inicio / opinion y toros
 
   
   
Inicio
Editorial
Opinión
División de Opiniones
El Arte del Rejoneo
Reportajes
Mano a Mano
Tribunas
Noticias
San Isidro
Enlaces
Novedad Quiénes somos
Buscador OyT
   
 
Previsión del tiempo para MADRID
 
 
  LOS TOREROS... CON O SIN CONTRATOS  
     
 

Nada como ser torero; más, mucho más, Torero con mayúsculas. Eso y no otra cosa es nuestro invitado de hoy. A estas páginas tenemos el gusto y el orgullo de traer a un torero singular. Son pocos estos toreros singulares, pero aún nos quedan algunos. Sánchez Puerto que así se llama, se ha dignado escribir para nosotros y lo hace desde la pasión, desde la ilusión de ser y sentirse Torero. Eso es tanto como decir artista. Se nace y se muere como tal. Y a ninguno se les ocurre poner valor a esos sentimientos que desparraman en sus creaciones. Son los testimonios, las aportaciones que hacen al conjunto de los que tienen la suerte de disfrutarlos.

Son otros los que se encargan de que sus obras sean mejor o peor difundidas. Son otros los que impiden, precisamente por poner precio a las cosas, que tengamos acceso a las obras más bellas. Quizás por ser más difícil ponerles precio, sea que estos Toreros no entran en los circuitos y... lo pagamos todos. Al final nos resulta más caro que ver a los de todos los días cuando pagamos el precio de las localidades. Cuán complicado es encontrar el equilibrio entre lo bello y lo comercial. De ahí que con ellos se mercadee tan poco. Será que tienen tan poco que ofrecer...(?) que con su calidad torera no basta. Quizás seamos tan mezquinos que dejamos que nos den, precisamente, los productos que no queremos.

El Toreo es un sueño o una realidad, pero lo que es seguro es que es un milagro. Y los milagros sólo pueden estar en manos de estos Toreros cuya vocación es su propio sueño de serlo. Seguros estamos que son los más auténticos, ya que a través de ese sueño no han habido rendijas por las que se colara el mercantilismo que pudiera pudrir el sueño. Como nos cuenta el maestro, el orgullo no está en el dinero ganado ni en los contratos firmados, sino en el bagaje de autenticidad ofrecido allá donde los mercaderes dejaron que pudiera exponer sus obras. Los aficionados, inermes ante esta manipulación interesada, tienen hoy oportunidad de posicionarse ante la disyuntiva de valorar lo que les ofrecen para consumir su afición o exigir que sean los Toreros auténticos los que ocupen puestos en las ferias.   

"El sueño de un torero"

Me pide un gran amigo, Pla Ventura, que escriba unas impresiones sobre mi vida torera; ante todo, para expresar lo que han sido mis sueños que, pasados los años, son el alimento de mi alma y, al cerrar los ojos, el motivo y causa por la que vivo. Ellos, Antolín Castro y Pla Ventura, en un apasionante mano a mano, sacaron a la luz este proyecto hermoso llamado Opinionytoros.com y, sin apenas haber cumplido un año de edad, han logrado las cotas más inimaginables según rezan las estadísticas de la informática. No soy hombre de letras pero, como Pla Ventura ha dicho muchas veces, sí soy persona de profundas reflexiones y, las mismas, como se ha demostrado, le han valido a muchos hombres y mujeres. Ante el ruego del amigo, héteme en este apasionante quehacer. Que Dios me coja confesado.

Convengamos que, como el amigo me sugiriera, escribir en torno a los sueños y, nada más hermoso que dicho tema. Me apeo, hoy, mañana y siempre, de la más dura realidad que nos ha tocado vivir a todos los que hemos sentido en artista, para adentrarme en el mundo de los sueños. Soñar es mi pasión, porque soñar es la visión del toreo más puro. Es notorio que, desde muy chico, quise ser torero; pero me ganó más mi espíritu de artista que el sentido práctico de lo que mi profesión hubiera podido ser, obviamente, de haber seguido parámetros y directrices impuestos por terceros. Quiero decir que, con toda seguridad, de haberme adentrado en el mercantilismo de la profesión y, haber sido una pieza más de las muchas que procuran enlazar en el puzzle del toreo, quizás hubiera ganado notoriedad en el mundillo donde anido; aunque, como explico, pudo más el espíritu de artista que toda la parafernalia que suele rodear a los hombres que nos vestimos de luces.

