inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Antonio Manuel Punta  
  entrevista de Pla Ventura [ 31/08/2016 ]  
ANTONIO MANUEL PUNTA: El que pudo haber sido un grande
El toreo de Antonio Manuel Punta olía al perfume más caro, el que embrujaba y cautivaba. Por ello, ante una fulgurante campaña como novillero, la Real Maestranza de Sevilla le abrió sus puertas para que se doctorara en el real sitio de manos de Paco Ojeda y Juan Antonio Ruíz ‘Espartaco’ un 17 de abril del año 1991 y, justamente, con los toros de moda en aquellos años, los Torrestrella. El lujo no podía ser mayor.  A fe que el muchacho, con sus logros, se hizo acreedor a tales honores.

Al respecto de este torero que tenía duende, ángel; tenía lo que sueñan los toreros y, ante ello, no podré olvidar jamás cuando el maestro Curro Romero se pronunció al respecto para definir al niño de Gerena: “Tie mucho duende er niño; como no se tuersa tenemos un torero muy caro entre nosotros” Puedo asegurar que el maestro no se equivocó; errar hubiera sido que, tras aquel pronunciamiento, Antonio Manuel Punta hubiera dado sainetes por los ruedos, algo que nunca sucedió; es más, inundó con su torería la Real Maestranza en repetidas ocasiones, amén de las muchas corridas que toreó, de forma muy concreta en la amada Venezuela donde llegó a ser ídolo admirado. Confirmó en Madrid sin suerte y sin apoyo de ningún tipo y no volvió jamás a Las Ventas. Varios años estuvo batallando; no quería perder la guerra y, aunque venciera en muchas batallas, al final, el taurinismo le derrotó.

Fueron muchas las circunstancias al margen de su vida, de su profesión que, aunadas, lograron opacarle para siempre. Como digo, perdimos a un torero genial que, posiblemente no quiso entregarle su alma al diablo, razón por la que lo eliminaron. Lo realmente cierto es que, cinco lustros después de que se doctorara, muchos aficionados le recordamos con inmenso cariño.
Después de él han caído muchos; y mira que los toreros tienen una resistencia que raya lo inaudito; nadie quiere dar su brazo a torcer y, como en el caso de Punta, sabedor de sus condiciones, abandonar era poco más que un sacrilegio. Pero como diría el torero, hay que comer y cuidar a una familia, razón por la que se pasó a las filas de los subalternos, con gran éxito por cierto. Era torero, de plata, pero torero al fin y al cabo, que en definitiva es lo que cuenta, vivir en el mundo que se ama, dentro de las plazas de toros, viajando de ciudad en ciudad, pueblo a pueblo. Esa vida nómada que hace felices a estos hombres mientras se juegan la vida. ¿Cabe actitud más bella ante la vida? Seguro que no. Si hacen lo que aman, la verdad es que están muy cerca del éxito.


Antonio Manuel Punta, un grande en la fila de los banderilleros

-¿Tiene usted la sensación, torero, de haber sido una víctima más de la crueldad del taurinismo?

Pues fíjate que no, si creo que el hombre es el hombre y sus circunstancias, dijo una vez Ortega y Gasset, y creo que habemos  muchos toreros con condiciones para haber sido figura que nos hemos quedado en el camino; bien por no haber tenido suerte en los momentos adecuados, bien por tomar decisiones erróneas o  simplemente porque no estaba para uno.

 -Fíjese que, cuando empecé siendo aficionado a los toros creía que, con ser buen torero sobraba y bastaba para triunfar en ese mundo tan apasionante. Tras analizar su vida, hasta me atrevo a pensar que, eso de ser buen torero es apenas una circunstancia que, en definitiva, no sirve para nada de cara al triunfo. Ahí tiene usted a diversos ‘bandarras’ que torean todos los días y, usted se quedó en el camino. ¿Qué falló al respecto de su persona?

Creo que un poco ya te he respondido en la anterior pregunta, pero refiriéndome en particular a mi persona, creo sinceramente que nunca fui bien llevado. Yo creo que un apoderado debe saber qué clase de torero tiene en sus manos para intentar defenderlo en lo mejor posible y acorde a sus condiciones como torero, con esto no quiero quitarme la parte de culpa que también me toque, que probablemente la tenga y seguro que cuando no lo conseguí fue porque algo me faltó para llegar a ser figura del toreo.

