inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 

Emilio Martínez  
  entrevista de Pla Ventura [ 04/02/2005 ]  
EMILIO MARTÍNEZ: TRAS LA PLUMA, LA PALABRA

Nos cedió la pluma al escribir hace unos meses un artículo para el debate en "División de Opiniones", hoy nos cede su palabra.  Queremos que, como Navalón ya hizo, todos aquellos que nos prestan su colaboración, puedan comentarnos también el resto de sus inquietudes sobre la Fiesta. Intentaremos a través de esta sección “Mano a Mano” conocer más de lo que ellos saben.

Emilio Martínez es, ante todo, un periodista de lujo; un hombre que, gracias a su talento y honradez, supo darle vitola al periodismo taurino como pocos. Atrás han quedado sus años en el diario El País en que, con fortuna para él, compartió cartel, mesa e ilusiones con el inolvidable y, a su vez irrepetible, maestro Joaquín Vidal. Martínez Espada sabe, como pocos, la bella doctrina del taurinismo que, en ocasiones, se torna pecado cuando, de forma lamentable, aparecen algunos taurinos que, con malas artes, destrozan las ilusiones de tantos hombres y mujeres que, por el precio de la verdad, han dejado su piel en el camino: Emilio Martínez es un ejemplo de cuanto digo.

Este periodista ejemplar que naciera en Albacete y que decidió un buen día marcharse a Madrid, en estos momentos, consagra su vida al periodismo, nada es más cierto; pero todo ello, casi al margen de su pasión y afición a los toros donde, dicho sea de paso, ha escrito páginas bellísimas. Nosotros, en nuestra Web, hemos tenido la fortuna de contar con su inigualable pluma puesto que, su sabiduría y talento, no los ha perdido y, la prueba, como explico, nos la dio en ese recital que escribiera para nosotros al respecto de la concesión de trofeos. Ahora, queremos rendirle homenaje para que, ante todo, el mundo sepa, cuando menos los jóvenes, el bagaje de su cultura, de su afición, de sus vastos conocimientos en materia y, por encima de todo, de su prosa encantadora cuando habla de toros.

- Como hemos dicho has participado ya en nuestra sección “División de Opiniones”. ¿Crees que cumple la misión que nos propusimos; es decir, fomentar el debate y clarificar los criterios que deben utilizarse en la Fiesta?

Por supuesto, sobradamente, ya que al tratarse de especialistas en diversos temas taurinos, pero independientes y críticos con la pésima situación actual de la fiesta (una gloriosa minoría, eso sí), aportan claridad para los lectores.

- ¿Qué piensas que te faltó por decir -si es que faltó algo-, sobre todo después de leer los comentarios que han hecho los aficionados?

Bien, las crónicas y críticas sobre mi actuación fueron buenas. En serio, no tengo nada que añadir porque a pesar de ser un tema farragoso, el del reglamento y la concesión de trofeos, creo que abrió un debate de interés. Al margen de que los lectores de nuestra ‘Opinión y toros’ están en perfecta sintonía con la línea de búsqueda de la integridad y es fácil coincidir.

- Como sabes, acompañamos el debate con una encuesta, ¿crees que es mejor que un foro y que mide mejor la opinión de los aficionados?

A mí me parece que la encuesta, y la posibilidad de publicación que tienen los lectores de lo que les ha parecido el artículo es ideal e incluso suficiente. Lo que no quita para abrir otras opciones interesantes como pueda ser el foro.

- ¿Consideras, por tanto, que es bueno este tipo de secciones para pulsar lo que los verdaderos aficionados tienen tan pocas ocasiones de poner de manifiesto en un medio con difusión?

Indudablemente. Más tratándose de un portal que va más allá de la simple noticia (para eso ya están otros, la mayoría muy oficialistas y comprensivos con los poderosos que manejan la fiesta) y hace honor a su nombre de ‘opinión’.

- ¿Valoras como positivas las conclusiones que se sacaron?

Desde mi punto de vista, sí, desde luego. Insisto en que confío que mi participación haya servido para algo en nuestro derecho al pataleo –me refiero al de los aficionados y/o periodistas y críticos independientes-; aunque no creo que cambie nada de la nefasta realidad por la que atraviesa la fiesta.

- Por último, ¿volverías a colaborar con nosotros en otro debate? Y caso de ser afirmativo, ¿qué tema te gustaría abordar?

