ser posible que entraras en los carteles de tan magna feria, un plato reservado para los elegidos?

Ese contrato se lo debo a mi gran amigo el maestro Curro Díaz y, así se lo quiero contar al mundo. Artísticamente vivo desamparado, nada es más cierto, pero aprendí a cultivar ese don maravilloso que es la amistad pura y sincera que, al final, siempre tiene premio. Yo soy el ejemplo. Llevo unos años de amistad con el maestro Curro Díaz y, él sabedor de mis posibilidades como torero, no dudó un instante en presentarme ante el empresario, el señor Joxin Iriarte para poder torear en Azpeitia.

-¿Y sabía Curro Díaz el riesgo que asumía al recomendarte para una feria tan prestigiosa al respecto del toro? Lo digo porque, como sucedió, mataste la de Celestino Cuadri que, para un chaval que apenas torea el riesgo era inmenso.

Por supuesto. Pero era yo el convencido, el que sabía que podría afrontar cualquier riesgo puesto que, mi preparación es la de cualquier matador de toros con cuarenta festejos sobre sus espaldas. De no haber sido capaz nunca hubiera aceptado dicho reto puesto que, tengo muy acentuado el sentido del ridículo.

-Fíjate, Sebastián, que ante tu contratación todos hacíamos cábalas en torno al riesgo que asumías y, finalizada la feria, de no haber sido por el mal uso que hiciste de la espada, sin duda te hubieras convertido en uno de los triunfadores de la feria. ¿Quiere eso decir que jamás deberíamos de hacer juicios de valor a priori?

Yo no estoy dentro del cuerpo de nadie, por ello, dejo que todo el mundo sea libre y que opinen a su gusto y antojo, pero yo sí era consciente del riesgo que asumía, por eso acepté.


Este quite fue su tarjeta de presentación en Azpeitia

-¿Qué sentiste, tras el festejo, cuando los aficionados te aclamaban y, lo que es mejor, que toda la prensa especializada cantó tus valores?

Una satisfacción muy grande porque todos, al unísono, certificaban que yo no estaba equivocado. Mi pena, como tú apuntabas, era haber marrado con la espada porque aquello olía triunfo grande; una pena, pero en el camino estoy.

-O sea que, tú quieres ser torero al precio que fuere, ni te importan los toros a lidiar. Sin apenas torear, ¿acaso no tienes miedo?

Yo creo que lo que se dice miedo lo pasamos todos los toreros, pero puede más la voluntad, el deseo por alcanzar el triunfo que el mismo miedo. Imagina que, frente a los toros de Celestino Cuadri me sentí como si llevara veinte corridas sobre mis espaldas; ni yo sentí la inactividad, ni creo que aficionado alguno se percatara.

-Hace unos años todos creíamos que irías a despegar en el acto y, por el contrario, tras tu última actuación en Madrid se produjo un bajón tremendo. ¿Qué pasó en realidad?

Como se dice en el toreo, eso de llegar y besar el santo no es sencillo. Los últimos ejemplos que tenemos de llegar, ver y vencer, solo recordamos a Talavante y, en la actualidad, a Roca Rey, pero son excepciones muy extraordinarias; muy reconfortantes, pero excepciones al fin y al cabo. A casi todos nos cuesta mucho, algunos, como sabes, hasta “mueren” en el intento, pero yo lo voy a intentar con todas mis fuerzas. Condiciones, como se ha demostrado, las tengo todas. No voy a regatear esfuerzo alguno con tal de lograr mi meta.


De bien nacidos es ser agradecido... brindis a Joxin Iriarte

-En ese parón que sufriste, ¿tuvo algo que ver la muerte de tu apoderado, el gran Antonio Corbacho?

Esa fue la causa de todos mis males. Antonio Corbacho era un líder en el gremio de los apoderados y, su bohemia, junto a su constancia, lograba milagros, ahí tienes el ejemplo de Alejandro Talavante. Al morir Antonio me quedé muy desolado y, lo que es peor, muy desamparado de todo y de todos, razón de mi ostracismo en estos años.

-Imagino, Sebastián, que esa expectación que has levantado tras lo de Azpeitia debe de servirte para seguir toreando. ¿Qué proyectos tienes para el resto de la temporada?

No gran cosa, es cierto. Pero si me han hablado de algunos pueblos y, si encaja y veo que hay dignidad en los contratos ahí estaré.

-¿Qué quiere decir eso de “si hay dignidad”? Lo digo porque, hombre, no creo que tú estés en condiciones de exigir nada.

No se trata de exigir nada que, como comprenderás, no viene al caso. Pero sí de que sean corridas serias en todo el sentido de la palabra, en el toro y en su organización.


Doblándose con el 'pablo romero' en su última actuación en Las Ventas

-Y la pregunta, Ritter, por tópica, no deja de ser obligada. ¿De qué vive un diestro que apenas torea?