-Cuando decidió colgar el traje de luces y hacerse banderillero, en aquel momento, ¿qué pasaba por su mente? Es decir, ¿se sentía usted culpable o entendía que la culpa era de los demás?

Pues la verdad es que tardé mucho en decidirme y lo hice cuando fui capaz de quitarme el resentimiento de no haber podido conseguir mi sueño, con esto quiero decirte que ni me siento culpable, como tampoco hago responsable a nadie de mi vida. Simplemente comprendí y asumí mi situación y tenía dos caminos; ser un resentido y vivir amargado por no cumplir mi sueño, o ser feliz con mi nueva situación y disfrutar de mi profesión y de mi vida en mi nueva etapa y claro, opté por lo segundo.


El día de su alternativa en Sevilla, un recuerdo imperecedero

-Mire usted si todo está complicado que, hasta los triunfos en Sevilla no sirven para nada; usted es un ejemplo de lo que le digo que, como todo el mundo sabe, en dicho ruedo, firmó usted varias faenas inolvidables. Y mire hasta qué punto se lo afirmo que, usted es testigo, su jefe de filas, Manolo Escribano, indultó a Cobradiezmos en una actuación gloriosa que debería de haberle situado en todas las ferias de España y no ha sido así. ¿Cómo entiende usted que los triunfos en Sevilla no sirvan para nada?

Ahí si te puedo decir que este no es el mundo del toro que yo conocí. Cuando de pequeño mi padre me llevaba de la mano a los toros; ni el que conocí cuando empecé a querer ser torero, ni tan siquiera es el que conocí siendo matador. En esa época un tío cortaba una oreja de las de verdad en la feria de Sevilla y firmaba un montón de ferias. Hoy en día llega un torero le corta las dos a un Victorino, que de paso lo indulta (hecho histórico) y ¿cuál es la sorpresa? Ni una feria de Andalucía y prácticamente estamos con las mismas corridas que antes del indulto, así probablemente seremos nosotros mismos los que estemos dañando la fiesta, porque si los triunfos no sirven, apaga y vámonos.

-¿Ha ido usted siempre con su amigo, Manolo Escribano, o lo ha hecho también con otros toreros?

Pues empecé con él, después he estado toreando suelto y con Canales Rivera hasta que en el 2010 me coloqué con Daniel Luque hasta 2013. En 2014 vuelvo con Manuel, el año pasado también toreé con Finito de Córdoba, Juan Leal y alguno más, y espero seguir con Manuel hasta que me jubile, jejejeje. Ya que con él es una relación de hermano, más que de torero.

-Por cierto, torero, qué mal rato pudimos pasar en Alicante con la dramática cogida y cornada que sufriera Manolo que, a Dios gracias, estábamos en una capital y con unos medios fantásticos. ¿Qué sintió usted cuando llevaba entre sus brazos a Manolo que se desangraba por momentos?

Bueno, son sensaciones muy fuertes, ves a tu torero, a tu amigo, con el que compartes tantos momentos en la vida y en la profesión con ese cornalón, que ves que se desangra, y que un toro destroza la gran tarde que estaba desarrollando, y hay un momento que te preguntas ¿Por qué? Pero luego piensas que el toreo es así, que desde pequeño asumimos que estos riesgos son los que le dan grandeza a nuestra fiesta y que es el precio que los que son capaces de ser figuras del toreo tienen que pagar a veces, y sacamos fuerza de flaqueza y tiramos para adelante y rápidamente nuestra mente se pone en positivo y a darle ánimos y fuerza para que cuando salga a la plaza otra vez no se acuerde de la cornada y vuelva a dar lo mejor de él.

-Antonio Manuel Punta, un gran subalterno en la actualidad pero, barrunto que la gente no sabe que usted fue figura admirada del toreo en Venezuela. ¿Cómo recuerda aquellos años?

