inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

El Payo  
  entrevista de Pla Ventura [ 15/10/2016 ]  
OCTAVIO GARCÍA 'EL PAYO': Cuando la voluntad es capaz de vencer al destino
Nació en Querétaro, allá por tierras mexicanas y, desde niño tuvo la inquietud por ser torero; podía haber sido bombero, pero le dio por lo más difícil. Se llama El Payo y una vez más ha venido a España para reivindicarse como lo que es, un gran torero de allende con ganas de triunfar aquende. No es un torero cualquiera porque, como sabemos, es figura admirada en México, pero como todos los toreros aztecas, su ilusión no es otra que consolidarse en la Madre Patria como ellos nos denominan.

La carrera de El Payo se ha visto jalonada por distintos aconteceres; triunfos y cornadas, todo a la par. Sin duda que, ante lo que han sido sus percances, El Payo ha demostrado que, con su fuerza de voluntad supo vencer hasta el destino. Y sé de lo que hablo porque una gravísima cornada que estuvo a punto de costarle la vida, una vez salvada la misma, El Payo sintió en su cuerpo la desolación de pensar que podría quedarse inválido para siempre. A base de una voluntad férrea, Octavio García se sobrepuso a las circunstancias y, meses después estaba en activo de nuevo.

Dejemos la adversidad para hablar de sus éxitos que, por toda la geografía mexicana se han sucedido con tremenda continuidad; desde la gran Plaza México hasta el último de los estados donde Octavio actuó, el denominador común han sido sus éxitos, empañados por muchas cornadas, pero es ahí donde el diestro azteca nos ha dado una soberana lección. Sobreponerse es todo, diría El Payo y le asiste toda la razón.


La lluvia se encargó de impedir su actuación en San Isidro/16

-Perdóneme que le pregunte, maestro, ¿cómo es posible que, usted, ídolo admirado en México venga a España para torear en lugares humildes sin repercusión alguna?

Es cuestión de afición. Como sabes, en México, en el verano de España allí se dan pocos toros, por ello tanto yo como algunos de mis compatriotas nos ilusiona pisar tierras españoles; nos puede más la ilusión de estar por acá antes que nada. Es más, torear siempre es importante y aquí he realizado una temporada bonita.

-Por cierto, me han contado que aquí ha realizado usted algunas faenas dignas de encomio; digamos, faenas que, de haber sido en plazas de mayor nivel ahora todo el mundo hablaría de El Payo.  ¿Qué me dice usted?

Sí, como dices, han sido en pueblos, plazas de menor nivel pero, el toreo, como sabes, cuando surge no sabe en qué plaza se encuentra. Y yo me he sentido torero, digamos que muy a gusto con lo realizado a varios toros que, como decíamos, en plazas de mayor fuste el eco hubiera sido inmenso. De todos modos, recordemos que muchas de mis actuaciones han sido retrasmitidas por la televisión de Castilla La Mancha, algo que me ha proporcionado mayor eco en mi quehacer artístico.


El Payo toreando a la verónica

-Con la mano en el corazón, ¿merece la pena su esfuerzo para torear lo que ha toreado?

Siempre merecerá la pena porque me siento torero, es mi profesión y me encanta ejercerla en cualquier lugar. Si no fuera por el amor que sentimos por lo que amamos, como entenderás, no torearíamos festivales que los toreamos todos los diestros; cuestión de amor a lo que uno hace, nada más.

-Digamos que usted se hizo torero en España puesto que, en su época como novillero alcanzó cotas artísticas insospechadas; incluso de matador confirmó en Madrid, triunfó en Las Ventas pero, por causas ajenas a su voluntad, así lo presagio, su carrera no se ha relanzado como debiera en España.

Uno tiene la ilusión por triunfar en todas las plazas del mundo para ser figura a nivel mundial, caso de los grandes toreros de España y Francia, pero no es sencillo; se tienen que aunar muchos factores para que uno resplandezca, algo que quizás yo no he podido lograr. Recuerda que en España hay un plantel de toreros importantísimos y, competir con ellos no es tarea sencilla; somos muchos para los pocos sitios que quedan por ocupar, si es que queda alguno. Si te digo que lo seguiré intentado hasta lograr el sueño que ahora tengo, ser torero mundialmente reconocido. No es menos cierto que, a nivel de suerte, ésta me ha acompañado mucho más en México que en España.


Doblándose con el toro

-De todos modos, Octavio, ser figura del toreo en México tampoco es nada sencillo; allí, como acá, son muchos los que lo intentan y, usted, por lo que se puede ver, lo ha logrado. ¿Es más sencillo todo en México que en España?

Sencillo no hay nada en ningún lugar. Allí nadie me ha regalado nada; hasta he tenido que dejar mi sangre en repetidas ocasiones por aquello de reivindicarme como torero. Es cierto que allí he tenido más continuidad, muchos éxitos por supuesto y, una vez lanzado, todo ha sido más sencillo, sí de sencillo podemos encontrar algo en el mundo de los toros.

-¿Queda alguna secuela en su cuerpo de aquella cornada en Querétaro en que un toro le arrancó los nervios de su pierna?

A Dios gracias lo pude superar, pero fueron momentos, meses de horrible sufrimiento porque, por momentos, llegué a pensar que quedaría inválido para poder torear; me salvaron la vida, pero temí por mi persona, hasta el punto de la desesperación. Menos mal que, mis amigos, mis gentes, todos estuvieron a mi lado para que me recuperara por completo. Fue un trance duro, muy amargo, pero una vez superado uno ya cree que es capaz de todo. No es menos cierto que me aferré a Dios, el que nunca me abandonó y siempre estuvo conmigo.


