inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Antonio Ferrera  
  entrevista de Pla Ventura [ 09/02/2016 ]  
ANTONIO FERRERA: El artista se sincera
Han pasado casi veinte años desde que Antonio Ferrera se doctorara como matador de toros en Olivenza, justamente con los toros de Victorino Martín, lo que podía ser todo un presagio de cuanto ocurriría más tarde en el devenir de la carrera de este admirable diestro, un icono de la verdad. No cabe broma alguna en la carrera de este hombre puesto que su carrera ha sido de una honestidad intachable y, lo que es mejor, siempre rociada por el éxito.

Hablamos de los triunfos de este torero, pero jamás debemos de olvidar que todos sus éxitos han sido logrados con el exponente toro en su más pura acepción; no es baladí el dato puesto que, el triunfo lo han logrado muchos, pero con el tipo de toro que suele lidiar Ferrera, el mérito es mucho más grande; y lo es porque, además del arte del diestro, los aficionados podemos vibrar con la grandeza del toro; y no hablo de volumen, pero sí de la casta.

No tengo datos concretos pero, ante Antonio Ferrera quizás estemos hablando de un diestro que ha podido torear las mil corridas de toros en todos los confines del mundo. Si en España y Francia es ídolo admirado, no digamos en América puesto que en todo el continente es un hombre esperado, respetado y venerado. Algo tendrá el agua cuando la bendicen, dice un axioma muy popular.

El pasado año, cuando había hecho la faena de la feria en Sevilla, una negra tarde en Muro, Mallorca, un toro le causó una tremenda lesión en un brazo que le dejó en el dique seco durante toda la temporada. Pero esa ha sido, justamente, la grandeza de este hombre que ha sabido sobrellevar con una entereza inusitada dicha lesión de la que, a Dios gracias, se ha recuperado del todo.


Dispuesto a vestirse de luces muy pronto

-¿Qué siente, maestro, cuando comprueba que le declaran triunfador de la feria de Sevilla y, “cinco minutos” más tarde, un toro le aleja del fulgor de la temporada en un pueblo de Mallorca?

Son sentimientos encontrados; lo digo porque tras lo de Sevilla, como decías, me sentía pletórico y, ya viste, tras la corrida que citas tuve que mentalizarme de lo que era dicha lesión y pasar página para toda la temporada. Al margen de todo el dolor físico, te puedo asegurar que se necesita una gran fuerza mental para digerir el dilema, pero esa es mi suerte, estar capacitado para todo.

-Como usted sabe, unos políticos aberrantes han declarado a Mallorca, ciudad antitaurina, lo cual quiere decir que jamás se celebrarán toros en la isla. Dicha prohibición podían haberla hecho antes de que usted toreara esa corrida ¿verdad?

Lo que no deberían de hacer jamás es prohibir la fiesta en ninguna parte del mundo; es el cáncer que ahora tenemos, que nos dirijan gentes sin escrúpulos y todo aquello que no les guste a ellos, no cuenta para nada. Una pena lo que estamos viviendo al respecto, por lo que tenemos que combatir con nuestras ilusiones, con nuestras actitudes puesto que no podemos quedar impávidos ante tales acciones tan nefastas; recordemos que, cada plaza que se cierra, es una oportunidad perdida para que los hombres que nos dedicamos a este oficio se nos arrebate un trozo de pan, valga la metáfora.


La goyesca en Madrid de 2014 marcó su trayectoria

-En el año 2014 pude verle a usted en Sevilla, Madrid, El Escorial y otras plazas y, me subyugó de usted su entrega más absoluta en todos los sitios; es decir, por ser un pueblo, usted jamás se alivió.

En un pueblo, lógicamente, puede cambiar el trapío del toro -aunque a veces ni eso- pero la entrega del torero tiene que ser la misma. Muy necio sería yo si escatimara esfuerzo en los pueblos. ¿Acaso ellos no pagan como en Madrid? Muy poco diría yo de mí sí me aliviara por esos pueblos de Dios. Desde el primer día que decidí ser torero, esa máxima la aprendí en el instante.

-¿Pensó usted el día de su alternativa que los toros de Victorino Martín marcarían el devenir de su carrera?

