inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Alberto Lamelas  
  entrevista de Pla Ventura [ 04/04/2017 ]  
ALBERTO LAMELAS: Su fe mueve montañas
El diestro jienense Alberto Lamelas es otro de los héroes que cohabitan dentro del mundo de los toros para darle grandeza a este espectáculo maravilloso, épico como ninguno y emocionante como pocos. Lamelas milita en esa “tercera” división del toreo pero, a poco que le permitan sus enemigos, está dispuesto a ascender, condiciones las tiene de sobra. Claro que lo suyo es una batalla permanente; su vida pende de un hilo en cada tarde que se viste de luces. Digamos que Alberto Lamelas escenifica en cada tarde en la que actúa que, lo de jugarse la vida no es un eufemismo al uso, es una verdad que aplasta.

Muchos nos preguntamos de dónde saca Lamelas ese valor espartano que le permite exponer su vida, jugársela con orgullo y pasión, dispuesto a morir si en el envite hace falta. Las pruebas al respecto las tenemos todos. Sangre derramada la suya en multitud de ocasiones, todo para darle fuste y gloria a una fiesta con varios siglos de historia que, como sabemos, algunos ignorantes quieren erradicar. Tengo claro que, mientras queden hombres como Lamelas, la fiesta, pese a todo, vivirá muchos siglos más. No es un hecho baladí que un hombre se juegue lo más sagrado que tiene, su vida, algo que Alberto hace cada tarde que se viste luces.

Nueve paseíllos adornaron su temporada el año pasado; seis en Francia, el país que mejor le ha entendido, sin duda, la zona donde se premia al que triunfa, al que se juega la vida puesto que, en Francia, como sabemos, existen muchas ferias llamadas toristas donde actúan hombres auténticos, guerreros en el noble arte de torear pero, eso sí, a sabiendas que su vida pende de un hilo, sabedores de que, en el intento pueden morir. No importa nada. Puede más su vocación que todas las trabas del mundo. Felicitemos a Francia, a los empresarios que son capaces de responder con contratos a todos aquellos que son capaces de emocionar al gentío con su valor, ante todo, porque allí valoran en grado sumo la fiera con la que el hombre se enfrenta y, al respecto, Lamelas es uno de sus protagonistas.

Claro que, Alberto Lamelas es un hombre peculiar; no he conocido a nadie como él. Lo explico. De profesión taxista en Madrid, de vocación torero para el mundo. ¿Lo entiende alguien? Es difícil de entender y, con toda seguridad, muy difícil de explicar. Como vemos, con este hombre nos encontramos con la dicotomía para coger el taxi por la mañana y jugarse la vida por la tarde en una plaza de toros. Raro si es su caso, aunque él se empeñe en demostrarnos que, ambas profesiones pueden ser compatibles; de hecho, él, así lo ha demostrado y, lo que es mejor, lo sigue demostrando.


Alberto Lamelas sigue en la brecha convencido que la fe mueve montañas

-¿Es Alberto Lamelas un trabajador que quiere ser torero o, por el contrario, un torero que tiene que trabajar para vivir?

Si me lo permites, deja que te diga que soy un hombre apasionado en todo mi quehacer; me fascina todo lo que hago y, como muy bien dices, soy taxista porque de algo hay que vivir; no puedo negarte que me gustaría vivir de mi arte en el toreo pero, como quiera que la vida hay que aceptarla como en verdad es, aquí me tienes, en plena dicotomía como tú decías antes.

-Lo que sí me gustaría es que me explicaras cómo compaginas ambas profesiones porque, como sabemos, el taxi es un empleo de muchas horas y, para entrenar imagino que tendrás que dedicarte muchas horas de igual modo. ¿Cómo se resuelve ese galimatías?

El poder de la mente es increíble; si te mentalizas puedes con todo. Como todo el mundo sabe, los taxistas tenemos un horario establecido como lo pueda tener cualquier trabajador. Luego, el día es muy largo; mis madrugadas son inmensas. Dependiendo del horario del taxi, las demás horas las consagro a entrenar para que, llegado el momento del festejo no me pille desprevenido.