Pues la verdad es que con muy buenos recuerdos. Venezuela fue un país que me acogió cuando apenas toreaba aquí en España y me hizo vivir en torero durante cinco años que estuve por allí, llegue a ser primero del escalafón toreando 22 corridas de toros, y gracias a eso empecé a torear también en Colombia y Ecuador, en fin tengo recuerdos muy bonitos de esa hermosa tierra a la que quiero muchísimo y en la que conservo grandes amigos.

-Cómo han cambiado los tiempos que, hace muy pocos años Venezuela era uno de los países más ricos de Hispanoamérica y ahora se mueren de hambre como ratas las personas venezolanas. Nos quejábamos de Hugo Chávez, al que usted conoció y, mire cómo ha quedado ese país andino. Tras lo que le he contado y lo que usted ha vivido, ¿cree usted que alguien puede creer en el mundo de la política? Nicolás Maduro es el maldito ejemplo y el culpable del caos venezolano.

La verdad es que este año he vuelto por allí con Manuel, y me dio una gran pena de ver cómo está Venezuela en estos momentos, no es ni la sombra de la que yo conocí. La gente no tiene comida ni medicamentos. Imagínate que estábamos en un restaurante y pedí una Coca Cola y no tenían; bueno pues póngame un café, tampoco tenían, en fin es lamentable que unos políticos corruptos lleven a un país de los más ricos en Petróleo, Aluminio, Oro, turismo, o sea de todo, a la más mísera de las situaciones, es verdaderamente penoso.


Con El Algabeño en Las Ventas

-¿Sirve de algo, torero, que ustedes se enfrenten a auténticas corridas de toros mientras que, otros matan burros con cuernos y, para colmo, algunos hasta les aplauden?

Bueno hombre, todos los toros tienen peligro y no hay enemigo pequeño, pero la verdad es que son circuitos diferentes y muchas veces la gente no valora lo que se le hace a este tipo de corridas que nosotros matamos y encima, pretenden que los torees como a las otras sin darse cuenta que este tipo de toro, muchas veces, primero tienes que dominarlo y luego no tienen nunca la nobleza o bondad que puedan tener otro tipo de ganaderías. Si creo que en eso se debería de educar más a los públicos. Falta cultura taurina, nada es más cierto.

-Si tuviera usted de nuevo quince años y volviera a empezar para ser torero, ¿qué errores cometidos eliminaría con la finalidad de lograr el triunfo?

Probablemente cometería los mismos, pero si te diría que una de las cosas que procuraría sería fijar mis objetivos y no perder más tiempo con apoderados o gente que no te aportaran como torero, y sobre todo creer en uno como torero y querer, querer y querer.

-¿Qué sabor tiene la cornada, torero?

Pues depende cómo y cuándo te la den. Normalmente un sabor agridulce, porque sientes la cornada y sientes que te han herido, pero curiosamente y aunque mucha gente no pueda entenderlo para nosotros es como una medalla, te sientes orgulloso de tus cicatrices.

-Si me lo permite, deje que le diga un piropo; así, en calidad de subalterno, tanto con el capote como con las banderillas, todavía desprende usted ese perfume que embriagaba a la Maestranza, Venezuela y en tantos países como usted actuó. ¿No siente nostalgia en alguna que otra tarde al rememorar tiempos pasados?

Muchísimas gracias por tus palabras. Claro que siento muchas veces nostalgia de poder pegarle veinte muletazos a un toro o de hacer el paseíllo vestido de oro, con todo lo que ello conlleva. Ten en cuenta que yo considero que torero se nace y en mis adentros me consideraré torero hasta que me muera, y dependiendo de las circunstancias en las que la vida te ponga siempre seré matador de toros y así lo siento, con ello quiero decirte que verdaderamente lo que más me gusta en esta vida es torear.


Con el autor de la entrevista

-Si usted fuera empresario taurino y se jugara su dinero ¿a quién contrataría primero, a Rivera Ordóñez o a Manolo Escribano?

Pues no lo sé porque no he sido nunca empresario, pero probablemente si lo fuera y me jugara mi dinero pondría al que más gente me trajera a la plaza; otra cosa sería si lo mirara como aficionado. Lo que sí haría es abrirle paso al que se lo merece y por supuesto abriría los carteles para que las figuras se tengan que apretar con los toreros nuevos que vengan dando guerra.

