inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

David Mora  
  entrevista de Pla Ventura [ 30/01/2016 ]  
DAVID MORA: VOLVER PARA SER
El diestro de Madrid, David Mora, es otro ejemplo de superación en el mundo de la torería; un hombre que ha sido capaz de sobresalir de una horrible lesión que, ante todo, faltó muy poco para que un día, 20 de mayo de 2014, entregara su alma a Dios en la plaza de toros de Madrid. Una tragedia al más alto nivel, no en vano, Mora, había logrado ya encaramarse en las ferias de postín, gracias a sus incontestables éxitos obtenidos.

Ahora, para David Mora, es todo un recuerdo del pasado, incluso como él confiesa, una tremenda lección que la vida le ha dado, seguramente para que pueda valorar lo que ha ganado que, hablando de salud, es mucho; muchísimo más que en las tardes de gloria cuando inundó los ruedos con su torería.

Mora no admite lo que llamamos compasión porque, como él confiesa, un percance es lo más propio y lógico para un torero; tampoco anhela el calificativo de héroe que, con toda seguridad le corresponde. Cuestión de humildad por parte del diestro, pero todos sabemos de lo que ha supuesto un enorme calvario en que, casi dos años ha estado para lograr su recuperación; primero, el doctor García Padrós, salvó al hombre; pero más tarde había que salvar al torero, algo que ha hecho el propio diestro, y que le debe de llenar de satisfacción y, sin duda, de un sano orgullo como hombre y como torero.

Por supuesto que las cornadas siempre llegan a destiempo; nunca es tiempo para regar al ruedo con tu propia sangre; es más, nadie lo deseamos, aunque todos somos conscientes que el peligro está “ahí”. Es el riesgo el que sobrevuela junto a los toreros y, cuando menos lo esperamos, caso de David Mora, puedes caer herido, aún a riesgo de perder la vida.


David Mora mira hacia el futuro

-En realidad, maestro, ¿era usted consciente, de la gravedad que revestía aquella cornada, aquella amarga tarde madrileña en que resultó cogido de forma tan dramática?

Sí, por eso me puse en manos de Dios y, en el acto, en las sabias manos del doctor García Padrós que, como a tantos, me salvó la vida. Claro que, una vez operado, lo que no sospechaba era la gravedad de todo lo que me había ocurrido; imagina que, como otras veces me sucediera, yo creía que en un par de semanas podría reaparecer.

-Imagínese que, ese par de semanas del que usted me habla, de repente se han tornado casi dos años. Es más, todos estábamos altamente preocupados porque como usted mismo confesó, por momentos, hasta pensó que se había salvado al hombre, pero que habíamos perdido al torero. ¿Cómo se vive con esa incertidumbre a cuestas?

Es durísimo porque de repente notas que te encuentras dentro de un espiral sin salida; nuevas operaciones, desaliento de los médicos, falta de fuerzas tanto físicas como anímicas; una situación muy dolorosa. Claro que, dentro de mi ser, a poquito que me acompañaran las fuerzas, yo tenía el inmenso deseo por salir de aquel atolladero, algo que a Dios gracias he logrado.


Su disposición segundos antes del gravísimo percance

-Perdóneme, maestro, pero en aquella fatídica tarde, cuando usted se puso de rodillas en la puerta de chiqueros, hasta teníamos la sensación de que se estaba usted inmolando ante el público de Madrid. Y le hago esta matización porque, igual no era necesario asumir tanto riesgo máxime cuando usted venía precedido de triunfos en Valdemorillo, Sevilla… y pese a que no había tenido suerte en su primera comparecencia madrileña, en dicha tarde arriesgó usted lo incontable. ¿Verdad?

Yo estaba dolido conmigo mismo por lo que tú has dicho al respecto de mi primera actuación y, por nada del mundo quería que se me escapara el triunfo, es más, no estoy arrepentido, para nada. Madrid siempre me apoyó y, como se comprende, yo tenía que entregar lo mejor de mi ser.