-Lo tuyo es una lucha titánica durante más de ocho años y, la suerte no ha querido sonreírte. Lo digo porque, por ejemplo, en el día de tu confirmación en Madrid, un lejano 15 de agosto de 2013, junto a Juan del Álamo y López Simón, ya viste, ellos, especialmente López Simón ya figura en todas las ferias mientras que, Del Álamo, es un torero consentido en Madrid. ¿Qué pasó para que ellos sí y tú no?

Sin duda, en la referida tarde ellos tuvieron más suerte que yo y, entre los que empezamos o luchamos desde abajo, la suerte, en un momento determinado es un factor fundamental. Fíjate que, desde aquel día estuve varios años sin volver a Madrid, cosa que hice el pasado año. No tuve eco en su momento y me quedé parado.


Duros exámenes que tiene que pasar el jienense...

-Dentro de todos los males, Alberto, a los toreros, especialmente a los que como tú ostentan un valor espartano, les queda Francia, el reducto donde pudiste saciar tus ilusiones y, de alguna manera, hasta resucitar, digámoslo así.

Esa fue mi suerte, amigo, poder meter la cabeza en Francia para que, desde allí pudieran llegar a España los ecos de mis triunfos porque de lo contrario hubiera quedado parado para siempre.


-O sea que, allí te sienes comprendido como nadie. ¿Verdad?

Por supuesto. Alto honor el que allí me conceden puesto que, como antes decíamos, torear media docena de corridas en Francia con la competencia que allí también existe, eso no es producto de la causalidad, más bien de la justicia que se me ha hecho.

-Seis festejos, Alberto, y dos cornadas gravísimas. ¿No es ese un alto precio el que pagas por conseguir el triunfo?

Las cornadas forman parte del guión; eso lo sabemos todos los toreros. Algunos tienen más suerte que otros pero, el riesgo está ahí para todos los que nos vestimos de luces.


Pero siempre dispuesto a dar la batalla

-Unos más que otros, ¿verdad?

Es cierto, pero no debemos olvidar que cualquier toro puede ser tu gran enemigo; recuerda a Paquirri, a Yiyo, a Barrio, a El Pana, que fueron muertos por toros aparentemente más sencillos de torear que los que yo me enfrento. El peligro está ahí y es para todos.

-De verdad, Alberto, he visto algunas de tus actuaciones en Francia y, como aficionado, siento escalofríos. ¿Qué sientes tú que te estás jugando la vida al más puro estilo del más arriesgado gladiador?

De nuevo abogo por la mentalización de la que antes hablábamos; sabedor de cuál es mi papel es ahí donde mi mente se prepara para el envite. Es cierto que mi cuerpo está pletórico para ello, de ahí los entrenamientos a los que antes nos referíamos; pero sí, la mente juega un papel decisivo para que pueda enfrentarme a esos toros que, por lógica dan pavor.


-Está claro que, para ser torero hay que ser de otra galaxia si me permites la expresión.

No creas. Pienso que es más la vocación, la ilusión, la esperanza por lograr tu objetivo que todo lo demás. Sepas que los toreros no somos funcionarios; no se trata de que pasen las horas para percibir un salario; la cuestión es mucho más profunda. Estamos mentalizados para intentar lograr el éxito, por ello, no nos importa el precio a pagar.


Pase de pecho en Ceret

-A veces hasta con la vida.

Así es pero, ese riesgo, esa incertidumbre respecto a la vida de los toreros es la que le da grandeza a esta fiesta única y maravillosa como antes apuntábamos.

-Yo te comprendo y te secundo ante todo lo que me estás diciendo pero, unos miserables, como muy bien sabes, nos la quieren destruir al precio que fuere.

Tú lo has definido como nadie, unos miserables que no saben de hombres, de personas, de tal modo, ¿cómo van a saber de toros o en su defecto a comprender la grandeza en la que vive este animal, con la que vive y con la que muere? Es una carga que tenemos, un hándicap que nadie nos lo esperábamos, pero que tenemos que hacernos valer y, sin duda, combatir contra ellos con nuestra verdad que no es otra que la grandeza de este espectáculo genuino como ninguno.

-Por cierto, ¿te ha ocurrido alguna vez que hayas tenido algún cliente en el taxi que fuera antitaurino? No quiero pensar que, en el transcurso de alguna de tus “carreras” por Madrid pilotando el taxi, por ejemplo, alguien que no te conociera y que sacara el tema a colación, abogando por la destrucción de la fiesta y detestando a los toreros y a los mismos aficionados.