-¿Qué le falta a su jefe, Manolo Escribano, para que suba de una santa vez al lugar que le corresponde como torero?

Pues no te sabría decir, porque considero que ya ha hecho suficientes méritos y ha pagado con su sangre, como para estar en otra situación más privilegiada del toreo. Pero como el toreo en estos momentos está así de raro, de todas maneras al final se situará en el lugar que le corresponde por sus méritos, estoy seguro. De todas maneras nadie dijo que el toreo fuera fácil. Como sabes, estamos en el grupo de los luchadores, los incansables que, no cejaremos hasta lograr la meta; nos lo ponen difícil, pero solo Dios podrá alejar a Manolo de su idea.

-Como usted sabe, tal y cómo está el toreo, para montar todas las ferias de España, con una docena de toreros nos sobran matadores. Siendo así, ¿qué futuro cree usted que puedan tener los más de cien matadores que todos sueñan con la gloria?

Bueno de todas maneras les tengo que decir que esta es la única profesión que de un día para otro te puede cambiar la vida y que no se aburran si verdaderamente saben lo que quieren. Difícil lo es; nosotros, como sabes, estábamos en el más puro ostracismo y, el hecho de que Manolo sustituyendo a El Juli triunfara por lo grande en Sevilla, a partir de ahí se empezaron a abrir muchas puertas; no todas las que quisiéramos, pero ahí empezó todo. Otra cosa es cómo se ve el futuro del toro por el tema político.

-Para colmo de nuestros males, torero, como usted decía faltaban esos mal nacidos que nos quieren erradicar la mejor fiesta del mundo. Si no teníamos bastante con los problemas internos, lo que nos faltaba era lo de las prohibiciones de tanto hijo de puta que no entienden ni de respeto ni de libertades. ¿Qué futuro cree que nos espera al respecto?

Pues la verdad sé que somos un colectivo fuerte pero a día de hoy viendo la cantidad de políticos e hijos de puta que tenemos en contra, no sabría decirte. Un poco incierto sí que lo veo. Aunque durante toda la historia del toreo se ha pasado por tiempos difíciles y los hemos superado, en el fondo me gustaría pensar que de esta también saldremos.

-Antonio Manuel Punta, ha sido un honor conversar con usted. Nuestras páginas son suyas, es decir, permítame que le diga Opinionytoros es su casa. Añada lo que su corazón le indique.

Pues lo único que me queda es decir que tenemos la fiesta más hermosa del mundo y que al igual que yo habemos muchísima gente que amamos y respetamos nuestra profesión y que daríamos la vida por ella. Si me gustaría saber cuántos de esos indocumentados que tiran la piedra y esconden la mano podrían hablar así de sus profesiones.

-Gracias, torero. Que Dios le siga bendiciendo.

Fotos: Archivo y cedidas por el torero

  haznos tu página de inicio   
 
LAS ESTADÍSTICAS, LOS NÚMEROS, EL ESCALAFÓN…
PROTAGONISMO PARA LIMA
MI PASO POR TOMELLOSO
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
LAS ESTADÍSTICAS, LOS NÚMEROS, EL ESCALAFÓN…
PROTAGONISMO PARA LIMA
MI PASO POR TOMELLOSO
 
CURRO DÍAZ: LA SUPERACIÓN COMO META
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
EXPOSICIÓN RETRATOS TAURINOS DE BERNAR
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
CURRO DÍAZ: LA SUPERACIÓN COMO META
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
EXPOSICIÓN RETRATOS TAURINOS DE BERNAR
 
OPTIMISMO TAURINO /
REVIVE LA PUEBLA TAURINA /
EL PRIMER AÑO DE SIMÓN AL FRENTE DE LA CAPITAL DEL TOREO (I) /
Op. / Venezuela
Op. / México
Op. / España
OPTIMISMO TAURINO
REVIVE LA PUEBLA TAURINA
EL PRIMER AÑO DE SIMÓN AL FRENTE DE LA ...
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.