La duda ofende. Cuando queráis, aunque creo que antes de repetir hay muchas otras voces de la multitud de aspectos de los toros que pueden, y deben, participar. En cualquier caso, aunque el tema lo elegiréis vosotros, debería estar relacionado con la fiesta en general y en particular con la faceta informativa de la misma, que tantísimo deja que desear desde la opción de los aficionados fetén. Repito mi enhorabuena.

-Ahora y tras estas primeras preguntas obligadas en relación a tu colaboración, que te agradecemos nuevamente, te digo que tras estar un tanto alejado del periodismo taurino, Emilio, ¿qué sentiste cuando te invitamos a que nos hablaras de toros para el mundo?

No estoy alejado ni en afición ni en profesión, pues llevo la información y crítica taurina en ‘Estrella Digital’ (además de otros cometidos generales, ‘El Pueblo de Albacete’ (idem)  y ‘Guía del Ocio’. En cualquier caso es un lujo colaborar con vosotros, como en los viejos tiempos de ‘El Ruedo’ y ‘La Lidia’; es más, una página araña (léase web, que es lo que significa en castellano este palabro) como la vuestra, luchando por la integridad y pureza de la fiesta, era imprescindible. Por tanto, encantado de hacer el paseíllo en la misma.

- Querido amigo, trabajas en Estrella Digital y, si no estoy mal informado, es la web más leída de España. ¿En qué consiste, exactamente, tu labor en dicho medio?

Soy el editor del turno de mañanas (redactor jefe) y de la edición de los fines de semana.

- Todavía me sigo preguntando y, lo que es peor, sin hallar respuesta, de cómo es posible que, tras morirse el maestro Vidal, en El País, no decidieran contar contigo para la información y crónica taurinas. No lo entiendo. ¿Existe algún motivo especial para que cometieran tamaña torpeza?

Eso habría que preguntárselo a ellos o a su actual titular (a tiempo parcial) Mari Paz Domingo, que como discípula de la época de Joaquín y mía, está en idéntica línea. Y encima es castellano-manchega.

- Desde que no escribes de toros, Emilio, no se si estás contento por no hacerlo o, triste por dicha causa. En definitiva, ¿Cuál es tu estado de ánimo en este instante y, a su vez, como vislumbras el panorama taurino actual?

Ya comenté que sí escribo de toros, y estoy muy contento de ello, sobre todo de las crónicas, que te permites echarle literatura y humor. El panorama es pésimo, porque se han cargado (o casi y salvo excepciones) el elemento fundamental de la liturgia laica, olorosa y flamígera que es la fiesta: el toro (protagonista frente al coletudo, antagonista). Y después, los toreros son bastante mediocres; a la autoridad le importa un pijo (perdón por un taco tan albacetense) la fiesta y no defiende a los aficionados; la crítica parece casi siempre el único miembro de la cuadrilla de las figuras que no hace el paseíllo, y los aficionados fetén están en vías de extinción. En resumen, como el grupo de rock, ‘Peor imposible’.

- Es desalentador, Emilio que, por ejemplo, personas como Marisa Arcas, entre otros muchos, no les hayan dejado paso. ¿Sirve de algo intentar vender la honradez que sentimos?

Marisa fue un ‘boom’ del periodismo taurino por su independencia,  valentía y honradez. Con tales armas, salvo milagro que no aconteció, estaba claro que no iba a triunfar.

- Me gustaría, amigo que, a poder ser, me confeccionaras lo que para ti sería el cartel ideal en esta temporada, ¿quieres?

Ponce, El Juli y Manzanares II (que no junior) con toros de Victorino o Adolfo o Cuadri, ja, ja…A mí me apetece lo fundamental, que salga el toro bien presentado, y si es de las pocas ganaderías encastadas -no necesariamente duras, que también meto ahí las santacolomeñas-, mejor. Los coletudos son menos importantes, aunque me inclino por ejemplo uno compuesto por el número uno actual, léase El Cid, como imprescindible, y luego los jóvenes que arrean como Perera, Gallo, Antón Cortés, Curro Díaz etc. Y tampoco estaría mal dar entrada a veteranos que actúan de otra forma, con liturgia propia como Frascuelo y Cepeda, triunfadores del pasado verano en Madrid, quizás con otro tipo de toro, pero siempre íntegro.

- ¿Qué piensas, desde tu óptica de aficionado, en torno a lo que ha sido la adjudicación de la plaza de toros de Madrid a Chopera?