No se quien dijo, aunque llevaba razón, aquello de que, los títulos honoríficos, son siempre para aquellos que, desgraciadamente, su nombre, apenas vale nada. En mi caso, gracias a mi inolvidable madre que tuvo el hermoso gesto de traerme al mundo, pasados los años, toreando o sin torear, me sigo llamando Antonio Sánchez Puerto; quizás que, de ella, heredé este sentimiento por el arte; como a su vez, me desposeí de toda ambición material, hasta el punto de saber que, el dinero es un medio para vivir, pero jamás una meta. Las metas, como todos sabemos, son el fruto de las más duras ambiciones, en el ámbito que fuere y, en mi caso  -y aquí está la paradoja- que soy un luchador empedernido, jamás me avasalló ninguna idea materialista. Fui consecuente con mi vida y, mi familia, a la que adoro, vive con la más absoluta dignidad, obviamente, debido a mi sentido responsable por las causas profundas de la vida.

Cinco lustros como matador de toros me han permitido muchas cosas, entre ellas, a saber discernir entre el bien y el mal; a conocer a tantos hombres y mujeres que, su paso por la vida, por supuesto, ha sido algo más que acumular grandes sumas de dinero. Cualquiera, al leerme, podría pensar que estoy en contra del dinero de los toreros; nada más lejos de mí puesto que, todo el que se juega la vida como es nuestro caso, jamás habrá bastante dinero en el mundo para recompensar tamaño esfuerzo. He querido decir que, los bienes terrenos, en muchos casos, al final, se extinguen y, por el contrario, los sueños, son eternos. Algunos han querido pensar que Sánchez Puerto estaba retirado; sus motivos tendrían para hacerlo. Ineludiblemente, si un torero no prodiga sus actuaciones, los aficionados le echan en falta y, como explico, pueden creer que uno está retirado; a uno puede que no le den contratos -tampoco nunca los mendigué- pero uno sigue sintiendo en artista y el sueño por la faena perfecta, sigue en el aire.

No falta quien de forma osada ha querido pensar que, los que torean todos los días, son más toreros que los que lo hacemos unas poquitas veces al año. Craso error del que así pensare. ¿O es que el arte se mide en cantidades industriales; o los propios sueños? Eso sería tanto como decir, que aquellos que se acuestan con muchas mujeres son más hombres o más machos que los que llevamos una vida hogareña y ordenada dentro del matrimonio. Uno se siente artista; artista de la torería como es mi caso y, todo lo demás, sale sobrando. Los bienes terrenos, como las condecoraciones suntuosas, tienen un principio y un final. He conocido grandes toreros acaudalados y, viven en la miseria; algunos, por perder, perdieron hasta el nombre. Sin embargo, en mi caso, me bastó y me sobró mi capacidad creativa y, por encima de todo, mi quimera con los sueños. No solo de pan vive el hombre, dijo Jesús. La frase entraña mucho sentimiento, si acaso, el que todos aquellos que, perdidos en la vorágine de la acumulación de bienes con valor crematístico, nunca pudieron entender y, mucho menos, darle la valoración que en realidad tiene la frase.