-Todos nos sentimos un poco heridos con su cornada, máxime porque ya el año anterior usted había logrado triunfos apoteósicos en Madrid, con la puerta grande incluida, Bilbao, Pamplona, Nimes… muchísimas plazas que se habían abierto de par en par ante su gallarda verdad. ¿Cree usted que, ahora, en su regreso, le “guardarán” el sitio que usted tan bravamente conquistó?

Lo peor de todo es que los triunfos de ayer solo sirven para alimentar el pasado; ahora, como es “lógico” tendré que empezar de nuevo, pero no es menos cierto que, si fui capaz, ahora será cuestión de reeditar aquella torería que brota desde lo más hondo de mi ser.


'Deslío' lo lío todo. Desde ese momento el sueño era volver a los ruedos

-Una pena, como le venía diciendo porque para llegar hasta donde llegó, hasta tuvieron que pasar varios años en dura lucha, en una brega contra los elementos y, de repente, como decíamos, llegó la cornada horrible.

Es cierto lo que dices pero, como se sabe, este es el canon que tenemos que pagar los que asumimos esta profesión que nos embriaga hasta el alma, la que muchas veces hasta parece que tenemos atisbos de locura, pero a la que amamos con pasión, razón por la que seamos capaces de sobrellevar la más pesada cruz. Fíjate que, para bien o para mal, al final, todo son lecciones para que haya podido madurar como individuo y, sin duda, reflexionar como torero; es decir, mirar en mi propio interior para comprender que puedo seguir asumiendo retos importantes, los que siempre me motivaron como torero.

-Como antes decíamos, casi dos años después, el próximo día 21 de febrero está usted anunciado en su reaparición en la plaza de toros de Vistalegre de Madrid, todo un acontecimiento que, a no dudar, habrá despertado en usted las más grandes ilusiones.

Ya puedes figurarte; todo un mundo de sensaciones los que alberga mi ser. Primero por comprobar en lo que han sido mis entrenamientos, preparación a todos los niveles y, verme anunciado en dicho festejo, la dicha no puede ser mayor; recuperé al hombre y, como no podía ser de otro modo, al torero. Estoy feliz no puedo negártelo; digamos que ha sido el triunfo de mi voluntad, de mi capacidad de sacrificio, de mi abnegada fe por lograr lo que todos creíamos como imposible, mi recuperación.


Para poder expresarse de nuevo como torero

-Desde luego, la empresa, si pretendía montar un cartel con verdaderos alicientes, ese mano a mano de usted junto a Jiménez Fortes, la expectación la tenemos servida, sencillamente porque ustedes, los dos, vienen del infierno de las cornadas más duras. ¿Cree usted que acudiremos a dicho festejo por morbo, para ver lo que pasa?

No me gusta ese calificativo. Yo creo que la gente acuda, que el aficionado asista a dicho festejo por aquello de la expectación, nunca por lástima ni nada parecido; te puedo asegurar que ambos diestros estamos totalmente preparados para dicho acontecimiento, de lo contrario jamás hubiéramos aceptado. Sería de locos acudir a dicha presentación sin una garantía de todo lo que podemos hacer. Y hablo en plural porque imagino que Saúl pensará como yo. En dicha tarde podrá pasar de todo; especialmente será bueno si los toros ayudan; pero lo que yo no podría permitirme es salir al ruedo sin tener condiciones para ello; el público, el aficionado merece el más grande de los respetos, de ahí la preparación a la que me he sometido y, hasta que no he visto que estaba bien no he dado el paso de la reaparición.

-Cuando menos, maestro, como los toros ayuden un poco, como usted decía, estamos ante un gran trampolín que les puede lanzar a ustedes de nuevo a las ferias. ¿Verdad?

Sí, esa es la idea. Aunque soy consciente de que tengo que empezar de nuevo, pero como antes hice, triunfo a triunfo, deseo meterme de nuevo en el circuito de las ferias, el que el destino tan cruelmente me arrebató. Aquí, como sabes, se regalan pocas cosas; todo se lo tiene que ganar uno con su muleta, con sus éxitos, incluso con su sangre derramada. Y con esa ilusión vivo.