Fue sorpresiva tras la apertura de las plicas y el peso que tenía la parte económica, en la que los Choperitas quedaron quintos. Además, la Comunidad aún no ha dado a conocer públicamente cómo se puntuó a cada ofertante, algo que siempre hizo en anteriores concursos. A mí, como a muchos aficionados, el candidato que más me gustaba, según su pliego, era Tomás Entero, y después Simón Casas. En cualquier caso, dada la pésima gestión final de los Lozano, no será muy difícil superarle. Otra cosa es que los Choperitas nos ilusionen.

- Nos conocemos hace ya muchos años; hemos vivido situaciones muy análogas y, lamentablemente, Emilio, me temo que, pocas cosas han cambiado en el mundo del toro. ¿Crees que sirve de algo nuestra doctrina?

De nada. Es el derecho del pataleo, porque aunque los buenos aficionados y/o los críticos independientes sabemos que la guerra de la pureza y la integridad de la fiesta está perdida, nos divertimos ganando algunas batallas hasta la derrota final que será la desaparición de la fiesta tal y como la conocemos.

- Tú viviste, como todos sabemos, muchos años junto a Joaquín Vidal. Al respecto, ¿tienes alguna anécdota importante relacionada con el maestro?

Pese a que era muy callado, sentenciaba al hablar. Por ejemplo, un día nos encontramos a la salida de San Isidro y camino del periódico a un grupo de admiradores de Ponce junto a un crítico blando y favorable a las figuras (sus razones tendría, como todos) y le dijeron: “Joaquín, qué pena,  Enrique ha estado genial en…(no recuerdo la plaza de tercera), y él les respondió ¿Enrique, Enrique, Enrique Morente?. A lo que le contestaron no hombre, Enrique Ponce, replicando Joaquín. “Ah, que le llamáis por su nombre, debe ser amigo, ¿no?, por tanto no me sirve vuestra óptica. Pero enhorabuena, que os veo muy contentos”.  

- Hace treinta años, Emilio, recuerdo que, por ejemplo, una crónica de Navalón hacía cambiar el curso de la historia de un torero; para bien y para mal. ¿Por qué hemos perdido la fuerza periodística?

Salvo excepciones, los toros no interesan a los medios de comunicación generalistas, a no ser por los contenidos del corazón y otras vísceras -léase basura-. Además, el aficionado taurino no lee, sólo el titular y las fotos. De modo que… Ya ves lo que ha ocurrido en los periódicos nacionales, que casi ha desaparecido la poca información taurina que daban y que jamás era incluida en los Telediarios o Diarios Hablados.

- Muchos, amigo querido, en su día, apostamos por un torero admirable al que conocemos como El Inclusero y, el tiempo, no quiso darnos la razón. ¿Quién falló, El Inclusero, o los que por él apostamos?

Ha sido -y supongo que es, ojalá aún podamos verlo si Dios o algún empresario quiere- uno de los coletudos que con mayor pureza han toreado. Pero le perdió la boca por, entre otras cosas, denunciar las injusticias del tinglado, con razón. Pero para él y para la fiesta hubiese sido mejor llegar arriba y después denunciarlas. Nuestro común amigo Jorge Laverón le define perfectamente: el mejor en el ruedo, el peor fuera de él, por este tipo de cosas.

- ¿En qué se diferencia Madrid, con el resto de las plazas?

Fundamentalmente en el protagonista de la fiesta: el toro. Si a ello le añadimos una afición entendida y exigente (salvo los chuflas y VIPS que van a San Isidro a que los vean) y la presencia de toda la atención mediática, nos coloca a Las Ventas, que además con sus 80 festejos por temporada duplica a la segunda al efecto, que es Sevilla, muy por encima y  a años luz, de todas las demás. Lo cual no me impide admitir que también ha bajado en los últimos tiempos, pero las demás, por desgracia, han bajado más.

- Tú, espectador habitual en las plaza de las Ventas, ¿qué sientes cuando acudes a las otras plazas? Y te lo pregunto porque, adivino que, la diferencia es abismal, ¿verdad?

Lo dicho. Procuro no ir, salvo por compromisos amistosos o profesionales. Sí lo hago a Albacete, por ser mi tierra, aunque también ha bajado mucho. No obstante es junto a Logroño (ésta por encima) de las pocas de segunda con cierta dignidad y superior en ello y en el toro a algunas de primera como Valencia.