Yo, como todo mortal, vivo con el pan; pero mi gran alimento es el que me pide mi espíritu y, sin lugar a dudas, el que mis sueños me aportan. Hace pocas fechas, en un festival, pude torear un toro como a mi me gusta; el toro me dejó y, mis sentimientos a flor de piel, en un instante, se tradujeron en una sinfonía bella; toreaba para mi y, a su vez, los aficionados allí presentes, tuvieron la dicha de sentir al unísono con mi causa creativa. Eso, querámoslo o dejemos de querer, no existe dinero en el mundo para pagarlo. Los toreros, -y mucho menos los que sentimos en artista- no somos máquinas programadas para, cada tarde, darle al botón y que aparezca la diosa del arte; hablar del arte es mucho más complejo que toda la parafernalia que se cuece dentro del mundo del toro donde, en definitiva, casi todos los toreros, son las piezas del puzzle que antes comentaba. Para fortuna mía, sigo siendo aquel que soñaba con ser torero y que, pasados los años, los sueños, siguen siendo vigentes en mi cuerpo, pero sobre todo en mi alma.

Seguro estoy que, Pla, mi amigo, cuando pensó en que redactara estas letras, creía que enfocaría el tema por los derroteros de lo que han sido mis triunfos; nada más lejos de mi ser. Mis grandes éxitos han sido el estandarte hermoso por el cual ha discurrido mi trayectoria; triunfos que, a no dudar, engalanaron mi obra; pero lo que queda en mi ser, en mi persona, es el sueño por realizar, como todo artista, la obra soñada. Soñar y sentir, mis quimeras del alma, las que me mantienen vivo y por las que sueño cada día.

 
     
  Autor: Antonio Sánchez Puerto - Torero  
     
   
 
 
 
   
 
   
Juan Gómez 21/08/2005  
 
Aunque un mes tarde, leo esta interesante colaboración de ANTONIO SANCHEZ PUERTO y quiero aprovechar para coincidir de nuevo con él y reiterarle lo buen torero que es y será,con o sin contratos. Un abrazo.
 
 
 
   
Alejandro Tellez 20/07/2005  
 
desafortunadamente la fiesta brava, se a convertido en tan solo negocio, a los empresarios no les importa lo atractivo de un cartel, si no el dinero, y los verdaderos empresarios taurinos,los que aman la fiesta, o ya murieron o estan arrinconados,donde no puedan estorbar a tanto malaje,
 
 
 
   
Antonio Casas 20/07/2005  
 
Da gusto leer a gente que siente el toreo como propio, interior, alejado del circuito comercial en el que han convertido este mercado. Dirán que siempre fue así, pero es que antes los toreros no estaban sometidos por las empresas, sino, en todo caso, al revés. Eran dueños de su personalidad y eso es lo que cotizaba. Sólo C.Romero mantuvo ese principio sin necesidad de cambiar ni torear a destajo.
 
 
     
     
     
Para enviar tu comentario, es necesario REGISTRARSE previamente. Si has olvidado la contraseña, pincha aquí. Puedes ver aquí las NORMAS DE USO.
 
  E-mail  
 
Contraseña
 
 
 
  Opinión
 
 
 
 
 
     
  haznos tu página de inicio   
 
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
Op. / Castro
Editorial del Mes
Op. / Plá
PREPARADOS PARA BILBAO
A LA BALEAR…
INTRUSOS EN MADRID
 
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
Mano a mano
Div. Opiniones
Reportajes
SEBASTIÁN RITTER: SU FE MUEVE MONTAÑAS
LA MARCHA DE MORANTE
AZPEITIA: Un lugar donde ir a ver toros
 
ENEMIGOS EN EL MUNDO DEL TORO BRAVO /
ARREO TOVAR /
EL QUE NO CONOCE A DIOS… /
Op. / Ecuador
Op. / Venezuela
Op. / México
ENEMIGOS EN EL MUNDO DEL TORO BRAVO
ARREO TOVAR
EL QUE NO CONOCE A DIOS…
TODAS LAS NOTICIAS DE CADA PAÍS
España   Francia   Portugal   Colombia   México   Ecuador   Perú   Venezuela 
 
Compra tus entradas en servitoro
 
Oyt en Facebook
 
Oyt en Twitter
 
 
     
 
 
 
     
escucha el pasodoble  
 
 
   
  opinionytoros.com opinionytoros.es  
© diseño web BIT FACTORY, S.L.