Como comprenderás, he tenido clientes de todo tipo; los sigo teniendo. Y sí, la situación que tú describes la he tenido varias veces y, ¿sabes qué hice? Quedar con dichos clientes para tomar un café  y, tras la conversación, todos quedaron convencidos de mis palabras o, al menos, así me lo manifestaron. Hay mucha ignorancia suelta por el mundo; las gentes tenemos que aprender mucho, de forma concreta, a respetarnos unos a otros, un valor que se ha perdido pero que no podemos negar que siempre fue un ente de concordia entre los seres humanos.


Lamelas con la izquierda en Dax

-Claro que, si un día subiera como pasajero a tu taxi un tal Pablo Iglesias, seguro que se complicaba la tarea. ¡Menudo personaje!

No creas. Esos tipos que gritan en el Congreso, en las manifestaciones, en todo tipo de tumultos, igual en un cara a cara y en la distancia corta no son tan fieros como se les ve. Si convencí a gentes de su idea, si me lo encontrara a él intentaría por todos los medios de hacerle comprender que vive equivocado en sus pensamientos al respecto de la fiesta.

-Volviendo a tu bendita profesión, Alberto, te vemos anunciado en Madrid en plena feria de San Isidro, todo un lujo para ti, visto así, desde la “barrera”. Y digo desde la barrera porque anunciarse uno en Madrid y en su feria isidril es un lujo que no está al alcance de todos pero, aquí viene la cuestión, los toros son de Dolores Aguirre, vamos, los que no mataría Manzanares ni por todo el oro del mundo. Lo tuyo es un trago o un premio. ¿Cómo lo calificas?

Ante todo un éxito de entrada. Como sabes, tras la corrida que toreé el pasado año en Madrid llevaba varios años sin pisar esa plaza que tanto me ilusiona, por tanto, volverme a ver en el patio de cuadrillas de Las Ventas, como comprenderás, es un triunfo total. La apuesta no es sencilla, igual para mí que para mis compañeros pero, esa es la grandeza de esta profesión, la incertidumbre que emana de la misma puesto que, muchas veces, cuando todos creíamos que una corrida no iba a servir, le dio por embestir y encumbró a un torero, ahí tienes a El Cid que se encumbró con una divisa que no quería nadie.

-Pese a todo, te veo feliz, algo que me emociona.

No es para menos. Yo sé lo que es la lucha, la tenacidad por lograr algún que otro contrato, por ello, verme en los carteles de Madrid es una satisfacción que llena mi alma por completo.


Al final se termina imponiendo su fe... y llega el triunfo

-Y además de Madrid, te queda Francia, ¿verdad?

Si, con toda seguridad que volveré al escenario de mis triunfos que, como sabes es el gran premio que allí recibimos los toreros.

-Que tengas mucha suerte, Alberto y, al final, Dios quiera que un día puedas aparcar el taxi, tenerlo como reliquia o, en su defecto, tener un taxista que te lleve de triunfo en triunfo por esas plazas del mundo.

  haznos tu página de inicio   
 
LA OPORTUNIDAD
PROTAGONISMO PARA LIMA
JUAN MORA: ARTE PURO
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LA OPORTUNIDAD
PROTAGONISMO PARA LIMA
JUAN MORA: ARTE PURO
 
DAVID ESTEVE: LA OTRA CARA DE LA FIESTA
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
EXPOSICIÓN RETRATOS TAURINOS DE BERNAR
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
DAVID ESTEVE: LA OTRA CARA DE LA FIESTA
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
EXPOSICIÓN RETRATOS TAURINOS DE BERNAR
 
GOBERNADOR TONY GALI, DEVUÉLVANOS EL RELICARIO /
¡PLAZA BELMONTE QUITO 2017- 100 AÑOS DE TRADICIÓN! /
OPTIMISMO TAURINO /
Op. / México
Op. / Ecuador
Op. / Venezuela
GOBERNADOR TONY GALI, DEVUÉLVANOS EL ...
¡PLAZA BELMONTE QUITO 2017- 100 AÑOS DE ...
OPTIMISMO TAURINO
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.