inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Curro Díaz  
  entrevista de Pla Ventura [ 27/03/2016 ]  
CURRO DÍAZ: Otra Puerta Grande en Madrid
Era el Domingo de Ramos, justo el de pasión cuando, Curro Díaz, por su cuenta y riesgo adelantó lo que sería la gloriosa resurrección de Jesús puesto que, en tal fecha, llenos de pasión, Curro Díaz abría de nuevo la puerta grande de Las Ventas. Y sí, como dijeron los presentes, pasión la hubo, toda la del mundo, no en vano el arte de Curro Díaz, su magia, su encanto, su embeleso cautivó al personal que vibró como pocas veces suele suceder.

Ante este diestro, la actitud de muchas empresas es la que suele desconcertar; como sabemos, ni siquiera está incluido Curro en el abono madrileño, máxime, a sabiendas de que en el ciclo isidril puede caber todo el mundo, y mucho más un artista como Curro Díaz que ha cautivado muchas veces al sabio aficionado de Madrid. Desventuras de la profesión en la que, aparentemente, los signos que evidenciamos los aficionados ante este cartel aludido que abría temporada en Madrid, no era otro que un cartel de circunstancias para quitarse de en medio a tres “pesados”.

Claro que, como quiera que el destino no lo ha escrito nadie, cuando todos creíamos que nada pasaría, a Dios gracias, pasó de todo; y todo bueno que es mucho mejor. Una vez más, Curro Díaz tocó el cielo con sus manos con dos orejas en su haber que, de no ser por el descabello, tres orejas hubieran sido el premio correcto. Como nos contaron, tarde de embrujo del diestro de Linares.


Curro Díaz volvió a sonreir en Madrid... y los aficionados fueron felices

-La idea de la empresa, Curro, no sé si sería la que yo he apuntado; aquello de quitarse de encima a tres toreros, pero estaba de Dios que tenía que ser tu día y, ya viste, gloria pura en un Domingo de Ramos en Madrid por tu parte.

Yo sentía que se trataba de una oportunidad más; como el año pasado en que, previo a la feria pude hacer el paseíllo. No desdeño nada; la vida es como es y no cómo nosotros quisiéramos que fuera; es más, como tú decías, nadie ha podido escribir el destino todavía, es algo impredecible. Y lo digo en el sentido que tú apuntabas que era una corrida sin “caché” y, ya viste, se tornó mi mejor tarde en Las Ventas.

-Tú filosofas mucho pero, ante todo, quiero que entremos en el fondo de la cuestión. ¿Cómo es posible que un torero como Curro Díaz se quede fuera de Sevilla, de Valencia, de San Isidro…?
Eso, artísticamente no existe un solo aficionado que lo pueda entender; ni aun siendo enemigo tuyo estoy seguro que no lo entiende nadie.

Me preguntas lo que tendrían que responderte los empresarios. ¡Eso quisiera yo, estar en todas las ferias! Ante las decisiones de los demás solo cabe el respeto; esto es un tira y afloja; ellos piensan que no soy rentable para su negocio pero claro, yo pienso lo contrario; todo un dilema que, al final, convencido estoy, le hallaremos la solución.

-Como decíamos, otra puerta grande en Madrid el Domingo de Ramos. ¿Servirá por fin ese gran triunfo para que despierten los empresarios de su letargo?

Mi labor es esa, triunfar. Lo demás se nos dará por añadidura, dijo el Padre, y es muy cierto. Sí, hombre, seguro estoy que mi triunfo ha venido en el momento justo en que, ya sabes, precisamente, quedan muchas ferias por hacer y, seguro estoy que ese toque tan especial que días pasado pude dar en Madrid tiene que tener mucho eco.


Poco capote se pudo ver, pero hubo buenas verónicas y media al que se devolvió

-¿No hubiera sido mejor triunfar en San Isidro?

Sí y no. Yo te lo explico. Difícil el triunfo que tú indicas cuando no estoy contratado en dicha feria. Pero de haberlo estado, la feria es muy larga y podía haber triunfado un 30 de mayo en que, a esas alturas de la temporada las ferias están casi todas hechas; por ello, haber logrado este triunfo en estos momentos creo que es toda una bendición.

-Las repercusiones de tu éxito están por llegar, pero imagino que nadie te quitará la dicha de haber leído las maravillas que de ti se han escrito. ¿Cómo te sientes al respecto?

Feliz y dichoso, no puede ser de otro modo. Claro que, esto de casualidad tiene poco; yo llegué a Madrid muy preparado. La corrida no fue la mejor del mundo, pero tanto el de Gavira como el sobrero, de alguna manera, medio se dejaron para que yo expresara mi versión más bella del toreo.

-Paradojas del destino, mientras tú desgranabas los pasajes más bellos de tu torería innata frente a dos toros auténticos, en Valencia, tus compañeros figuras lidiaban el burro amorfo, en este caso de Juan Pedro. ¿Qué paralelismo encuentras en ambas situaciones?

