inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Fernando Robleño  
  entrevista de Pla Ventura [ 18/05/2005 ]  
FERNANDO ROBLEÑO: LAS ILUSIONES DE UN TORERO

Pequeño de cuerpo y grande de corazón; gigante como ser humano cuando le comparamos con la gran mayoría de los mortales. Esta sería la definición que tendríamos que hacer de Fernando Robleño, un chaval de Madrid que, como tantos, quiso probar la aventura de ser torero y, en el camino está. Su nombre, para su fortuna, tras cinco años de alternativa, vuelve a sonar muy fuerte por los corrillos taurinos, no en vano, el pasado día 2 de mayo en Madrid, su labor, estremeció a presentes y ausentes. Gesto de torero que, sin paliativos, supo Fernando jugarse la vida en aras de su más grande ilusión; ser reconocido como un auténtico matador de toros; como un gran torero.

Resultó patético que, tras su actuación en la feria de Sevilla, precisamente con una moruchada ilidiable, alguien dijera de usted que estaba desahuciado. ¿Cómo le sentó aquel calificativo horrible cuando, como se sabe, los toros no dieron opciones?

Cuando se es un hombre público como es mi caso, uno tiene que tener tanta templanza en la calle como en el ruedo. Esos calificativos no gustan a nadie y, mucho menos, a todo aquel que, como es mi caso, todavía estoy empezando esta maravillosa aventura por ser torero. Es triste que, personas que uno entiende debieran de conocer las raíces del espectáculo y, ante todo, saber valorar las condiciones del toro para, acto seguido, enjuiciar al torero; como te digo, es lamentable que se escriban estas cosas que, al fin y a la postre, hacen daño, claro que sí. De todos modos, a pesar de mi juventud, creo que ya estoy curtido en mil batallas.

Se cumplen ahora cinco años desde que usted tomó la alternativa. ¿Qué valoración hace de este ciclo?

Ha habido de todo; no puedo negarlo. Triunfos, decepciones, fracasos, cornadas; pero todo rociado bajo el denominador común de una ilusión desmedida, una afición sin límites que, por supuesto, me hace sentirme vivo y, lo que es mejor, torero.

Si me lo permite, matador, tengo que decirle que, bajo mi prisma de aficionado, es usted lo que se dice una víctima de las injusticias que se dan cita en el toreo. Nadie entiende que, tras sus éxitos en Madrid, de forma concreta el día que usted cruzó el umbral de la puerta grande, apenas tuvieran repercusión dichos triunfos. ¿Qué lectura puede darle usted?

Esto viene a demostrar lo difícil de esta profesión; lo realmente duro que puede ser el camino que, a veces, ni con éxitos ni jugándote la vida se logra el objetivo. Muchos quedan en el camino y, si te soy sincero, no quisiera ser uno de ellos. Honradamente, tras mis triunfos en Madrid, pensaba que todo sería más fácil y, me equivoqué; las pruebas, a diario, siguen siendo muy duras; menos mal que, mi tenacidad y empeño, todavía son mayores.

Como usted indica, le veo en una tesitura muy complicada; es decir, la del toro grande y el billete pequeño. Esa situación, Robleño, me temo que puede desesperar a cualquiera, ¿verdad?

Cualquiera, como indicas, que no se llame Fernando Robleño puesto que, mi ilusión, pese a todo, es incalculable. Me lo han puesto difícil, decir otra cosa sería faltar a la verdad; pero sigo siendo un convencido de que, con toda seguridad, mi corazón superará todo trance que se cruce en mi camino.

¿Y no será que usted tiene muchas limitaciones y no las quiere ver?

En este mundillo no existen limitaciones; existen ilusiones y condiciones y, en mi caso, las tengo todas. Podré ser mejor o peor torero, no soy quien para juzgarme, pero de que estoy convencido de mis aptitudes, de eso que no te quepa duda alguna.

Honradamente, como profesional, ¿pensó alguna vez en dejarlo todo, cansado y hastiado de tantas trabas y zancadillas?