Nadie puede predecir el futuro y en mi caso mucho menos. Pero es cierto que, pasados los años, tan legendaria ganadería se unió a mi carrera para que yo consiguiera éxitos de clamor con dichos toros. No sé si estaba escrito, pero sí te puedo asegurar todas las páginas bellas que yo he escrito en la tauromaquia gracias a dichos toros.

-¿Qué siente, maestro, cuando se mira frente al espejo y ve todo su cuerpo lacerado por las cornadas? Deben ser muchas, ¿verdad?

Alguna que otra tengo en mi cuerpo -lo dice con sorna el maestro-.  Por lo que decías, no siento nada en especial, si acaso, la certificación interna de que hice todo lo que debía y pagué el precio que correspondía.


Un aire de mayor lidiador se aprecia en Ferrera

-En sus primeros años como matador de toros, maestro, todos le veíamos como un auténtico gladiador en las corridas duras y, pasado el tiempo, para su fortuna -o quizás la nuestra- todos hablamos de su arte. ¿Cómo se logra esa metamorfosis?

Es el tiempo el que va madurando al hombre y,  en este caso, como torero que soy, desde el primer día yo tenía la ilusión de torear despacito, con arte, con sentimiento que son los valores que nos definen a los toreros; otra cosa eran las circunstancias que, a diario, me impedían llevar a cabo aquellas ilusiones. Ha pasado el tiempo y, ahora, sin afanes, pero con la misma ilusión, he tenido la satisfacción de firmar actuaciones importantísimas que, como dices, han convencido a todos.

-Honradamente, maestro, mérito lo tiene usted más que nadie; lo digo porque su carrera ha estado jalonada por los éxitos sí, pero con ese toro que nos hace vibrar a todos. ¿Se siente superior al resto de sus compañeros por aquello de sus proezas?

Me siento único porque cada ser humano es único e irrepetible; hice lo que debía, lo que me encontré en el duro camino de mi vida artística y, en honor a la verdad me ha ido muy bien. Mi gran satisfacción interna no es otra que no saberme sospechoso de nada; es decir, de pocas cosas me podrán acusar. Mi vida, porque el destino así lo ha querido, ha discurrido por ese sendero del que tú decías, algo que me llena de orgullo.

-Al respecto de su tauromaquia, respecto a la misma, ¿se considera usted el heredero directo del maestro Luís Francisco Esplá?

Eso sería un gran honor para mi humilde persona, pero no es menos cierto que nos unen muchas cosas para que muchos puedan pensar lo que tú dices. Ambos tenemos una tauromaquia amplia, como le pasó al maestro, mi vida discurre por los mismos senderos que él marcó, en definitiva, el hecho de que se me compare con él ya es un premio para mi persona.


Más lidiador, tanto con capote como con la muleta en la mano

-Sus logros son importantísimos porque, en el devenir de la conversación, maestro, me hablaba usted de su alma de artista y, durante mucho tiempo le teníamos a usted como un gladiador como antes decíamos que se ganaba las corridas, además de una por una, con un riesgo tan grande por el cual tiene usted el cuerpo cosido a cornadas. Ahora, Antonio Ferrera, el referirnos a usted nadie tenemos reparo en considerarlo lo que es usted en realidad, un artista. ¿Cómo lo ha logrado?

Yo sigo siendo el mismo, son los demás los que quizás han entendido ahora el gran mensaje que yo quería lanzar desde el primer día que vestí de luces. Siempre me sentí artista o ¿se puede ser de otro modo siendo torero? Yo creo que no, al menos eso es lo que subyace dentro de mí ser. Es verdad que, en los primeros años las circunstancias me obligaban a cosas que yo no deseaba; pero fíjate, si pasado el tiempo hemos logrado lo que todos queríamos, con eso me siento el más dichoso del mundo; yo me siento artista y, lo que es mejor, así lo reconocen los demás.

-Usted es hombre de grandes retos, eso no lo duda nadie, es más, lo afirmamos todos. Lo digo porque además de su verdad, su gallardía y su arte, eso de matar seis toros es para usted casi una broma, si me permite el eufemismo. Los últimos seis Miuras que mató en Málaga no le dieron muchas opciones, lo digo porque ahora, al parecer quiere repetir proeza en otra plaza importante. ¿Qué plaza podría ser?