Los juicios de valor son tuyos porque para algo eres el periodista. Como antes te decía, yo no tengo la varita mágica para cambiar nada de todo lo establecido; unos tendrán más suerte que otros, pero contra eso no se puede luchar. Me conformo con lo que me toca y, como quiera que me sienta capaz para crear el arte, ahí están los resultados.


Toreando por abajo ante la atenta mirada de su nuevo apoderado, Joxín Iriarte

-Hemos hablado algunas veces del factor suerte pero, ¿crees que el pasado domingo todo pudo circunscribirse en derredor de la suerte?

Sí que el toro te ayude lo podemos calificar de suerte, en ello estoy de acuerdo. Pero debemos de recordar que yo venía preparadísimo a Madrid, tras la temporada que hice en Colombia y Ecuador que, por ejemplo, había indultado un toro, dejando por allí mi tarjeta de visita con el sello de mi arte.

-¿No sientes rabia cuando, por ejemplo, la mayoría de los toreros que acuden a la feria de Madrid no han saboreado las mieles de la puerta grande venteña, algo que tú has hecho ya dos veces, al margen de faenas inolvidables esculpidas en dicho ruedo?

Mira una cosa, la rabia, el odio, el rencor… son sentimientos que no conducen a nada, ni en los toros ni en la vida misma. Hay cosas que me chocan de forma frontal, eso sí es cierto, pero yo estoy aquí para crear arte, nunca para odiar a nadie y mucho menos para emitir juicios de valor que no me corresponden.

-Un día me dijiste que no existen las injusticias. ¿Sigues creyendo lo mismo?

Por supuesto. Yo no soy el más adecuado para los lamentos. Imagina que llevo toda mi vida haciendo lo que más me gusta, crear arte dentro de una plaza de toros; tengo una salud envidiable; salí triunfante de la terrible cornada de Sevilla cuando los médicos, tras la misma, me dijeron que habían salvado al hombre, pero que se había perdido un gran torero. Tras todo lo que te he contado, sigo creyendo que la vida es muy justa para conmigo.


Pudimos ver buenos naturales

-Yo me refería, Curro, al aspecto comercial en torno a lo que deberían ser tus contrataciones que, como sabemos, no son las que todos hemos deseado.

Todos podemos hablar de injusticias, cada cual a su nivel, pero la realidad sigue siendo otra. Muchas veces se me ha querido contratar y yo decliné la oferta. En ese caso, ¿quién es el injusto? Los empresarios que querían contratarme, para ellos, seguro que me ofrecían todo el dinero del “mundo” y en mi caso yo entendía que era un dinero ínfimo. Recuerda que los empresarios se juegan algo muy valioso, su dinero, razón por la que hacen los carteles como a ellos les gustan que, eso no quiere decir que siempre acierten. Es un juego muy complicado. Por ello, como entiendes, mi tarea no debe ser otra que triunfar que, más tarde o más pronto, todos me darán la razón al tener que contar conmigo. Al hablar de injusticias es como si quisiéramos decir que la culpa de que haya pobres la tienen los ricos o viceversa. Es cierto que todos debemos de luchar por un mundo más justo, pero tratar de cambiarlo de la noche a la mañana es pura utopía.

-Lo tuyo, maestro, es pura paradoja. Eres un gran artista, y por pura “necesidad” deberías de torear el torito adecuado para la creatividad de tu arte y, casualmente, en casi todo los sitios en que apareces, frente a ti siempre hay una auténtica corrida de toros, bien sea en Madrid, en los Miura que mataste el año pasado y, como sabemos, estás anunciado en una gran corrida de toros en Ceret, la feria del toro por antonomasia de Francia. ¿No crees que estás practicando lo que llamaríamos un contrasentido?

Yo no suelo torear “marcas”, yo toreo toros que, ya viste con tal de que embistan lo demás me tiene sin cuidado. Imagina que, por ejemplo, la corrida que hemos aludido del pasado Domingo de Ramos en Madrid, como tal, era descomunal de apariencia; es decir, para asustar a cualquiera, pero yo no me afligí porque muy pronto comprendí que allí había materia para crear el arte, algo que hice con toda la ilusión del mundo. Eso de las “marcas” está muy bien, pero como tú has dicho antes, en Valencia han sucumbido algunos compañeros por culpa de los toros.

-Imagino que, eso de saberte artista te llenará de convicciones que, a su vez, son las que te dan la fuerza para no derrumbarte jamás.

Sentirme ilusionado todos los días de mi vida es el privilegio más grande que tengo en la vida. De no estar convencido de lo que hago, como entenderás, no estaría en este mundillo; me hubiera dedicado a otros menesteres porque la vida es muy amplia en todos los sentidos. Pero es mi convicción la que me vence y convence, la prueba no es otra que mi gran éxito en Madrid hace unos días.