No es más rico el que más tiene, pero sí el que menos necesita que, como adivinarás, yo necesito poco. No es menos cierto que mi economía la administro como los ángeles porque, lo que gané en la temporada 2015/16 en mi país en que pude torear diez corridas de toros, ese dinero  lo sigo administrando para no tener que mendigarle nada a nadie. Para colmo y fortuna, tras lo que he percibido en Azpeitia ya tengo resuelta la economía de este año.

-Hombre, lo has dicho con una alegría que te desborda. ¿Tan bien paga el señor Joxin Iriarte?

Huelga decirte la cifra, por supuesto. Pero sí hay que enfatizar que el señor Joxin Iriarte me ha pagado fantásticamente, como lo ha hecho con el resto de los compañeros que han actuado en la feria de Azpeitia.

-Me decías que hace un par de años estuviste de gira en tu país, Colombia y, sin embargo, el pasado año no acudiste a tu cita colombiana. ¿Motivos?

No hubo acuerdo en las grandes ferias y, aunque me reclamaron de muchos pueblos entendí que no merecía la pena, eran más los gastos que los ingresos, razón la que entendí que el viaje no merecía la pena. Otra cosa hubiera sido que estuviera en Colombia pero, como hace varios años que resido en España, para hacer el viaje tiene que ser rentable, de lo contrario se queda uno en casa.


Toreando con la diestra

-La muerte de Iván Fandiño, Sebastián, nos ha hecho reflexionar a todos y, lo que es peor, es algo que le puede suceder a cualquiera de vosotros que os jugáis la vida. ¿Has pensado alguna vez en ello?

Ni lo pienso yo ni creo que lo piense nadie; de ser así nadie tendríamos el valor para salir a una plaza de toros. Es algo que todos lo tenemos asumido, pero nadie piensa que no volverá jamás al hotel de donde se ha vestido. Es cierto que, cuando sucede, todos nos derrumbamos como mortales que somos, pero muy pronto nos reponemos porque, repito, sería imposible salir a una plaza de toros con el pensamiento de que vas a morir.

-Por lo que veo sigues entrenando como si tuvieras cuarenta corridas de toros firmadas. ¿Para qué entrena tanto un torero que apenas torea?

La filosofía está clarísima, porque en esta profesión piensas que no vas a torear nunca, por extralimitar la nota y, de la noche a la mañana te llaman para matar la de Cuadri en Azpeitia. De no estar preparado físicamente, al margen de las condiciones artísticas de cada cual, el fracaso estaría servido.

-Por lo que veo, Sebastián, ilusiones no te faltan.

Jamás las perderé porque estoy convencido de que sirvo para el toreo, para ser un grandísimo profesional. Eso sí, debo de analizar el tema de la espada, entrenar muchísimo al respecto puesto que, haber fallado con la misma en Azpeitia, eso es gravísimo y, lo que es peor, el precio que se paga es horroroso.


Un desplante ante el de Partido de Resina

-Qué pena, torero que, por culpa de un error que dura un segundo se esfumen faenas gloriosas como a ti te sucedió en Azpeitia.

Y en Madrid, porque la última corrida que toreé en Las Ventas, honradamente, tenía ganado un triunfo grande y todo lo embarré con la espada.

-O sea que, según te explicas, la asignatura que te queda por cumplir es la espada ¿verdad?

Sí. Y en eso estoy, entrenando día y noche para poder subsanar ese fallo que, como se sabe, en el toreo tiene malas consecuencias.

-¿Cómo venderías ese “producto” llamado Sebastián Ritter?

Digamos que soy un torero con un concepto muy artístico que, para mayor dicha lleno de alegría mi labor, algo que tiene un gran calado entre los aficionados.


-Que tengas mucha suerte, Sebastián Ritter, puesto que un torero como tú merece toda la suerte del mundo, la que deseo se traduzca en contratos y, sin duda, en éxitos muy importantes.

  haznos tu página de inicio   
 
MADRID FERIA DE OTOÑO
YA NO ES IGUAL
HACKERS...MATE
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
MADRID FERIA DE OTOÑO
YA NO ES IGUAL
HACKERS...MATE
 
DAVID DE MIRANDA: ¡FELIZ ANIVERSARIO!
FERIA DE OTOÑO 2017
ARLES: FERIA DEL ARROZ 2017
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
DAVID DE MIRANDA: ¡FELIZ ANIVERSARIO!
FERIA DE OTOÑO 2017
ARLES: FERIA DEL ARROZ 2017
 
SIN ATIBORRAR /
EL TAMAÑO SÍ IMPORTA /
EL JULI Y LA MÉRIDA /
Op. / Venezuela
Op. / México
Op. / México
SIN ATIBORRAR
EL TAMAÑO SÍ IMPORTA
EL JULI Y LA MÉRIDA
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.