De cobardes, como dice el refrán, jamás se ha escrito nada. Podré morir en el empeño si la ocasión lo requiere pero, acobardarme, eso nunca. Tengo claro que, en mi caso, todo es muy difícil, tremendamente complicado; pero tampoco soy de los peores. Quiero decirte que, compañeros a los que quiero y admiro, todavía están peor que yo. Esto es una lucha sin cuartel; pero lo importante es estar ahí, que sepan que existes, dejarte la piel en cada tarde y, de este modo, convencido estoy que me llegará mi hora. Para triunfar como torero, ante todo, tienes que tener condiciones y, en mi caso, como te digo, soy consciente de tenerlas.

Entre otros éxitos, el pasado día 2 de mayo, en Madrid, dio usted la medida de su pundonor, de sus ganas de ser torero y, toda España pudo ver aquel torrente de ilusiones que corría por sus venas y, su gallarda forma de jugarse la vida que, de haber acertado con el estoque, la oreja, hubiera sido justísima; de todos modos, Madrid le reconoció a usted su valía, su valor y, ante todo, esa disposición admirable por jugarse la vida. ¿Ha tenido repercusión esta actuación tan meritoria?

No la que debiera pero, a la larga, me temo que tendrá su recompensa. Me han llamado de varios sitios y, eso me hace feliz. Aunque no soy imprescindible en lado alguno, si en cambio veo que, para muchos carteles me están reclamando y, sin lugar a dudas, ese es el camino para llegar a la meta.

Camino escabroso, matador cuando, como se comprueba, le llaman siempre para matar corridas durísimas, de las que nadie quiere y, usted, por lo visto, es el receptor de estas llamadas que, pese a todo, quiero adivinar que le sabrán a gloria. ¿Verdad?

Como decimos los toreros, la peor corrida es siempre la que no toreas aunque, haciendo una paráfrasis de la situación, me temo que todos anhelamos conducir un coche Mercedes, por citar una marca de lujo y, la gran mayoría, se conforman con los utilitarios que todos tenemos; pero es que miramos hacia atrás y, todavía, a estas alturas, existen millones de personas que no tienen un mal utilitario para sus desplazamientos. Pues esto es un poco igual; como torero, que duda cabe que mataría con sumo gusto los toros de las figuras pero, a falta de otros contratos, bien venidos sean todos los que me lleguen. Todavía, pese a todo, todos los años, desde que tomé la alternativa, suelo matar un número digno de corridas y, una gran mayoría de toreros, apenas hacen un par de festejos al año.

El que no se consuela es porque no quiere, matador. Tras escucharle a usted, tengo la sensación de que todo es más liviano; por tanto, muy sencillo de llevar. ¿Ha querido convencerse usted o ha pretendido convencerme a mí?

Pienso haberte explicado una realidad incuestionable; todos somos prisioneros de nuestras circunstancias y, entre ellas o junto a ellas, debemos de luchar por lograr nuestros objetivos.

Eso de saber que, a estas alturas de la temporada, según me han contado, usted es fijo en todas las corridas de Adolfo Martín. Este hecho, en realidad, ¿es un triunfo o un fracaso?

Para algunos, qué duda cabe, podría sonarles a fracaso; eso de que les llamaran para este tipo de corridas sería fatal; pero, en mi caso, estoy contentísimo de saber que, tanto ganadero como empresarios, siguen apostando por mi porque están convencidos de que, en mis manos, a dichos toros,  sabré aprovecharles todas las embestidas y, de este modo, ayudar para el éxito del ganadero.

Matador: dicho de este modo, parece que, con estos toros acude  usted al mejor festín. ¿No será que le sobra a usted optimismo y no quiere ver la realidad?

De que soy consciente de cuanto digo, de ello que no te quepa duda. He triunfado ya con los toros de Adolfo Martín y, si te soy sincero, tengo una ilusión grandísima ante mi compromiso en Madrid con los toros de este ganadero que, como uno embista como yo presiento, puedo formar un lío monumental.