Me hubiera gustado Sevilla, pero no ha podido ser. Pero si espero que sea pronto y, lo que es mejor, en una plaza de gran nivel. Con relación a lo que tú apuntabas, el toro, como todos sabemos, es siempre el que tiene la última palabra; en aquella ocasión de Málaga, no me ayudaron en lo más mínimo; yo estuve creo que muy por encima de mis enemigos, pero me quedó la satisfacción de haberme sentido muy capaz y resolutivo ante una corrida decepcionante. Y mira como son las cosas que, por ejemplo, el pasado año, 2015, a Miura le embistieron muchísimos toros, pero aquel agosto del 2014 no hubo fortuna con los toros de Zahariche.


Antonio Ferrera más y mejor

-Ahora, una vez más, curado y restablecido, al parecer tiene que cumplir algunos compromisos en América, una tierra que siempre le ha sido propicia. ¿Verdad?

Esa era la idea, pero una lesión de última hora toreando en un tentadero me ha obligado a suspender todos los compromisos que tenía en América, tanto en Colombia como en Venezuela, países donde gozo de un inmenso cartel.

-¿Cómo se consigue ese respeto allende los mares cuando, como se sabe, por aquellas tierras hay cientos de toreros?

Porque siempre apliqué la misma fórmula que utilicé en España, una entrega sin límites que, como se sabe, caló siempre en el corazón de los aficionados. Es un poco como antes decíamos de los pueblos; allí habrá aficiones más o menos entendidas; más  o menos exigentes, algo que nunca me importó porque yo siempre entregué lo mejor de mi ser, de ahí el respeto que allí me gané.

-¿Sabe dónde anida su grandeza? Yo se lo voy a decir. En estos primeros compases de la temporada, cuando otros toreros ya tienen muchas fechas contratadas, usted sigue a la espera y, para sorpresa de todos, al final de cada temporada es usted todo un referente de la misma. Mucho mérito el suyo, ¿verdad?

Empezaré tan pronto me restablezca de la lesión que me ha impedido viajar a América; recordemos que vengo de sufrir aquella lesión que me obligó a cortar la temporada, razones obvias que me aconsejan a cuidarme. Creo que podré torear alguna corrida antes de Madrid que, como se sabe, es mi punto de partida.


Por supuesto que las banderillas seguirán formando parte de su tauromaquia

-¿Se considera el mejor torero banderillero?

Lo que yo pretendo es ser un gran torero sin que para nada se me tenga que encasillar como banderillero; digamos que soy un torero muy completo. Eso sí, para mí, de los que conocí, el mejor era Víctor Méndez sin lugar a dudas; yo diría que el tándem estaba entre Víctor Méndez y el maestro Esplá.

-Maestro Antonio Ferrera, ha sido un auténtico lujo conversar con usted, un gran torero y, sin duda, un tipo sensacional. Que la suerte le sonría para que siga dándonos tardes inolvidables de su auténtica tauromaquia.

Fotos: Muriel Feiner

  haznos tu página de inicio   
 
SEIS NACIONES OTRA VEZ
SEGUIMOS EN SAN ISIDRO…
UN AÑO SIN FANDIÑO
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
SEIS NACIONES OTRA VEZ
SEGUIMOS EN SAN ISIDRO…
UN AÑO SIN FANDIÑO
 
SEBASTIÁN RITTER: Un colombiano que huele a torero
QUÉ ESPERA DE 2018
SAN ISIDRO 2018: Las Imágenes y los Recuerdos (y III)
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: Un colombiano que huele a ...
QUÉ ESPERA DE 2018
SAN ISIDRO 2018: Las Imágenes y los Recuerdos ...
 
¡GANÓ DUQUE GRACIAS A DIOS! /
DE ORO Y AZABACHE /
¿LA POLÍTICA MEZCLADA CON LA CULTURA? /
Op. / Colombia
Op. / México
Op. / Ecuador
¡GANÓ DUQUE GRACIAS A DIOS!
DE ORO Y AZABACHE
¿LA POLÍTICA MEZCLADA CON LA CULTURA?
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.