inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 
  EL RECONOCIMIENTO Y APROBACIÓN DE LAS RESES  
     
 

No son pocas las veces que se plantean problemas en los reconocimientos de las reses a lidiar. Aún cuando no es de dominio público en la mayoría de los casos, sí es cierto que son muchas las ocasiones en que determinadas presiones obligan a discrepar abiertamente entre presidentes y veterinarios en cuanto a qué decisión tomar.

Opinionytoros ha querido profundizar en este tema y para ello hemos contado con una voz autorizada. Pedro Antonio Naranjo Fernández ha ejercido durante varios años, con muy buena nota, -esto lo decimos nosotros- la presidencia de una plaza de toros de capital de provincia. Por determinadas y extrañas circunstancias ya contadas en este Portal, fue cesado en su puesto, lo que desencadenó la renuncia de su compañero suplente en señal de solidaridad. Nos parece que su opinión puede ayudar a posicionarnos en este debate sobre la idoneidad de que pudieran ser sólo los veterinarios los que tuvieran la última palabra a la hora de decidir las reses a lidiar, o si por el contrario, esa voz última, debe seguir quedando en manos del presidente. Esperamos sus comentarios y votación a la encuesta que le acompaña.

APROBACION DE LAS RESES A LIDIAR: ¿INTERVENCION DEL PRESIDENTE, O SOLO RESPONSABILIDAD DE LOS VETERINARIOS?

Ante todo,  para que veterinarios y presidentes (sean policías o no) desarrollen su labor han de tener necesariamente  la condición de auténticos AFICIONADOS, y además ejercer de tales con lo que esto conlleva, aparte de poseer sobrada capacidad para el desempeño de sus funciones.
 
Han de tener ambas partes el suficiente criterio, libertad e independencia como para soportar estoicamente los embates de las continuas presiones (sobre todo los presidentes) encaminadas a torcer las decisiones tomadas con arreglo al Reglamento, para beneficio de las mismas partes de siempre y  en perjuicio también para los de siempre: el toro y el espectador. Que no ocurra lo que actualmente viene siendo una rutina, precisamente como consecuencia de la alevosa falta de afición: presidentes que rescatan toros rechazados previamente por el equipo veterinario, y equipos veterinarios que presentan informes favorables de reses que debían haber rechazado. Resultado en ambos casos el mismo: lidia de toros inválidos que en muchas ocasiones hay que apuntillar en el ruedo.

El criterio se consigue, aparte de las dosis necesarias de personalidad y carácter, con los conocimientos en la materia por parte de los presidentes, no sólo en cuanto a Ley y Reglamento Taurinos, Ley de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, Ley General para la Defensa de los consumidores, etc… , sino también, presidentes y veterinarios (por el hecho de ser aficionados) acerca de las reglas y suertes del toreo, la ganadería brava en general; es decir, la morfología del toro y los encastes, la evolución del toro de lidia, su crianza, los reproductores, el herradero, la tienta, la problemática actual del toro, la casta, el trapío, las marcas señales y las capas, asociacionismo taurino de los aficionados…etc.

La libertad e independencia viene dada por una retribución económica simbólica para los veterinarios y nula para los presidentes. No puede ser de otra manera, ya que solo lo justifica la auténtica afición, el hecho de aguantar presiones por alguna de las partes interesadas, y expuestos de continuo a críticas del público (las más de las veces justificadas) pero a veces inmoderadas e incluso violentas, a las que cualquiera no está acostumbrado.

Es indiscutible que el veterinario es el profesional cualificado que por sus conocimientos técnicos específicos está facultado por encima del presidente y de cualquiera, para apreciar las condiciones de una res desde el punto de vista físico, y calibrar su estado para llegar a conocer en los corrales y en la medida de lo posible si están mermadas o en plenitud, estando en función de esto el informe que ha de presentar al presidente.

El presidente, aparte de otras responsabilidades, tiene la de proteger los intereses de cuantas  partes intervienen en la fiesta o asisten a ella, y evitar el abuso de una o varias sobre las demás, en su propio beneficio. Dicho sea de paso y como nota humorística recordemos a Díaz Cañabate, quien dijo en cierta ocasión que por las presidencias de las corridas deberían pasar cuantos aspiran a un cargo político como auténtica escuela de administradores públicos.

Concluyendo: Sí, intervención de los presidentes en la aprobación de las reses a lidiar, previo informe de los equipos veterinarios, PERO todos AFICIONADOS.

 
     
  Autor: Pedro Antonio Naranjo Fernández - Ex presidente de la plaza de Ciudad Real  
     
   
 
 
 
   
 
   
Federico Valero 21/09/2005  
 
Es cierto que Pedro Naranjo, mantuvo esos criterios en su época de Presidente, y por mantenerlos y no doblegarse, fue cesado. Aunque no es su caso, tambien es cierto que existen numerosos Presidentes a los que gusta imponer su criterio frente a profesionales y ejecer el llamado "abuso de autoridad" y eso tampoco es bueno. Pedro ya sabes que sigo esperando.
 
 
 
   
Juan Gómez 14/09/2005  
 
Enhorabuena a Pedro Naranjo por estos planteamientos, que mantuvo en su día como presidente. Lamentablemente, las fuerzas taurinas se salieron con la suya y está cesado de su cargo. ¿A quién defiende la autoridad que lo cesó? Buena`pregunta para los aficionados.
 
 
 
   
Jose Miguel Lecumberri 07/09/2005  
 
la decision es responsabilidad total del presidente como maxima autoridad y sobre el recaera toda responsabilidad,los mvz fungiran como asesores del mismo unicamente
 
 
 
   
Alejandro Tellez 01/09/2005  
 
la intervencion de un veterinario en todas las plazas de toros, es muy importante, el sabe si un toro puede ser lidiado o no, asi que no deberia existir ningun problema con el juez, pero cuando entran los malos manejos, y la discordia, con veterinarios o sin ellos, se ocasionaran problemas. si trabajaran todos los involucrados en equipo y de buena fe, nunca existirians los problemas.
 
 
 
   
Felipe Aceves 01/09/2005  
 
La insustituible especialidad en ganado bravo, de la mayoría de los veterinarios de plaza, es una sutil presión, que se diluye al momento de compartir la decisión con el parámetro de juicio que ejerce un juez de plaza.
 
 
     
     
     
Para enviar tu comentario, es necesario REGISTRARSE previamente. Si has olvidado la contraseña, pincha aquí. Puedes ver aquí las NORMAS DE USO.
 
  E-mail  
 
Contraseña
 
 
 
  Opinión
 
 
 
 
 
     
  haznos tu página de inicio   
 
MURIEL FEINER: PIONERA
12+1
AUREOLA
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
MURIEL FEINER: PIONERA
12+1
AUREOLA
 
JOXIN IRIARTE, APODERADO DE VOCACIÓN
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
CAPOTES CON HISTORIA
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
JOXIN IRIARTE, APODERADO DE VOCACIÓN
VICTORINO MARTÍN ANDRÉS
CAPOTES CON HISTORIA
 
AUTORREGULACIÓN  DEL FIESTA /
¿QUE NOS DEPARA EL FUTURO? /
LOS NEFASTOS DISFUNCIONARIOS PÚBLICOS /
Op. / España
Op. / Venezuela
Op. / México
AUTORREGULACIÓN DEL FIESTA
¿QUE NOS DEPARA EL FUTURO?
LOS NEFASTOS DISFUNCIONARIOS PÚBLICOS
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.