Bello inicio de un ayudado para iniciar faena

-Por cierto, yo me atrevo en afirmar que eres ya un torero “de Madrid”, lo dicen tus partidarios, los que allí te ganaste con el sustento de tus grandes faenas en dicho ruedo; y además de torero de Madrid, también lo eres para la prensa, todo lo que en estos días se ha escrito da la medida de lo que afirmo.

Todo lo que has dicho es muy cierto, lo rubrico por completo. Bien es cierto que, tengo que seguir en el camino que me propuse para que, por fin, ese sentimiento se propague hacia todas las aficiones del mundo. De mi parte no quedará, te lo aseguro.

-Tras escucharte imagino que te queda cuerda para rato, ¿verdad?

Sí, porque llevo una vida enteramente dedicada a mi profesión, sin estridencias, pero muy mentalizado de lo que hago. Soy consciente de mis aptitudes, algo muy lógico pero, ¿sabes una cosa? Sí un día comprobara en mis carnes que se me ha ido un toro sin torear, a partir de ese momento seguro que me replanteaba mi futuro. A Dios gracias, eso no ha sucedido, por ello estoy aquí, a la espero de ir sumando triunfos en mi carrera.

-Menudo debut ha tenido el señor Joxin Iriarte en calidad de apoderado tuyo, ¿verdad?

Eso se llama llegar y besar el santo. Hombre, su felicidad debe ser tan grande como la mía, eso de acompañarme en la primera corrida, en Madrid y que saliésemos por la puerta grande, ya puedes darte una idea.


Un final merecido para Curro Díaz y los aficionados que asistieron

-¿Crees en la publicidad en el mundo del toro?

Siempre es importante promocionar un evento, sea de toros o de lo que fuere. Divulgar una obra para el gran público siempre es positivo, pero no me subyuga para nada la promoción de un torero, es decir, lo que me vale son las críticas honradas, las que siempre he sentido en mi piel y que tanto me han valido, unas para bien y otras para aprender.

-Entonces, ¿de qué se alimenta la fiesta?

Del misterio que ella misma genera. Si el devenir de la fiesta fuera algo predecible, sería entonces cuando el fracaso estaría plenamente asegurado. Como te decía, es el misterio con la que vive la fiesta la que la hace grande, diferente, única… Y yo soy una prueba de lo que te digo. Aquí, a las cinco de la tarde puedes ser un don nadie y, dos horas más tarde, todos los medios de difusión de España están difundiendo tu nombre. Eso se llama grandeza rociada de misterio.

-Al margen de toda la problemática que la fiesta encierra en su montaje, desde el exterior lo tenemos muy crudo. Somos atacados sin piedad por los políticos, los animalistas… gentecillas de toda condición que, pagados, se hacen detractores y quieran acabar con la misma. ¿Qué piensas al respecto?

Estamos sufriendo unos ataques furibundos que jamás antes habíamos soñado; son modismos absurdos puesto que, atacar a gentes de paz como somos nosotros me parece un acto criminal; querer que desaparezca el toro es de una incultura sin límites; es la sinrazón del analfabetismo más radical que, como decías, tanto daño nos está haciendo. Claro que, a su vez, nosotros nos defenderemos, la prueba la tuvimos días pasados en Valencia en que, todo el toreo supo manifestarse al respecto; toreo y aficionados, todos formando una piña indisoluble que, a no dudar nos dará muy buenos frutos.

-Curro: De Madrid al cielo, ¿verdad?

Nunca mejor dicho, sí señor. Es mi plaza, mi asidero, mi bastión que me conducirá por los vericuetos que siempre soñé como torero. Allí he dado ya muchas pruebas de lo que soy; no lo que digo, más bien, todo lo que hago porque si te soy sincero, las palabras de un torero valen más bien poco, lo que dicen todo son sus hechos y de los míos me siento muy contento.

-Torero, muchas gracias por tus expresiones, por aquello de haber compartido un ratito con nosotros amantes de tu arte y, ante todo, responsables de que se haga justicia ante tu persona, todo un artista de pies a cabeza por la gracia de Dios. Que la Virgen de Linarejos, a la que le has ofrecido el triunfo, te acompañe y que Dios te siga bendiciendo.

Fotos: Muriel Feiner

  haznos tu página de inicio   
 
MURIEL FEINER: PIONERA
12+1
AUREOLA
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
MURIEL FEINER: PIONERA
12+1
AUREOLA
 
JOXIN IRIARTE, APODERADO DE VOCACIÓN
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
CAPOTES CON HISTORIA
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JOXIN IRIARTE, APODERADO DE VOCACIÓN
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
CAPOTES CON HISTORIA
 
AUTORREGULACIÓN  DEL FIESTA /
¿QUE NOS DEPARA EL FUTURO? /
LOS NEFASTOS DISFUNCIONARIOS PÚBLICOS /
Op. / España
Op. / Venezuela
Op. / México
AUTORREGULACIÓN DEL FIESTA
¿QUE NOS DEPARA EL FUTURO?
LOS NEFASTOS DISFUNCIONARIOS PÚBLICOS
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.