A este paso, torero, el día que le pongan a usted con una corrida de las figuras, en dicha fecha, pensará usted que está de vacaciones, ¿verdad?

En el toreo, todo es muy serio. En dichas corridas, como hemos visto muchas veces, sale un toro que te lleva por la calle de la amargura; pruebas cantan. Es cierto que, lo que se dice una ganadería de “garantías”, en muchas ocasiones, propician el éxito mejor que otros toros, pero nada es sencillo. Es verdad que, un torero consagrado, aquello de que le salga un toro imposible, sinceramente, no le perjudica en su carrera pero, en mi caso, si mato una corrida comercial y, para colmo, los toros no embisten, pronto dirían que estoy desahuciado.

Antes, a los toreros que eran como usted se les daba el calificativo de torero macho. ¿Le molesta a usted dicho calificativo?

No, de ninguna manera. Peor sería que me trataran de medroso, ¿verdad? Yo pienso que, todo lo que se diga con relevancia y admiración hacia el torero, es comprensible y admirable, por supuesto.

¿Hasta qué punto le han afectado a usted las cornadas? Y se lo pregunto porque, como espectador, su valor, asusta. Puede que pase usted el mismo miedo que todos, pero, su forma de entender a los toros y su manera de lidiarlos, da la sensación de que el miedo nos lo entrega a los espectadores y usted se queda tan ancho.

Yo creo que, el miedo, se vence cuando eres capaz de superar a las circunstancias. Las cornadas, como a todo mortal, me han dolido; soy de carne y hueso, como todos. Pero lo que nos diferencia a los toreros del resto de los humanos, según mí parecer, es la decisión por afrontar retos difíciles y, por supuesto, salir victoriosos del trance. Aquí, en mi profesión se muere de verdad, de ahí la grandeza de ser torero.

Como usted sabe, somos un portal nuevo dentro del espacio cibernético y, gracias a personas como usted, en el campo de las entrevistas, seguimos dando pasos. Me han contado que, para fortuna nuestra, es usted un asiduo lector de Opinionytoros.com. Vístase de aficionado y, sin rubor, por favor, dígame su parecer respecto a nuestra labor.

Hombre, es reconfortante encontrarse uno con gentes capaces de afrontar el reto de la verdad y la honestidad, valores tan escasos en la sociedad actual que, cuando los compruebas, sientes un gozo especial y, eso es exactamente lo que he sentido con vosotros. Veo que vuestra página es totalmente distinta al resto de lo que existe en el mundo y que, la opinión y la formación de cara al aficionado, son las constantes de vuestra línea editorial y labor de cada día, por ello, si sirve mi opinión, invitaría a todo el mundo a que os visite. Respecto al periodismo, pasa lo mismo que dentro del toreo en sí; hay de todo. Pero en vuestro caso, dado todo lo que he percibido en vuestro portal, ese compromiso con la verdad y el toreo auténtico, desde todas las vertientes del toreo mismo, me llena de orgullo ser asiduo visitante vuestro; gracias a vosotros, cada día podemos aprender una nueva lección.

Soy yo, maestro el que, de forma humilde quiere darle las gracias, ante todo, por regalarnos su tiempo con esta conversación que, le confieso, me he sentido muy halagado a su lado y, por encima de todo, por habernos confesado sus opiniones en torno a nuestra labor que, como usted antes decía, cada cual podrá interpretarla como quiera, pero le aseguro que somos un portal muy serio que lucha por la verdad y la autenticidad desde todos los niveles. Si al final logramos que los aficionados sientan lo mismo que usted, seguro que habremos logrado el éxito.

  haznos tu página de inicio   
 
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
 
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
 
ARREO TOVAR /
EL QUE NO CONOCE A DIOS… /
VERANEO EN LA PUEBLA DEL RÍO /
Op. / Venezuela
Op. / México
Op. / España
ARREO TOVAR
EL QUE NO CONOCE A DIOS…
VERANEO EN LA PUEBLA DEL RÍO
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.