- ¿Crees, de verdad, que el futuro del periodismo, incluido el taurino, está en la red; es decir, en las cuestiones cibernéticas?

El futuro está en la red para todo. Es una revolución superior a la de la imprenta en cuanto a las formas de vida. No obstante no van a desaparecer el resto de los medios, porque se complementan entre todos.

- Tú, Emilio, que eres un hombre estudioso en materia me gustaría que, por ser una autoridad en el periodismo taurino, pudieras responderme lo siguiente: ¿Por qué se malogran tantos toreros? Léase, Sánchez Puerto, Frascuelo, El Inclusero, Pepe Luís Vázquez …

Gracias por lo de autoridad, que visto cómo se comportan los usías, tan favorables a las estructuras injustas establecidas y tan contrarias a lo que debería ser su único deber de defender al aficionado, casi es un insulto. Bien, el caso del Inclusero ya está explicado. Pepe Luis te lo explicaba a ti en tu anterior “mano a mano”; Sánchez Puerto no tuvo suerte en momentos clave y tampoco le apoyaron ni dieron contratos. Frascuelo, que parece sacado de una postal sepia por su liturgia y su toreo a la antigua, al menos es torero favorito de Madrid, y si le dieran más festejos aún enseñaría, como los anteriores, que se puede torear de otra manera a la mecánica pegapasista de la mayoría de las figuras actuales. En el fondo ocurre que las figuras no quieren en sus carteles a los que se ajustan tanto a los cánones como los anteriores, de modo que éstos, sin contratos, van desapareciendo o actuando en condiciones difíciles. Algo de lo que, a distancia, le pasa hoy al que mejor torea -léase El Cid- al que el año pasado no querían las figuras en sus carteles y éste aún le ponen pegas.

-¿Has llegado a pensar alguna vez que, si los que defendemos la pureza y la verdad de la fiesta somos unos locos?

Sí. Unos maravillosos Quijotes de la religión compulsiva que es la fiesta; una especie a extinguir por los taurinos profesionales, pero, insisto, aún vamos a dar el follón un tiempo.

- Nosotros, los que damos consejos,¿cómo los recibiríamos si, por ejemplo, mañana, fuéramos empresarios taurinos?

Si fuéramos empresarios de verdad, y no ‘ganaduros’ a corto plazo, al menos dialogaríamos con ellos. Pero como no es así, pues nos machacan. Además, si fuéramos empresarios nos arruinaríamos con nuestro romanticismo.

- ¿Es lo mismo predicar que dar trigo?

Nada que ver lo uno con lo otro. Pero algunos, y no sólo en los toros, tienen tanto trigo que es injustísimo que no repartan ni siquiera lo que les sobra.

- ¿Dime, por favor, qué faena llevas en tu mente que, el paso de los años no ha logrado borrar?

Hay muchas, porque suelo ver casi toda la temporada de Madrid y otros varios más hasta totalizar el centenar. Casi todas de toreros artistas como Curro Romero; Paula, al toro de Benavides en la feria de Otoño, entre otras y muchas de su capote sin igual; de Manolo Vázquez y Antoñete; la de Julio Aparicio en San Isidro; varias de José Tomás y Rincón, sobre todo la de Bastonito; las de El Cid este año en San Isidro, Albacete y Colmenar Viejo… Pero también de coletudos poderosos triunfando a base de valor y capacidad lidiadora, que igualmente te estremecen las fibras sensibles, sobre todo Ruiz Miguel, sin olvidar a Dámaso y Esplá.

- En la torería actual, amigo querido, ¿qué pasaría si, por ejemplo, Antoñete pudiéramos rejuvenecerlo treinta años?

Que acababa con la inmensa mayoría de mediocres que pueblan el escalafón. Hasta con casi 70 años daba lecciones, completas o sueltas, de ortodoxia artística, de torear de otra forma.

- ¿Cuál es el modelo de toro ideal?

Cualquiera con trapío y casta. A mí me gusta la línea santacolomeña, pero ya es algo particular. Lo fundamental es eso buena presentación y casta.

- Me contaron que, cuando estabas en El País, recibiste muchas proposiciones que, crematísticamente hablando, te hubieran reportado muchos beneficios y, siempre declinaste la oferta. ¿Hiciste bien o mal?