David Mora vuelve ya, en unos días

-Nosotros, maestro, estamos aquí hablando apasionadamente de toros como es natural y lógico ante la profesión que usted tiene y, como sabe, desde otras trincheras, los antitaurinos y ciertos políticos quieren erradicar la fiesta de los toros para siempre. ¿Se puede entender tanta locura y falta de respeto hacia los que amamos esta fiesta maravillosa?

Vivimos tiempos difíciles en que, por momentos, hasta tiene uno la sensación de que se nos ha ido todo de las manos, todo por pura ignorancia de los que no saben de esta fiesta y, lo que es peor, por no tener respeto hacia nosotros que, como se sabe, no nos metemos con nadie. Pese a todo, amigo, no lograrán vencernos; digamos que vivimos lo que yo definiría como un modismo estúpido en que, ser anti, aparentemente, da “caché” al que lo es; pero todo es mentira, es producto del modismo del que hablo que, pasado un tiempo no conducirá a nada.

-Imagine que yo le hablo en calidad de aficionado y me duele que erradiquen la fiesta de los toros pero, en su caso, como protagonista y matador de toros, cada plaza de toros que se cierra, es un trozo de pan que a usted le arrebatan. Por tanto, no estamos para bromas.

Sentimos lo mismo, es inevitable. Por eso tenemos que buscar la unión de todos los taurinos, los aficionados y, como estamos haciendo ahora, divulgar la fiesta por todos los confines del mundo; digamos que lanzar nuestro grito de protesta contándole al mundo que tenemos razón y por muchas batallas que perdamos, al final ganaremos la guerra, algo de lo que estoy convencido.


Deseamos volver a verle triunfar y sonreir

-¿Le preocupa, maestro, la aparición e irrupción de nuevos valores en el escalafón?

Para nada; es más, te digo que me congratula porque ese es el ejemplo a seguir, justamente lo que hice yo años pasados en que, junto a Fandiño, nos abrimos un hueco importante en las ferias.

-Lo dicho, empieza usted en Vistalegre, más tarde en Valencia y, con toda seguridad, a Madrid por supuesto ¿verdad?

Esa es la idea, pero dependerá todo de cómo me encuentre que, en realidad, estoy muy bien; pero falta esa prueba de fuego de las corridas que has mencionado previas a Madrid. Pero sí, presagio que todo irá como lo tengo previsto para poder acudir a la primera feria del mundo que, para mi dicha, tantas satisfacciones me ha dado.

-Adivino, por el tono de sus palabras, que no quedan secuelas en su alma tras todo lo que ha vivido en estos casi dos años de soledad.

Así es. Ya superé los peores trances, la amargura de pensar que no pudiera poder volver a torear. Por todo ello, una vez recuperado en mi cuerpo, ya puedes imaginarte, mi alma está feliz, acorde con lo que siente mi cuerpo.

-Muchísimas gracias, maestro. Que se hagan realidad todas sus ilusiones y que sigamos gozando de su torería inacabable por todos los ruedos del mundo. Nos congratulamos todos con lo que ha sido su milagro particular y, ante todo, con la heroicidad por la que usted ha luchado por conseguirlo. Que Dios le siga bendiciendo.

Fotos: Muriel Feiner

  haznos tu página de inicio   
 
PRIMEROS CARTELES
2018: CON CAMBIOS
FLACO FAVOR
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
PRIMEROS CARTELES
2018: CON CAMBIOS
FLACO FAVOR
 
ALBERTO AGUILAR: Me voy sin amargura
QUÉ ESPERA DE 2018
VISITA AL CAMPO BRAVO
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
ALBERTO AGUILAR: Me voy sin amargura
QUÉ ESPERA DE 2018
VISITA AL CAMPO BRAVO
 
UN SEMIÓLOGO EN LOS TOROS /
MAQUETA DE LA PLAZA DE TOROS DE MADRID /
POSITIVISMO HIPÓCRITA /
Op. / España
Op. / España
Op. / México
UN SEMIÓLOGO EN LOS TOROS
MAQUETA DE LA PLAZA DE TOROS DE MADRID
POSITIVISMO HIPÓCRITA
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.