El mexicano al natural

-Fíjese que, en México, usted ha competido con las grandes figuras españolas y, como se demostró, hasta ha estado usted a su altura, incluso muchas veces logrando superarles. La pena, Octavio, viene dada porque llega usted a España y, a esas figuras con la que usted ha competido tantas veces en México, aquí no les ha visto por lado alguno. ¿Qué siente ante esta reflexión que le hago?

Ante todo, uno tiene que aceptar la realidad de su vida; las cosas son como son, no como a nosotros nos gustaría que fueran. Claro que me gustaría competir aquí con todos ellos, por supuesto. Y en esa lucha estoy por lograr, como antes decíamos, la consolidación como figura del toreo en todas las partes del mundo, de ese modo podré torear junto a los más grandes en cualquier país. De todos modos, en México, me siento muy honrado de competir con los más grandes de España y Francia; no es mala cosa, algo que evidencia que allí soy querido y respetado.

-De ustedes, los toreros, lo que más me subyuga es la humildad con la que viven. Como antes le decía, me pongo en su lugar y siendo un grande en México, de verdad, yo no vendría a España en plan humilde como ha hecho usted y algunos de sus compatriotas. ¿Qué le motiva para practicar esa cura de humildad que usted lleva a cabo?

Y te comprendo porque tú no eres torero, quizás por ello, pese a ser buen aficionado, quizás no entiendas la adrenalina que corre por nuestro cuerpo, de ahí que, torear, donde fuere, para nosotros es una forma de respirar y de vivir. Y, fíjate, lo dijiste tú, una cura de humildad que siempre nos viene bien a todos.


Toreando con la diestra

-Si no recuerdo mal, Octavio, en su cuerpo creo que son ocho años como matador de toros y el doble de cornadas. ¿No cree usted que está pagando un altísimo precio por ser torero?

Mira una cosa, como diría el maestro Esplá en una entrevista que le hicieron por TV, las cornadas van incluidas en el “presupuesto”, es el canon que tenemos que pagar los toreros, unos más que otros, pero de ahí no se escapa nadie, y como quiera que todos lo sabemos lo aceptamos con humildad y resignación.

-Oiga, matador, cuando un torero, como es su caso, ha salido por la puerta grande de La México seis o siete veces y llevado de tal modo por la Avenida de Insurgentes, ¿quiere eso decir que ya es figura del toreo?

Son unos triunfos más que llenan de orgullo; pero no deja de ser solo un pasito más porque, más tarde, uno tiene que triunfar en todos los estados; no se puede ser torero solo para La México, la carrera de todo diestro es mucho más amplia, razón por la que uno busca el triunfo en todas las plazas del mundo. Pero sí, no deja de ser apasionante triunfar en la plaza más grande del mundo en la que ha comparecido creo que son en dieciséis ocasiones en la que más de la mitad salí por la puerta grande y, en algunas no pudo ser por haber pinchado con la espada.


Rematando la faena

-Estamos hablando de la gran plaza México y, permita que le pregunte, ¿qué ocurre que los aficionados han dejado de ir a dicha plaza?

Posiblemente, y me pongo en el papel del aficionado, quizás no se han hecho los carteles que éste demandaba; afición, como se sabe, hay mucha, es cuestión de darle al aficionado aquello que demanda. Como quiera que estemos en pleno cambio de empresa en La México, quizás que los aires nuevo que pueda traer dicha empresa llenen de nuevo de ilusiones a los aficionados.

-Dentro de unos días se marcha usted para México (esta conversación se mantuvo el 26 de septiembre). ¿Qué recuerdos se lleva para su país?

Ante todo me llevo la dicha de haber estado en España, de haber toreado y triunfado, algo que no es sencillo y si no, que se lo pregunten a Alberto -Alberto Elvira, su apoderado- que ha luchado a brazo partido por conseguirme los contratos. Me marcho feliz, han sido diez corridas de toros que en México no hubiera toreado por el parón taurino en esta época en mi país, por ello, imagina que me voy contento y, ante todo muy esperanzado ante mi próxima campaña azteca.

-Que tenga usted muchos éxitos allende, los que le deseo le sirven para acrecentar su cartel en España para que, en breve espacio de tiempo, venga usted de nuevo para competir con todos los grandes del toreo en España. Mucha suerte y que Dios le bendiga, le llene de éxitos y le libera de toda cornada.

Fotos: Muriel Feiner

  haznos tu página de inicio   
 
LA OPORTUNIDAD
PROTAGONISMO PARA LIMA
MI PASO POR TOMELLOSO
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LA OPORTUNIDAD
PROTAGONISMO PARA LIMA
MI PASO POR TOMELLOSO
 
CURRO DÍAZ: LA SUPERACIÓN COMO META
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
EXPOSICIÓN RETRATOS TAURINOS DE BERNAR
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
CURRO DÍAZ: LA SUPERACIÓN COMO META
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
EXPOSICIÓN RETRATOS TAURINOS DE BERNAR
 
¡PLAZA BELMONTE QUITO 2017- 100 AÑOS DE TRADICIÓN! /
OPTIMISMO TAURINO /
REVIVE LA PUEBLA TAURINA /
Op. / Ecuador
Op. / Venezuela
Op. / México
¡PLAZA BELMONTE QUITO 2017- 100 AÑOS DE ...
OPTIMISMO TAURINO
REVIVE LA PUEBLA TAURINA
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.