Te contaron mal. Jamás me propusieron nada, como tampoco a Joaquín Vidal, ni creo que lo hagan ahora con Villán, por ejemplo. Los que lo hacen ya saben a quien se dirigen. Sólo en una ocasión hubo un regalo de Navidad excesivo (en embutidos, jamones y licores) del apoderado de un torero importante, que lo envió a todos los críticos. Nosotros dos lo devolvimos al día siguiente ante la sorpresa de su enviador; el resto, según el apoderado no lo hicieron, no sé si será cierto o no, pero me da igual.

-¿Qué piensas de las incursiones de la mujer en los toros? ¿Son pura anécdota?

Al margen de la gran Juanita Cruz, en la época reciente, salvo Maribel Atiénzar y sobre todo Cristina Sánchez, sí. Pero es que han tenido el mundo cerrado o con muchas zancadillas, que ahora ya son menos. A mí como espectador me da igual lo que tape la taleguilla, lo que quiero es que el torero o la torera hagan fe de ello.

- ¿Se puede entender que, por ejemplo, algunos críticos, vivan de forma más ostentosa que las máximas figuras de la torería? Y no es que no tengamos todos derecho, pero creo que me has entendido. Recuerdo, como la historia nos ha contado que, Cañabate, con su chaqueta raída y su bocadillo en el bolsillo, acudía a las plazas de toros para contar la verdad y, claro, no le importaba la grandeza de nadie.

Jamás me he metido ni fijado en cómo vive nadie. Si algunos levantan sospechas, allá ellos. Aunque no suelen hacer alarde de sus riquezas, al menos varios de los sospechosos.

- ¿Qué te ha quedado por hacer en el periodismo taurino?

Contar que la fiesta es muy justa y los mejores toreros son los que triunfan.

- ¿Qué libro taurino salvarías de la hoguera?

Cualquiera que sea bueno, y hay tantos…

- César Rincón, como sabes, veinte años después de su alternativa y tras haber superado una cruel enfermedad, sigue siendo el rey. ¿Dónde piensas que está el secreto de este torero ejemplar?

Le mencionaba antes con ‘Bastonito’, pero también nos ofreció otra lección con el toro de Torrestrella en San Isidro que no fue valorada. Porque le aplicó su toreo de distancias, con todas las ventajas para el toro, citando a veinte metros con el medio pecho y la muleta ‘planchá’, cargando la suerte y templando el muletazo y cascabeleando la rima de la ligazón, o sea quedándose colocado para el siguiente. Es el único que aún se atreve porque entiende así su toreo, por eso acabó con casi todos en 1991. Lo que pasa es que es una lidia de máximo riesgo y está cosido a cornadas y a golpes, además de la hepatitis. Los buenos aficionados estaremos en deuda con él ‘per in saecula saeculorum’.

- En realidad, Emilio, como sabes, para confeccionar todos los carteles de España, sólo hacen falta una docena de toreros, tal y conforme está montado el toreo. Siendo así, ¿qué futuro les espera a más de quinientos hombres que aspiran a ser toreros?

En lo económico muy malo para la mayoría, incluyendo a algunos de los que ocupan los altos puestos del escalafón, que luego a la hora de liquidar los liquidan -o sea no les queda casi nada- . Los novilleros, ya se sabe, peor porque si no ponen no actúan. Así de triste y así de real está la fiesta.

- Contigo, Emilio, podría pasar horas y más horas de diálogo. No quiero robarte más tiempo, ¿quieres añadir algo más?

Repetirte la enhorabuena por esta ‘Opiniónytoros’, tan necesaria, y por tu lucha de decenas de años, por tu zona geográfica y a nivel nacional, en ‘El Ruedo’ y ‘La Lidia’, donde como subdirector tuve la suerte de contar contigo semanalmente. Enhorabuena por tu ejemplo, gracias por el mismo y, ¡hale, a sufrir otra temporada, salvo contadísimas tardes¡.

Muchas gracias.

  haznos tu página de inicio   
 
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
 
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
 
¿QUÉ TORO QUIERE TOREAR MORANTE? /
ENEMIGOS EN EL MUNDO DEL TORO BRAVO /
ARREO TOVAR /
Op. / España
Op. / Ecuador
Op. / Venezuela
¿QUÉ TORO QUIERE TOREAR MORANTE?
ENEMIGOS EN EL MUNDO DEL TORO BRAVO
ARREO TOVAR
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.